un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Gimme Danger, la historia de The Stooges

Gimme Danger, la historia de The Stooges. un documental dirigido por Jim Jarmusch.                               Iggy Pop (voz) Ron Asheton (guitarra) Scott Asheton (batería) Dave Alexander (bajo)

domingo, 27 de noviembre de 2016

Sangre en lo estantes. Paco Camarasa

un diccionario de novela negra escrito por Paco Camarasa,  fundador y propietario de la Librería Negra y Criminal de Barcelona y comisario de la BCNegra.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Albedrío. un poema de Jesús Gázquez


Albedrío 
He tenido que planear mi libertad 
Como quien se fuga
De la cárcel que le prometían 

del libro "Retratos del polvo" de Jesús Gázquez

Información para envío de ejemplares:
CREA COMUNICACIÓN INTEGRAL
C/ San Francisco Solano, 7 local.
14550 MONTILLA (Córdoba)
Teléfono 608 22 48 97 

martes, 22 de noviembre de 2016

La Escena. Clarence Cooper Jr.


"La Escena" Clarence Cooper Jr.
Sajalín Editores
Traducción: Guido Sender
Colección: al margen, 32
Número de páginas: 369
Precio (P.V.P.): 22,50 euros

A la venta el 23 de noviembre de 2016

A Rudy Black, maleante y chulo de baja estofa, el mono lo devora y cada vez le cuesta más conseguir las enormes cantidades de heroína que necesita para saciarlo. Rudy es uno de los habituales de la Escena, cierta zona de una ciudad sin nombre gobernada en la sombra por un traficante al que llaman el Hombre. Después de una ofensiva policial, el Hombre precisa refuerzos y le ofrece a Black el trabajo de camello que tanto andaba buscando. Sin embargo, las malas lenguas dicen que Rudy se entiende con los detectives Davis y Patterson de la Brigada de Estupefacientes. Para probar su lealtad, el Hombre le hace un encargo terrible y Rudy sabe que no puede fallarle.
"La Escena", que combina elementos de la novela policial con una audacia expresiva y una crudeza raras para su género y época, supuso el debut en 1960 de Clarence Cooper Jr., escritor con una trayectoria breve señalada por el demonio de la adicción a la heroína.

domingo, 20 de noviembre de 2016

Javier Krahe, Albert Pla y El Drogas. música con la que crecí. (novedades)

Zozobras completas. Javier Krahe  

Un día nada más. El Drogas

CD 1: El Drogas y la rhythm 'n' blues band
1.Así
2.Con tu presencia - con Rulo
3.En punto muerto - con Iván Ferreiro
4.Sueños rotos - con Ara Malikian
5.Collar abandonado - con Quique González
6.La hora del carnaval - con Álvaro Tormo y Ovidi Tormo de Los Zigarros
7.Todo lo enamora
8.No sé qué hacer contigo - con Leiva
9.Oveja negra - con Carlos Tarque de M-Clan
10.Cordones de mimbre
11.Nada sin ti - con Fito
12.Frío - con Fito, Carlos Tarque y Rosendo
13.Empujo pa'kí - con Rosendo
14.Que no me silbes - con Luz Casal

CD 2: Los disparos del Dr. Gas]
1.Están para violarlas
2.El charco
3.Todos mirando - con Vito de Sínkope
4.Cerocomasiete
5.Víctima - con LaChulaPotra y Brick Paco
6.En la silla eléctrica - con Carlos Escobedo de Sôber
7.Fue 24D... ¿y qué?
8.Tentando a la suerte - con Yosi de Los Suaves
9.Barrio conflictivo - con Kutxi Romero de Marea
10.Peineta y mantilla
11.Bahía de Pasaia - con Gorka Urbizu de Berri Txarrak
12.No hay tregua - con Gorka Urbizu de Berri Txarrak
13.Azulejo frío
14.En blanco y negro - con Ibai de Moxtila 21 y todos los invitados



Albert Pla: Todo es mentira. Pep Blay

domingo, 13 de noviembre de 2016

ellas pusieron algo de emoción y ternura en nuestras vidas



ellas pusieron algo de emoción y ternura en nuestras vidas
éramos quinceañeros de barrio
haciéndonos los duros en unos tiempos duros
sin oficio ni beneficio
éramos más nerviosos que agresivos
más vulnerables que peligrosos
éramos como lagartijas de sangre caliente
correteando por descampados y parques
siempre buscando un rincón donde diera el sol
no había mucho más que hacer y esperar
ver a las mamas recoger a sus hijos al colegio
ponía algo de emoción a nuestras vidas
daba un sentido a estar tirados en  el parque
sin litros sin canutos sin futuro
las había macizas de paso decidido desafiante
diosas por las que hubiéramos dado la vida
las había heavys con sus camisetas de los Maiden los Barón Rojo o los melosos Scorpions
con mallas ajustadas que marcaban sus prietos y suculentos culos
las había más hippyosas vaporosas suaves
siempre con una risa fresca escapándose de su boca
las había elegantes con sus faldas que parecían hechas a medida
para realzar sus piernas sus movimientos su poder
estaban las que nos saludaban y estaban las que evitaban pasar a nuestro lado
las había provocativas y las había recatadas como monjas viejas
las había de culo perfecto y las culonas y las de culo caído
las había de tetas que nos volvían berracos y las había planas como tablas
las había satisfechas e insatisfechas
escandalosas y silenciosas
las había puteadas y las había de las que podían convertirte la vida en un infierno
las había de labios ardientes y mirada lasciva
y las había frías como el hielo
unas llevaban siempre prisa
a otras les gustaba entretenerse en el parque o en el bar de Simón
las había princesas y las había currantes
(camareras peluqueras fruteras pescaderas mujeres de la limpieza)
las había descaradas y las había timoratas
cada uno de nosotros teníamos nuestras preferidas
y no había ningún problema si había que compartir
había vecinas primas tías amigas de nuestras madres 
hasta había una madre de un compañero de instituto
todas eran hermosas
eran la alegría del barrio
las que ponían algo de color calor alegría imaginación
a un barrio que no tenía mucho que celebrar
sin saberlo
todas ellas
nos dieron algo de esperanza
algo de ternura
algo de pasión y emoción
algo con lo que soñar
y que estaba al alcance de nuestras manos
eran el único motivo
por el que merecía la pena luchar a muerte
cuando nos llegara el mañana 
que ya nos estaba devorando
y que no tenía nada de hermoso

la fotografía es de Joan Colom
el poema es de "cuando los trenes paraban en todas las estaciones"

sábado, 12 de noviembre de 2016

domingo, 6 de noviembre de 2016

Lina Ekdahl. un poema



El conflicto está solucionado

Ahora lo digo por ultimísima vez
Parad ya.
Si veo a alguno de vosotros disparar otra vez
no habrá postre.

¿No oís lo que digo?

Entonces os quito las pistolas
y los fusiles y los cañones y las granadas.
No os los puedo dejar
si lo único que hacéis es estar disparándoos todo el tiempo.
Ahora tiene que acabar.

No me importa saber quién empezó.
No tiene importancia.
Dejad ya de matar.
Dejad la guerra.
Ya basta.
Ahora tiene que acabar.

Mirad aquí y veréis el triste espectáculo,
casas destrozadas, niños solos,  gente muerta por todas partes.
No hay comida, todo está destruido.
Ahora ya está bien, basta. Ahora tenéis que pedir perdón.
Hacedlo.
Pedíos mutuamente perdón.

Sí.

De todo corazón, sí.
Te perdono de todo corazón se dice cuando alguien pide perdón.

Ahora tenemos que ayudarnos mutuamente a reconstruir las ciudades,
atender a las gentes abandonadas,
restañar las heridas
y nunca, nunca más volver a hacer estas mismas estupideces.

Ahora vamos a comer el arroz con leche.

jueves, 3 de noviembre de 2016

mirar al cielo y no entender nada. un poema de "cuando los trenes paraban en todas las estaciones"


mirar al cielo y no entender nada
hacemos el amor bajo los bombardeos
sin heroísmos
como niños que juegan a la guerra
para sentirnos  vivos
para recordar la alegría la música la amistad los juegos
para no olvidar los tiempos antes de la guerra
hacemos el amor
para que nuestros gritos y gemidos de placer
acallen las explosiones
el aullido de los perros que han sobrevivido a nuestra hambre
los derrumbes las sirenas los llantos
los  gritos de auxilio los rezos
para no oír el dolor
hacemos el amor
y desnudos
contemplamos la ciudad en llamas
la ciudad bajo tierra
el infierno
y nos vestimos apresuradamente
para bajar a la calle
a desenterrar a desescombrar
a dar sangre en los hospitales
a consolar a los locos que acunan su pena
a enterrar  a los muertos
a acurrucar a los que perdieron todo
todo
hacemos el amor para olvidar
que tenemos las maletas preparadas en la puerta
pero no tenemos donde ir
hacemos el amor
sin bandera blanca
porque rendirse no es una opción
hacemos el amor
para no enfrentarnos solos a la muerte
y a vuestro olvido
y a vuestro silencio

un poema de "cuando los trenes paraban en todas las estaciones"

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Elogio de la vagancia. Guillermo Fadanelli


Imaginé este libro como una conversación entre amigos y a causa de ello renuncié al orden estricto y a las convenciones comunes que acompañan a casi todos los ensayos. Literalmente me puse a vagar, a mudarme de un camino a otro y a confiar en mi sentido de orientación. Los temas recurrentes son la vagancia como un medio de conocimiento, el sentido de la literatura en una época tecnocrática, el humanismo el lenguaje, la inteligencia artificial, y algunas obsesiones que me han perseguido a lo largo de la vida, tales como la angustia, la ebriedad y la ausencia de entendimiento entre los seres humanos. Como toda charla mundana se encontrarán con digresiones, reiteraciones, exabruptos, contradicciones, lagunas y relatos personales.