un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

sábado, 2 de abril de 2016

prefiero ver las tetas de Halle Berry que el F.C Barcelona-Real Madrid


PREFIERO VER LAS TETAS DE HALLE BERRY QUE EL F.C. BARCELONA-REAL MADRID
Se han hecho con el poder. Como en el anterior clásico las chicas han tomado el mando. Eva y Luisa, mis compañeras de piso, con sus ajustadas camisetas azulgranas, marcándolas las tetas, sus curvas y sus pezones, y sus vientres lisos a pesar de las cervezas que trasiegan todos los fines de semana. Y Patricia y Carmen, dos de sus amigas de la facultad, merengonas y marchosas. Las cuatro están eufóricas, brillantes, guapas, felices. Beben cervezas, fuman, preparan tapas, ríen, hablan de alineaciones y tácticas, se vacilan. Yo estorbo, es una fiesta de chicas, es la fiesta del fútbol. Me tomo una cerveza con ellas, pero allí no pinto nada y me marcho. Me gusta el fútbol. Me gustan las genialidades de Messi, el talento de Isco o Luka Modric, la visión de juego de Iniesta y Xavi Hernández, la magia de un tal Ronaldinho y de pequeño quise ser Johan Cruyff. Pero en el piso sobro y la perspectiva de ver el partido en un bar lleno de tipos vociferantes, al que el fútbol les importa una mierda, me hace decidir, a última hora, por ir al cine. Esta semana en la universidad popular hay un ciclo organizado por Stop Racismo, hoy sábado proyectan Monster´s Ball, no tengo ni idea de qué va la película, tampoco me importa mucho, es una forma de matar el tiempo. A pesar del fútbol el cine está lleno: una docena de personas con camisetas amarillas de Stop Racismo, cinco preciosas chicas Erasmus, unas marujas recién salidas de la peluquería que van al cine como el que va al programa de María Teresa Campos, los tres o cuatro asiduos de siempre, un grupo de estudiantes de la ESO, un par de puretas con barba y aire de intelectuales, unos pijos de catálogo y unos cuantos hipster (evolución natural del pijismo) con aires de despistados y de grandeza. Y el tipo calvo, ese que siempre se hace notar, que se cree importante porque escribe en el periódico. Busco una butaca en las primeras filas y me pongo cómodo.  A los cinco minutos la película ya me ha cogido por la garganta y sé que no me va a soltar. Una historia dura y hermosa. Una historia de perdedores, una patada en el estómago, brutal. Y Hale Berry bordando su papel, haciendo creíble y palpable su personaje y su dolor. Y echándose un polvo desesperado, espectacular, apasionado, pornográfico, de los que ponen los pelos de punta y la polla encabritada. Salgo del cine con el convencimiento que todos merecemos la oportunidad de ser felices. Y que todo lo que nos sirva para alcanzar esa felicidad, ya sea el cine, el fútbol, el sexo, las drogas, las matemáticas,el yoga o el coleccionismo de minerales, que sea bienvenido. De camino al piso voy repitiendo la frase que dice Halle Berry antes de su memorable polvo: "Hazme sentir bien". "Hazme sentir bien". Me tomo unas cervezas en El Pósito y vuelvo al piso, a ver a mis chicas, solo está Eva, fregando los platos.
- ¿Donde están las demás?
- Han salido a tomarse unas copas, yo me he quedado con la intención de darle un empujón al temario, estoy dando un limpiazo a todo esto, a ver si me despejo, demasiados porros. Eh! ¿quieres un café?, está recién hecho. 
Nos tomamos el café en el sofá, hablamos de la facultad, de la película, del mirón del vecino del sexto, de la fiesta de Ciencias del próximo fin de semana, de mi ex y de su nuevo maromo.
- Son cosas que pasan- digo para salir del paso.
- Ya sabes, un clavo saca a otro clavo- me dice Eva con su sonrisa de fumada.
Me quedo en silencio, miro a Eva a sus enrojecidos y achinados ojos.
-Hazme sentir bien- le digo 
- Seguimos los primeros y vamos a ganar liga y champions . Bueno, yo me voy a estudiar, que tengas felices sueños. Visca el Barça.
Me voy a mi habitación, me meto en youtube: "escena erótica Hale Berry Monster´s Ball". En la otra habitación, Eva  estudia mientras escucha "Tiempo de juego". Yo me meto en la cama con Halle Berry, carnal, sexual, salvaje... toda ella al alcance de mis ojos para hacerme sentir bien y tener felices sueños.
un relato de J.P.G
(los fotogramas son de la película "Swordfish")

No hay comentarios: