un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

domingo, 28 de mayo de 2017

hippys de curso legal y homologado. un monólogo de J.P.G

hippys de curso legal y homologado

a la mierda vuestro buen rollito, vuestro ecologismo de manual, vuestro veganismo de jamón de pata negra, vuestro pacifismo cobarde de mosquita muerta, vuestra feminidad y vuestro feminismo de eslóganes y palabras transgénero.
a la mierda vuestra solidaridad aséptica, vuestra revolución de salón de té, vuestro compromiso de suplemento dominical.
a la mierda vuestra felicidad, vuestro optimismo, vuestro equilibrio, vuestra vida sana, libre, completa y  contemplativa.
a la mierda vuestras energías limpias subvencionadas, vuestro yoga (nivel Kundalini), vuestro tai-chi (estilo yang), vuestro turismo sostenible y vuestro macramé.
a la mierda vuestras medicinas alternativas y toda vuestra pseudociencia. no se para que hostias os ha servido tanto dinero de papa y mama en escuelas privadas y  profesores particulares, os creéis cualquier cuento y todas las mentiras.
a la mierda vuestras gorras estilo Che Guevara, vuestros pañuelos al cuello, vuestra ropa étnica-alternativa comprada en mercadillos solidarios y vuestras pulseras compradas en Chiapas o Christiani.
a la mierda vuestras gallinas felices, vuestras berenjenas orgánicas y felices, vuestras terneras sin estrés, libres y felices.
a la mierda vuestro trueque y vuestro wwoofing y toda vuestra jeta y malas artimañas para no gastar, ni convidar, ni pagar jornales. joder es que no pagáis ni una puta infusión.
a la mierda vuestro no-logo, vuestras elitistas tiendas de comercio justo y vuestras furgonetas volkswagen, vuestros apples, vuestra marihuana royal creamatic, vuestras sandalias natural word (a 49 euros el par), vuestro selecto vino ecológico con sello de calidad  y denominación de origen.
a la mierda toda vuestra vida homologada, certificada, ordenada, equilibrada, sellada, presentable, limpia y segura. sois como un puto catálogo de Ikea.
a la mierda vuestros monólogos y vuestras aburridas, insulsas e insoportables conversaciones.
a la mierda vuestro desprecio por cosas inútiles como el rock and roll, el fútbol, el baile, el amor, las novelas, los bares, el tabaco o los sueños.
a la mierda vuestro amor libre, vuestro mayo del 67 y vuestras flores en el pelo.
a la mierda vuestros partidos verdes, vuestras alternativas, vuestros conciertos solidarios con Bono de U2 de mesías sobrevolando en su yet privado el escenario.
a la mierda todos vuestros negocios y empresas éticas. vais  a la pela como la McDonald y su compromiso por la sostenibilidad del medio ambiente (y del sistema). 
a la mierda todos vuestros dioses, profetas, gurús y toda vuestra espiritualidad y superpoderes.
a la mierda toda vuestra educación antipatriarcal y antiautoritaria. todo para que vuestros hijos no se mezclen con el pueblo llano en las escuelas públicas y que vuestra conciencia este tranquila pura y cristalina.
a la mierda vuestro antisistema mantenido por el sistema.
a la mierda vuestro anticapitalismo de clase business.

¡a la mierda!

El entierro de Genarín. Julio Llamazares

Prólogo nuevo
para un libro antiguo



Ignoro el número de ediciones que se han hecho de este libro desde la primera que se publicó en León en 1981, pues alguna no llegó a contabilizarse (Ediciones Endymión, que fue la editorial que lo publicó más veces, no destacaba precisamente por su puntillosidad), pero sí tengo claro que ésta es especial. Y lo es por dos motivos distintos: en primer lugar, por lo que supone de resurrección de un libro que había desaparecido prácticamente del mercado junto con la editorial que lo publicaba (Jesús Ayuso, su propietario, se dedica ya hace tiempo en exclusiva a sus colmenas alcarreñas y Jesús Moya, su director y alma, navega, retirado ya de todo, entre las brumas de su vejez) y, en segundo lugar, por las ilustraciones de que se acompaña en lugar de las fotografías de siempre, obra del ilustrador y pintor Antonio Santos.
La historia de este libro la he contado muchas veces, la última en el prólogo a la edición de Ediciones B (hay otra posterior aún, de la editorial Edilesa para el Diario de León con motivo del centenario de este periódico), pero la resumo ahora para los lectores de ésta; el hecho de que la haga una gran editorial me hace intuir que muchos serán nuevos del todo. El entierro de Genarín, que es el más desconocido de mis libros pese a llevar, como digo, varias ediciones ya, se publicó por primera vez en León el año 1981 bajo el sello de una editorial local, Ediciones del Teleno, que desapareció en seguida. Aparte de El entierro de Genarín, sólo publicó otro libro, Orillas del Órbigo, del poeta Antonio Colinas. Sin embargo, tanto uno como otro, se habían vendido muy bien, en concreto El entierro de Genarín dos ediciones, de 3.000 y 2.000 ejemplares, que se agotaron en sólo una semana, la que duró aquel año la Feria del Libro de León, en cuyas casetas se vendieron todos los ejemplares y eso que en un principio algunos libreros se habían negado a acogerlos por «su carácter irreverente e irrespetuoso con la religión católica» del mismo modo en que el Diario de León, el mismo periódico que lo reeditaría años después junto a otros varios libros de autores leoneses para conmemorar su primer centenario, se negó a dar noticia de él porque su director entonces consideró que «atentaba contra la Eucaristía» (sic). Todavía recuerdo las muchas horas que pasé ayudando por las noches a encuadernar ejemplares del libro en la imprenta para que pudieran llegar al día siguiente a la Feria, ante cuyas casetas se formaban colas pidiéndolos, y las que pasé firmándolos mientras el editor permanecía desaparecido, un estado que anticipaba ya el destino de su editorial.
Me gustaría afirmar que la razón del éxito de El entierro de Genarín en León fue la calidad del libro, pero la sinceridad me obliga a reconocer que se debió mucho más a la oportunidad de su aparición, el año en el que se recuperaba definitivamente una tradición, la del Entierro de Genarín, una procesión profana que había estado prohibida desde los años cincuenta, y la naturaleza del propio libro, en el que, junto a las andanzas y los milagros del popular pellejero, se daba cuenta de los lugares que frecuentaba, que eran los bajos fondos de la ciudad, aquellos humildes barrios del extrarradio leonés donde vivían las putas y sus proxenetas y de los que los periódicos no solían dar noticia salvo en las páginas de sucesos. La de la muerte de Genarín, por ejemplo, yo la encontré en uno de ellos después de mucho buscarla, pues venía camuflada entre varios anuncios publicitarios.
El entierro de Genarín, a pesar de agotarse en sólo unos días, tardó tres años en reaparecer y lo hizo ya en Madrid, en una editorial, Ayuso, luego rebautizada como Endymión, que era el nombre de su colección poética, conocida por haber introducido en España los textos marxistas fundamentales. De hecho, muchas veces le tomé el pelo a su director, Jesús Moya, veterano comunista y magnífica persona, a cuenta de la circunstancia de que los dos best sellers de su editorial fueran durante años El manifiesto comunista, de Carlos Marx, y El entierro de Genarín, tan irreverente con la religión como con las ideologías políticas.
Irreverente o no, best seller subterráneo y marginal o libro maldito, durante todo ese tiempo El entierro de Genarín y con él yo permanecimos fieles a la editorial Ayuso/Endymión a pesar de su pequeñez y de que con los años iría decayendo poco a poco hasta acabar convertida en una editorial inexistente. En su transcurso se hicieron varias reimpresiones, algunas con portadas diferentes y otras no, lo que dificulta su contabilización, así como el número de ejemplares vendidos. Como voluntariamente yo renuncié a cobrar los derechos de autor, nunca recibí una liquidación de éstos, por lo que ignoro cuántos pudieron ser, aunque intuyo que fueron bastantes; diez mil o quince mil tal vez. Y eso que la distribución de los libros, después de varios desfalcos y deserciones, la hacía el director personalmente o ayudándose del servicio postal de Correos. En más de una ocasión, mi editorial habitual en aquella época, la todopoderosa y prestigiosa Seix Barral, me ofreció publicar el libro dentro de su selecto catálogo, pero yo siempre decliné su oferta, en parte por lealtad a Moya y a su editorial, que con los derechos que le rentaba El entierro de Genarín podía editar otros libros, y en parte por romanticismo: siempre pensé que el lugar que le correspondía a este libro, el primero de narrativa que yo escribí y el más peculiar de todos, era la marginalidad, como lo fue el de su protagonista y el de los personajes que se inventaron la tradición y la mantuvieron viva durante medio siglo, incluso en años que no se prestaban a ello.
Ahora El entierro de Genarín sale de la marginalidad (las otras dos ediciones, la de Ediciones B y la del Diario de León —ésta sólo se comercializó en quioscos—, se agotaron también en seguida) y lo hace por todo lo alto: en edición ilustrada y en Alfaguara, mi editorial habitual desde hace ya tiempo. Atrás quedan los balbuceos editoriales del libro y sus avatares dignos de una continuación a él, las satisfacciones que me proporcionó (entre las principales, los inolvidables ratos que pasé con Francisco Pérez Herrero, el inventor de la tradición y el último evangelista de Genarín vivo, mientras me documentaba para escribirlo y el conocimiento de Jesús Moya, al que durante años visité prácticamente cada semana en su sótano gatuno del barrio de San Bernardo de Madrid) y la pequeña historia de un libro que terminé de escribir —no es impostura, lo juro— la tarde del 23 de febrero de 1981 mientras el teniente coronel Tejero entraba a tiros en el Congreso. Aunque también, todo he de decirlo, El entierro de Genarín me dio bastantes disgustos, sobre todo en los primeros tiempos, cuando en León algunas personas me acusaron de traicionar la confianza de un anciano (Francisco Pérez Herrero) y de robarle su idea, pese a que fuera él el que me animó a escribirla y el que la apadrinó después en su presentación al público, sin que nadie saliera en mi defensa, ni el editor, que conocía la gestación del libro, ni mis compañeros de la Cofradía de Genarín, la mayoría de los cuales permanecieron callados mientras se publicaban cartas en los periódicos insultándome, algunas firmadas por miembros destacados de ella, lo que me llevó a abandonarla y a no volver a participar en el Entierro nunca más. En fin, la negra provincia, como la llamó Flaubert.
Todo eso, que ya ha borrado el tiempo pese a que queden las brasas en mi memoria, junto con las ilustraciones de Antonio Santos y el viejo texto con sus poemas, unos anónimos y otros de autor conocido, está en esta edición mediante la que Genarín se presenta de nuevo ante mis lectores, a muchos de los cuales les sorprenderá este libro.

Julio Llamazares,
diciembre de 2014            
leer o descargar libro
                                     

sábado, 27 de mayo de 2017

Goodbye Berlín. película de Fatih Akin



Año: 2016
Duración: 93 min.
Director: Fatih Akin
Guion: Hark Bohm, Lars Hubrich (Novela: Wolfgang Herrndorf)
Música: Vince Pope
Fotografía: Rainer Klausmann
Reparto: Tristan Göbel, Aniya Wendel, Justina Humpf, Paul Busche, Jerome Hirthammer, Max Kluge, Udo Samel.
Sinopsis: Maik, un muchacho de 14 años marginado por su clase, crece en el seno de una familia rica y disfuncional en Berlín. Durante las vacaciones veraniegas, su alcohólica madre ingresa en rehabilitación mientras su padre se ausenta con su joven ayudante por un presunto viaje de negocios. Maik está solo en casa, en su piscina, hasta que un nuevo compañero de clase llamado Tschick, joven inmigrante ruso, aparece con un coche robado. Juntos se lanzan a la carretera sin plan aparente. (FILMAFFINITY)

jueves, 25 de mayo de 2017

que se jodan


https://www.youtube.com/watch?v=WQibXCNtObY  

 Monólogo de Edwar Norton en la película "La última noche" (25th Hour) de Spike Lee


"Jódete tú, también"
"¿Qué me joda? Jódete tú. Jódete tú, la ciudad y todos sus habitantes.

Que se jodan los mendigos que van pululando por ahí para sacar pasta y riéndose de mí a mis espaldas.

Que se joda el del limpia cristales que ensucia el parabrisas limpio de mi coche. ¡Consigue un puto trabajo!

Que se jodan los Sijs y los paquistaníes, que van a toda hostia por las avenidas en sus decrépitos taxis, con el curry filtrándoseles por los poros y apestándome la vida, putos aprendices de terrorista. ¡Id más despacio, coño!

Que se jodan los chicos de Chelsea con sus pechos depilados y esos voluptuosos bíceps, haciéndose mamadas en mis parques y en mis muelles, meneándosela en el Canal 35 de mi tele.

Que se jodan los tenderos coreanos con sus pirámides de fruta carísima y sus rosas y tulipanes envueltos en celofán. 10 años en este país y siguen sin "hablal" mi idioma.

Que se jodan los rusos de Brighton Beach, esos matones sentados en los cafés, tomándose tacitas de té con terrones de azúcar entre los dientes. Siempre conspirando. ¡Volved a vuestro puto país!

Que se jodan los hasídicos, con sus sombreros negros paseándose arriba y abajo por la 47 con sus gabardinas sucias de caspa, vendiendo diamantes sudafricanos de la época del Apartheid.

Que se jodan los agentes de bolsa de Wall Street, supuestos “Maestros” del Universo. Imitadores de Michael Douglas, alias Gordon Gekko, siempre inventándose nuevas maneras de dejar pelados a los pobres trabajadores.

¡A esos gilipollas de Enron, que les encierren toda su puta vida! ¿Crees que Bush y Cheney no sabían nada de esa mierda? ¡No me toques las pelotas!

Que se jodan los puertorriqueños. Van 20 en un coche, aumentan la deuda social, montan el peor puñetero desfile de la ciudad.

Y no me tires de la lengua con los dominicanos. Hacen que los puertorriqueños queden bien (guiño).

Que se jodan los italianos de Benson Hards con su pelo engominado, sus chandals de nylon, sus medallones de San Antonio, blandiendo sus bates de beisbol marca Louisville Slugger firmados por Jason Giambi, intentando hacer audiciones para Los Sopranos.
Que se jodan las esposas del Upper East Side con sus pañuelos de Hermès y sus alcachofas de 50 pavos. Caras sobrealimentadas, estiradas, machacadas y moldeadas, tan tirantes y brillantes. ¡No consigues engañar a nadie, encanto!

Que se jodan los hermanos del barrio norte. Nunca pasan la pelota, no quieren defender, dan 5 pasos cada vez que entran a canasta y luego se dan la vuelta y le echan la culpa de todo al hombre blanco. La esclavitud se abolió hace 137 años. ¡Pasad ya, la puta página!
Que se jodan los polis corruptos con sus porras para dar por el culo y sus 41 tiros, escudándose tras el muro azul del silencio. ¡Burláis nuestra confianza!
Que se jodan los curas que abusan de niños inocentes y les meten mano. Que se joda la lglesia que les protege, entregándonos al mal. Y ya puestos que se joda Jesucristo. Se libro de una buena, un día en la cruz, un fin de semana en el infierno y todos los aleluyas de las legiones de ángeles para la eternidad. Pásate tú 7 años en el puto talego de Ottisville.

Que se jodan Osama Bin Laden, Al-Qaeda y los gilipollas retrasados fundamentalistas trogloditas de todas partes, en nombre de los miles de inocentes asesinados espero que pases el resto de la eternidad junto a tus 72 putas ardiendo en combustible de avión en el infierno, todos los jinetes de camellos con toallas en la cabeza besad mi real culo irlandés.
Que se joda Jacob Elinsky. ¡Quejica insatisfecho!
Que se joda Francis Xavier Slaughtery, mi mejor amigo, juzgándome y con los ojos clavados en el culo de mi novia.
Que se joda Naturelle Riviera, confié en ella y me apuñaló por la espalda, me traicionó. ¡Guarra asquerosa!
Que se joda mi padre, con su pena interminable, detrás de la barra, bebiendo sifón, vendiendo whisky a los bomberos y animando a los Yankees de New York.
Que se joda esta ciudad y sus habitantes, desde las casas adosadas de Astoria a los áticos de lujo de Park Avenue, desde las viviendas sociales del Bronx hasta los "lofts" del Soho, desde los bloques de pisos de Alphabet City pasando por las casas de piedra rojiza de Park Slope hasta los dúplex de Staten Island, que un terremoto lo haga todo fosfatina, que arda furiosamente bajo el fuego, que se quede todo reducido a putas cenizas y que luego crezcan las aguas y sumerjan todo este sitio infestado de ratas."
"No. No. Jódete tú, Montgomery Brogan, lo tenías todo y la cagaste, ¡Eres un CAPULLO!"

miércoles, 24 de mayo de 2017

Las voces indomables. Manuel Lombardo Duro.

En un par de semanas  "Las voces indomables" el nuevo libro de Manuel Lombardo Duro.  Edita Piedra Papel Libros.

Mitología

Mientras haya
esclavitud y hambre,
miedo y dolor,
exilio permanente,
habrá mito y cultura.

Mientras perduren
opresión y dominio,
habrá risa rebelde,
poema sublevado,
insurgente bondad,
belleza subversiva.

martes, 16 de mayo de 2017

Juan Rulfo. en el blog El fescambre


"Juan Rulfo. Una biografía no autorizada" de Reina Rofeé. En el blog El fescambre: Un hombre silencioso y escurridizo. Tal día como hoy, hace cien años, a las cinco de la mañana, nacía en la ciudad de Sayula, del estado de Jalisco, Juan Rulfo.

viernes, 12 de mayo de 2017

Puta y atea. Rakel Rodríguez. edición revisada y aumentada.

"Puta y atea (tocada y hundida)"edición revisada y aumentada. Rakel Rodríguez. (ediciones RaRo)

Harta
Hoy
quisiera escuchar unas cuantas frases
 hermosas y tiernas,
que me hablaran pausado, sin prisa,
muy cerca, cerca.
Hoy
estoy harta de gritos de borrachos,
de bromas sin gracia,
de que me miren las tetas,
de que me busquen las vueltas.
Hoy
estoy tan harta de tantas caras
 borradas por el alcohol y la desgana.
Harta
de hombres sin sombra
de mujeres resignadas.
Estoy tan harta
que si por mí fuera
mandaba todo a la mierda.
Pues eso.
A la puta mierda.

Sin tierra
Sin tierra que me aguarde
las tengo de paso.
Sin tierra que me espere,
vivo de alquiler y a veces
de prestado

dos poemas de le edición revisada y aumentada de "Puta y atea (tocada y hundida)" de Rakel Rodríguez en ediciones RaRo.
contacto: edicionesraro@yahoo.es

jueves, 11 de mayo de 2017

Suplemento Groenlandia 17 (2016)

En "Suplemento Groenlandia 17" están poetas y narradores que se lo curran, hombres y mujeres que luchan, escritores comprometidos con la literatura, gente que se niega a la invisibilidad y el silencio, tipos que llevan años en ello junto a jóvenes que empiezan a dar el callo. Hay escépticos y optimistas, hay solitarios y sociables, hay utópicos y realistas, hay raros y heterodoxos y feroces (como en esa selección magnífica que hizo Isla Correyero allá por finales de los 90). Hay camareros, viajeros, cajeros, enfermeras, filósofos, periodistas, boxeadores, futbolistas, locos, cuerdos, malabaristas... sin etiquetas y sin etiquetar. Hay sencillamente una antología de la poesía y la narrativa en lengua española escrita desde el margen (y al margen), con calidad, rabia y tal vez futuro. Ellos y ellas son: Ana Patricia Moya, Ángel Silvelo, Celia Munera, Michel Noguera, Manuel Molina, Rosario Troncoso, Juan Cruz López, Marian Raméntol, Beatriz Pérez, Michele Mimmo, Tomás Soler Borja, José Pastor González, Juan García López, Javier Úbeda Sánchez, Antonio Cruz, Silvia Pastrana, Ángel Rodríguez, Cristian Acevedo, Adolfo Marchena, Carmen del Río Bravo, Rafael Indi, Fabiana Iglesias, María Góngora, Francisco Priegue, Mer González, Rubén Casado, Iker Pedrosa, Ignacio Ballester, Jesús Cárdenas, Noel Pérez, Daniel MacMillen, Isabel Tejada, Lola Crespo, José Ángel Conde, Laura García, Enrique Trenado, Ballerina Vargas, David González, Romina Cazón, Sensi Budia, Antonio Báez, Rosa Silverio, Francisco David Murillo, Pablo Díaz González, Francisco Jiménez Cifuentes, Javier García y Alfonso Vila Francés.   en scribd   en calameo  en issuu

miércoles, 10 de mayo de 2017

Quién te cerrará los ojos. Virginia Mendoza



"Quién te cerrará los ojos. Historias de arraigo y soledad en la España rural" de Virginia Mendoza habla de la soledad, de las campanas que aún tañen en iglesias decrépitas, de las navajas con mango de madera de boj, de los candiles que iluminan por la noche, de palabras y mundos que desaparecen. Virginia Mendoza retrata a los que se quedaron en el pueblo cuando todos sus vecinos emigraron a las ciudades, pero también a los que abandonaron la ciudad y se fueron a vivir al campo. Permanecer o partir se convierten en actos de rebeldía e independencia. Los hombres y mujeres de estas páginas podrían ser los protagonistas de las novelas de Miguel Delibes y Julio Llamazares. Con ellos desaparecerá por completo una forma de vida basada en el arraigo a la tierra, la supervivencia y el contacto con la naturaleza más pura.   A la venta el 29 de mayo (2017). Libros del K.O

martes, 9 de mayo de 2017

a un viejo amor que se hacía llamar Hank. un poema de J.P.G

a un viejo amor que se hacía llamar Hank
es como un gato gordo y viejo
sucio feo e indecente
lleno de costurones cicatrices y resacas
que aprendió a caerse y levantarse
que se ha currado y sabido hacerse querer.
habíamos coincidido allá por los años 60
en los peores garitos y clubs de stripper de Los Ángeles
trabajaba de cartero y bebía
escribía y bebía
buscaba mujeres o apostaba en el hipódromo
y bebía
se pegaba contra el mundo y bebía
amaba y odiaba y bebía
era un bebedor solitario, duro, bronco y grosero
con buen saque
buena pegada
y sobretodo buen aguante.
por aquella época
ninguno teníamos nada que ganar  ni nada que perder
éramos suicidas que nos aferrábamos a la vida
que nos manteníamos en pie
por inercia
y por no darles la razón a la mayoría.
ahora es un gato gordo y viejo
famoso y rico
con mujer radio y gato
muchos piensan que ha caído en la trampa
¡el mundo está lleno de moscas y de trampas!
pero todavía se mantiene en pie
alerta
pegándole duro
como en los viejos tiempos
al alcohol
a la maquina de escribir y a la vida
y sin perder la esperanza
de que cualquier victoria
siempre es una gran mentira

Eso era todo lo que un hombre necesitaba: esperanza. Era la falta de esperanza lo que hundía a un hombre (Factotum. Charles Bukowski)

sábado, 6 de mayo de 2017

One More Time with Feeling. Nick Cave (documental)

One More Time with Feeling
Año: 2016
Duración: 112 min.
Director: Andrew Dominik
Guion: Andrew Dominik
Música: Nick Cave, The Bad Seeds
Fotografía: Benoît Debie, Alwin H. Küchler (blancoynegro)
Reparto: Documentary, Nick Cave, Warren Ellis
Género: Documental | Documental sobre música
Sinopsis: Un documental que iba a ser sobre un nuevo disco de "Nick Cave & the Bad Seeds" quedó marcado por el lamentable fallecimiento del hijo de Nick, Arthur, que con sólo 15 años se cayó por un acantilado en noviembre del 2015 en Brighton. La tragedia transformó lo que iba a ser un documental musical sobre las sesiones de grabación, en un estudio sobre el dolor, la pérdida y la forma en la que ésta afecta a la creación artística. (FILMAFFINITY)  para ver online

viernes, 5 de mayo de 2017

seis poemas de Luis Perea

Que ganas
de quitarme de encima
esta nostalgia.
Y que te pongas tu.
He vuelto.
Regresé de las salvajes montañas.
Lo notaras en tu piel,
se erizará,
cuando escuches mis aullidos.
---------
Hay laberintos
de donde nunca saldría
si tu,
fueses mi compañía.
---------
Te conocí
en el abordaje
de la vida.
Mujer pirata
con salitre en las heridas,
que cuando pides otra ronda
exiges que el ron
sepa a naufragio.
Y tienes el corazón
tatuado con las salinas..
---------

Acariciar
Besar
Mirar
Penetrar
Morder
Verbos que en mi boca son versos.
Y en tu piel,
se convierten en Poesías.
---------
Acariciaré las tapas
aunque duras,
tus paginas
prometen ser suaves,
las pasaré con
mi dedo humedecido
descubriendo
poco a poco
todos tus secretos
Me recrearé
en la letra pequeña.
Prometo no ver
el final, antes de empezar.
Si. Te leeré.
Te leeré como todos te prometieron.


jueves, 4 de mayo de 2017

El trabajo. William Burroughs

Editorial Enclave de libros
«Para competir con la televisión y las fotonovelas, los escritores tendrán que desarrollar técnicas especiales capaces de producirle al lector el mismo efecto que la fotografía de un hecho violento».
«Tal y como la usan los periódicos, la palabra es, por supuesto, uno de los más fuertes instrumentos de control; y lo mismo la imagen, y, claro está, las dos juntas. En los periódicos hay palabras e imágenes... Ahora bien, si usted los somete a cut-up y los recompone, está derribando el sistema de control. El miedo y el prejuicio están siempre dictados por el sistema de control».
«Los jóvenes son los únicos que plantean un desafío efectivo a los poderes establecidos. Los poderes establecidos atacan a los jóvenes en todas partes. Ser joven hoy es un delito virtual».
«Todos los sistemas de control se basan en el binomio castigo-premio. Cuando los castigos son desproporcionados a los premios y cuando a los patrones ya no les quedan premios, se producen las sublevaciones». «Si queréis el mundo que podríais tener en relación con los descubrimientos y recursos ahora existentes preparaos para luchar por él. Para luchar por él en las calles».
"El trabajo. Entrevistas con William Burrouhs" es William Burroughs atacando sin piedad nuestros valores, condenando la «pesadilla americana», lanzando como dardos sus visiones sobre la Cienciología, la policía, la terapia orgónica, la historia, la mujer, la escritura, la política, el sexo, y la droga. Estas conversaciones unen imágenes de muerte por ahorcamiento con ascensores y aeropuertos, la narración de la adicción a la droga y su curación con ideas sobre el lenguaje y el uso liberador de los lenguajes jeroglíficos. "El trabajo. Entrevistas con William Burrouhs" es William Burroughs en acción.
Enclave de Libros Ediciones, Madrid 2014
278 págs. Rústica 21x15 cm
ISBN 9788494020889 reseña de La Malatesta