un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

domingo, 26 de junio de 2016

un poema de "Breve tratado relativo a las lesiones provocadas por una agresión cualquiera" (Ediciones RaRo)


Hablando con las paredes
Nos tienen bien agarrados.
Sino es una mujer es un hombre
y sino la falta de una mujer o de un hombre
y sino su recuerdo.
Cuando no es el alcohol es la coca.
O la poesía, el cáncer, el fútbol, el tráfico o el sindicato,
o el casero, el albañil, el capataz, el vecino de arriba
o la gente en general.
Son tantas cosas.
El alquiler, el teléfono, la cola del paro o las quinielas.
Estamos atrapados y hay poca escapatoria
para no volverse loco
o irremediablemente idiota.
Aún así es importante evitar el desgaste,
evitar el cuerpo a cuerpo
porque en ello nadie gana nada
aunque hay que tirar de puños o bardeo
cuando nos quieran herir el alma.
Y vivir solo,sin que te devoren las cuatro paredes,
te evitas dar estúpidas explicaciones.
Y no permanecer mucho tiempo en ningún sitio.
Y beber sin moderación
incluso tener una botella de coñac junto a la cama.
Y leer buenos libros, esos que no están en las bibliotecas
ni en los escaparates de las mejores librerías.
Y follar cuando se tercie
sin darle mayor importancia de la que tiene.
Y dejarse empapar por Patty Smith y Sam Shepard,
por Lou Reed y Bukowski,
por Johnny Thunders y Última salida para Brooklyn.
Y no tomarnos muy en serio
ni a los demás.
Y sobretodo no creérselo demasiado
esperar algo de este juego es estúpido,
y les estás dando una oportunidad
para que te tengan bien agarrado.

No hay comentarios: