un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

martes, 16 de febrero de 2016

dos poemas de Ape Rotoma














Me emborracho cada noche
Me emborracho cada noche para no pensar en ti
y poder dormir. Despierto de madrugada con resaca
y el jodido insomnio alcohólico me impide dormir de nuevo.
Como un zombi, me acerco al ordenador de un compañero de piso
y tecleo cosas ya escritas, para no pensar en ti
y poder vivir un rato. La mañana pasa lenta
y el puto guión me aburre. Tecleo alguna otra cosa,
leo el periódico de ayer y "Hollywood" de Bukowski,
fumo mucho y pienso más, procuro que no sea en ti
y no lo consigo. Vuelta al guión. Otro café. Y, por fin,
grabo en ese mismo software muy despacio este poema.
Y me gusta. Y me entretengo en juguetear con su ritmo,
en respetar su estructura y en multiplicar enlaces,
aunque parezca mentira, para no pensar en ti.

de "149 PCE"

Polisemia
Cuando te diga te quiero
no será para decir
eres única,
que es algo que también son
en mayor grado
un puto copo de nieve,
una espiral de ADN
y el peor de los poemas.
Cuando te diga te quiero
no será para decir
que no soy nada sin ti,
como si yo o alguien fuera
algo sin cuerpo
o sin tiempo o sin memoria.
Cuando te diga te quiero
no será para decir
por ti haría cualquier cosa,
suena muy bien pero es algo
que puede perfectamente
decir un padre a su hijo.
Cuando te diga te quiero
no será para decir
te necesito,
ya que también necesito
mucho más –seamos francos–
un par de comidas diarias,
algunas horas de sueño,
unos cincuenta cigarros
y la dosis habitual.
Hay una sola acepción
de esa expresión que me vale.
Por fortuna, muy común.
Cuando te diga te quiero
estoy queriendo decir
me voy a comer tus bragas.

de “Mensajes de texto y otros mensajes”

No hay comentarios: