un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

jueves, 30 de julio de 2015

dos poemas de José Pastor en la revista La RaRa nº4 y dos ilustraciones de Javier Termenón


el valor de la metáfora / como el que oye llover
la metáfora tiene la forma de peladuras de patatas
y la utilidad de besos lanzados al aire
la metáfora es el pulso la sangre
el vuelo
de las palabras
es el juego la inventiva la aventura
de lo que no se puede imponer


el valor de los que lo estamos dejando
lo estamos dejando
y cada uno tiene sus trucos
no tener nada de alcohol en casa
evitar la tentación del tercer chupito
no apalancarse en las barras
cambiar con frecuencia de bar
intentar que exista la máxima distancia entre ellos
(pasear siempre ayuda)
tener en cuarentena los alcoholes de alta graduación
saltarse alguna que otra ronda
ser fiel a una bebida
buscarse un hobby que llene las horas dedicadas con anterioridad a los bares
no asistir a bodas comuniones funerales y fiestas navideñas
volverse exigente en lo que se bebe
y alejarse de afiladores soberanos zocos y alcoholes de dudosa destilación
han sido muchos años de trinque
a granel y a destajo
ahora
sin anónimos
intentamos tomárnoslo con más calma
seguimos siendo de tabernas, garitos de rock and roll y bares de carretera
y solo pedimos que los trucos para las resacas algún día nos funcionen
y que la vida sea amable con nosotros

las ilustraciones son de Javier Termenón (que también colabora en la revista La RaRa nº4)
La revista (en papel) y por cinco euros se puede pedir a edicionesraro@yahoo.es

martes, 28 de julio de 2015

un poema de Emilio Losada


Ideal en un venta de carretera

El viajero lustra con una servilleta
los mugrientos cristales de sus gafas de sol
y el barman le pasa el paño a una copa
cuando ella irrumpe de repente
–medias de rejilla,
top ajustado a ras de ombligo,
labios bermellón…–,
sonríe a los presentes, saca unas monedas del bolso
y tararea À quoi ça sert l’amour?
mientras el tacón de su zapato izquierdo
aguarda impaciente a que la máquina
escupa el tabaco negro,
tras lo cual se larga sin más
con la misma indiferencia
con la que apareció hace tan sólo un minuto.

Ella ha entrado quizá para no volver jamás
donde es muy posible que el viajero
tampoco se vuelva a dejar caer nunca.

Y aquí no ha pasado nada: viajero y barman
siguen a lo suyo perfectamente conscientes
de que lo que tienen entre manos
es lo único en sus vidas
a lo que aún son capaces de sacar brillo.

la pintura que ilustra este poema es de Fabián Peréz

lunes, 27 de julio de 2015

Fiat Lux. Revista de crimen. Periodismo narrativo, crónica roja y ficción negra. Extra verano # 09


Extra verano 2015. Contiene entrevistas a Carlos Zanon, Yasmina Khadra, Víctor del Arbol y David Torres. Un texto de Guillermo Orsi. Reseñas de Edward Bunker, Jean-Patrick Manchette, Rosa Ribas, Juan Madrid. El diario de Max Luminaria de David Llorente. La primera novela gráfica de Carlos Salem (dibujada por Kike Narcea). Un relato de Jordi Ledesma. Un reportaje de  Cruz Morcillo. Y la última voluntad, de Juan Tallon. 
Por solo cinco euros.
más información: http://revistafiatlux.com/

viernes, 24 de julio de 2015

El mejor culo de La Alpujarra. Relato


El mejor culo de La Alpujarra
Se estaba follando el mejor culo de toda La Alpujarra. Y como un gallito se paseaba por el pueblo, con sus botas camperas compradas en el extranjero, su ridícula gorra de señorito andaluz, los aires de grandeza de el que sale bien follado de casa, su pose de artista y ese buen rollito típico de a los que siempre les ha sonreído la buena suerte y nunca les ha faltado dinero en la cartera. Pero Lola era mucha hembra para él. No tenia por que saberlo, pero antes que apareciera por aquí, muchos ya nos habíamos follado ese maravilloso culo. Y aunque también nos habíamos creído los amos del corral, Lola nos había puesto a todos en nuestro lugar. Así que cada vez que nos encontrábamos y me saludaba con el pulgar en alto, no podía evitar preguntarme, si este tipo sería lo suficientemente duro para saber levantarse, cuando fuera otro el que se estuviera beneficiando el mejor, el más esplendido, el más maravilloso culo de toda La Alpujarra.

del libro "Relatos para perderse en La Alpujarra"  VV. AA

(no consigo averiguar quien es el autor del cuadro que acompaña este relato, sí alguien sabe el nombre del autor agradecería me lo dijera)

jueves, 23 de julio de 2015

Raras joyas del cine negro: Brigada 21

ver película (VOSE)
"Brigada 21" (Detective Story, 1951), adaptación de una obra teatral de Sidney Kingsley, retrata la vida en una comisaria de Manhattan. Película dirigida por William Wyler y protagonizada en sus papeles principales por Kirk Douglas (como el policia Jim McCloud), Eleonor Parker (como esposa del policía Jim McCloud) y Lee Grant. Una película llena de matices, detalles e historias, narradas con maestría y con unas interpretaciones magistrales tanto de Kirk Douglas como la de los actores/personajes secundarios. 
La atmósfera y estética teatral de la puesta en escena, el argumento, personajes y fotografía propios del genero negro y el aspecto casi documental, convierten "Brigada 21", en una rara joya del cine negro norteamericano. Ciento tres minutos de cine bien hecho, bien dirigido y bien interpretado. 

martes, 21 de julio de 2015

sábado, 18 de julio de 2015

PornoBurka. Brigitte Vassallo


"PornoBurka" es una sátira de la gran sátira (y la gran mentira) que es la sociedad actual. Una novela impertinente, divertida, lúcida, crítica, irónica, desmesura y políticamente incorrecta y desafiante. Cuenta "PornoBurka" las historias de unos personajes que viven en el barrio Chino (el Raval) de Barcelona y que intentan adaptarse (o no) a los nuevos tiempos, a las nuevas modas, a los nuevos modelos, a los nuevos estilos, a la nueva economía, que tal vez son los de siempre pero con otro disfraz, otra mascara.
Su autora, Brigitte Vassallo, gasta pluma afilada y atinada, gasta humor sin tapujos, gasta mala leche, dando palos a diestro y siniestro, y con buena puntería. Una novela divertida y crítica, editada por Ediciones Cautivas, la rama editorial de Colectivo Cautivo. 
para descargarse el libro en Pdf: http://perderelnorte.com/pornoburka/pornoburka/
para descargarse el libro en epub: https://www.epublibre.org/libro/detalle/22918

viernes, 17 de julio de 2015

Cuidado con el perro. últimos poemas

un poema del poemario "Cuidado con el perro" (Ediciones RaRo)
Estos poemas fueron encontrados en el contenedor de papel que hay en la calle Los Álamos en la ciudad de Jaén.

los tiempos están jodidos
Cada vez hay más hombres solos
cenando bocadillos en la barra de los bares,
con la mirada ausente y el cuerpo derrotado
y silencioso.
Cada vez hay más mujeres fingiendo
libertad y alegría
que lloran a escondidas
sin saber aparentemente por qué.
Cada vez es más difícil saber si lo estás haciendo bien
o estás metiendo la pata de nuevo.
Y que no nos quiten la nómina, o el piso
o el coche, o el reloj, o el hígado,
si no la cosa se pone irremediablemente chunga.
Y aunque son tiempos jodidos
parece que nos gusta,
y nos desgastamos
todos contra todos
en peleas absurdas;
negro y blanco, hombre y mujer,
fumador y no fumador, vegetariano y carnívoro...
Todo muy gilipollas.
Y para rematar la faena;
unos vienen por la derecha,
metiendo miedo, reprimiendo, prohibiendo
o haciendo ajustes económicos.
Y otros por la izquierda
con sus nuevos dogmas, su doble moral, sus panfletos,
o cuidando de tu salud, tu vocabulario o tus lecturas.

Tal vez la única solución sea un cambio climático
o mejor todavía un cambio global.
Pero que esta vez no ganen los de siempre.
O todos o ninguno.

miércoles, 15 de julio de 2015

varios poemas de Javier Vayá Albert


Apetitos
Dicen que para llegar
al corazón de un hombre.
hay que empezar por su estómago.
Así que en pro del feminismo
yo voy a comerte el coño
hasta que llegue a tu corazón.

Los que caímos
Hacía tiempo
que no veía uno,
o que no reparaba en ellos:
un pellejo amoratado y sanguinolento
reventado de suelo.
Con el pico abierto en grito mudo
eterno.
Y lo que pretendían ser las alas
como sarcástico recordatorio de derrota.
Recuerdo la aprensión y tristeza
que me producía verlos de niño.
Ahora lo contemplo
con la comprensión hiriente
del que reconoce a un semejante.
Sí amigo, yo también lo he intentado
y también he acabado en el mismo sitio
y mi corazón se parece demasiado al aspecto
que ahora tienes.
Le digo
y me marcho escuchando con desprecio
la música de la vida, arriba, en el nido.

La camarera
Hoy tras la barra no estaba La camarera.
En su lugar un joven rumano
deslizaba su cansada sonrisa
entre la urgencia del café de primera hora.
No he necesitado preguntar
se me ha adelantado el viejo parroquiano
que ha intercalado conmigo su tristeza.
Ya no trabaja aquí.
Una de esas frases cotidianas
que la gente acostumbra a soltar
ajenas a su condición de bomba racimo,
a la evidencia del cuchillo traspasando el corazón.
Me doy cuenta de que ni siquiera sabía su nombre,
pero era, sin duda, lo mejor de mi día.
Lo mejor de mis días.
Solo deseo que al menos exista una buena razón;
que contra toda estadística cruel
esta vez la locutora de la radio si dijera su número.
Que sorteara amaños y ganara por sorpresa
ese concurso literario.
Que por lo menos la recuperación económica
tampoco pudiera resistirse a sus ojos de castaño incendio,
y le regalara un trabajo acorde a sus estudios.
Que no se haya enamorado de cualquier gilipollas.
No sé, que le vaya bien, joder, solo que le vaya bien.
Que a ella, a La camarera, sí le vaya bien.


martes, 14 de julio de 2015

Yo quisiera ser Paul Auster. Ensayos selectos. Leonardo Padura


¿Por qué hay días en que uno de los escritores cubanos más aclamados internacionalmente desearía ser Paul Auster? Todos sus textos los fecha Leonardo Padura en Mantilla, zona donde La Habana se difumina en sus márgenes. Este muestrario de su más relevante ensayística de los últimos años es escrutinio e interpretación, ya sea desde la literatura o la sociedad, de la “situación cubana” y la metáfora que esta encierra. Yo quisiera ser Paul Auster. Ensayos selectos propone un sostenido examen de conciencia del autor a través de su obra, de obsesiones como La Habana, la condición insular y el béisbol o de disímiles antecesores: Alejo Carpentier, Virgilio Piñera, Ernest Hemingway, Vasili Grossman, Rodolfo Walsh,  Leonardo Sciascia, Manuel Vázquez Montalbán… El despliegue de una maestría narrativa semejante a la que Padura acostumbra en sus novelas. (Editorial Verbum)

“Fiebre de caballos es mi primera novela y, todavía hoy, no me avergüenzo de ella. Cuando comencé a luchar con este libro, poco después de haber vencido mi licenciatura universitaria y haber pasado tres años trabajando como periodista en el mensuario cultural El Caimán Barbudo, yo solo era un aprendiz de escritor y de persona que se impuso una meta complicadísima: escribir una novela. Aunque ya había acumulado unas cuantas lecturas, asumido algunas influencias, definido ciertos gustos, en el proceso de intentar escribir Fiebre de caballos descubrí que aun me faltaba mucho para saber cómo es que se escribe una novela. Treinta años después, con otras nueve novelas escritas, publicadas y traducidas a casi veinte idiomas, aquel terrible descubrimiento juvenil no me asombra en absoluto: hoy sé que ni entonces ni ahora tengo suficientemente claro cómo se escribe una novela. Salvo por una certeza: se escribe trabajando hasta el agotamiento.” (Leonardo Padura)

domingo, 12 de julio de 2015

Esta no es la vida privada de Javier Krahe


"Esta no es la vida privada de Javier Krahe" es una "road movie" que describe esa singularidad de un Krahe por el que, en cierta medida, no pasa el tiempo, vive libre de ataduras a la industria y ejecuta más de sesenta actuaciones al año, dibujando un particular mapa de España en el que un público fiel espera año tras año. Es la fuerza del Krahe en directo, con esa íntima y particular relación con el público, y el perfil de ese madrileño con nombre prusiano, el conversador sabio y elocuente, de tertulia sosegada e incisiva. "Esta no es la vida privada de Javier Krahe" es también un repaso de sus amigos o enemigos, que a su manera van retratando un personaje, pero también una época. La Mandrágora y la OTAN, Canadá y la Sala Aurora; sus recitales y sus colegas, y su público, y todo lo que rodea, a día de hoy, a un mito.

Dirigida por Ana Murugarren y Joaquín Trincado

miércoles, 8 de julio de 2015

un poema de José Luis Gracia Mosteo


un poema de  "Blues de los bajos fondos" de José Luis Gracia Mosteo (Edit. CEB), Premio José Verón de Poesía 2008, finalista del Premio Provincia de Guadalajara 2007, poemario sobre el mundo de la prostitución. 

Por qué Nancy Tasiguano apaleó a un cliente

Su culo caribeño causaba sensación
entre los camioneros: un culo con tres hijos
y un negro en Costa Rica; así que diez o doce
clientes cada día en aquel club de la 2,
ya sabe, la Autovía de Madrid-Barcelona,
no era exactamente un sacrificio para ella
sino una carga digna: mantener a los suyos.
Cuando desayunaba, se comía dos huevos
con bacon y un café, además de un cubata
y un porro de maría que le ponía el chichi
como una pera de agua, los de la GCT
 lo habían comprobado, ellos ya conocían
la piel de esa mulata que cantaba boleros
en las mañanas frescas y saludaba riendo,
por eso no aceptaban que hubiera apiolado
a aquel plumilla incauto haciendo un reportaje
sobre los bares esos de carretera y putas.
 “Cuatro costillas rotas y un moratón de Cristo
y Señor en el cóccix”, diagnosticó un cliente
 que resultó ser médico. ¡A la calle con ella!,
añadió el propietario, ¡que folle en otro sitio!
 Nancy no dejó escapar una maldita lágrima:
subió a la habitación, cogió las fotos mustias
de sus hijos y el lápiz de labios, y bajó
cuando estaba arrancando la ambulancia. ¿Seguro
 que no te ha hecho nada raro?, dijo el pitufo,
¿no te habrá amenazado, se obstinó, para que hagas
algo sucio? Fue cuando pensó en Carlitos, en James,
en su negro, en Édison bebito; cuando dijo:
¡El muy hijo de puta: me paga un especial
 y sólo quiere hablar! ¡Hijo de mala madre!
¡A una profesional! ¿Pero ustedes son hombres,
papafritas chingados? Causaba sensación
lejos de sus tres hijos y de su negro en paro.

martes, 7 de julio de 2015

raras joyas del cine negro: Manos peligrosas


Cinco son los aspectos que hacen de "Manos Peligrosas" (1953) una joya del cine negro: 
- La dirección de Samuel Fuller (sobre una historia de Dwigh Taylor), su primera incursión en el cine negro.
- La fotografía en blanco y negro, expresionista y hipnótica, de Joe MacDonald. 
- Richard Widmark demostrando que es de los grandes. 
- Jean Peters, hermosa, sexual, enigmática, con sus largas y bonitas piernas (Joe MacDonald consigue unos primeros planos de Jean Peters absolutamente seductores), demostrando que también es de las grandes. 
- Thelma Ritter, una secundaria de lujo, con una magistral interpretación, de las que hacen historia y por la que fue nominada a un Oscar a la mejor actriz secundaria.

"Manos Peligrosas" narra la historia de un ratero, Skip McCoy (Richard Widmark), condenado tres veces por robo, en libertad condicional desde hace pocos días, que en el metro roba la cartera del bolso de Candy (Jean Peters). La cartera robada contiene un microfilm con información secreta sustraída por agentes de la URSS.


sábado, 4 de julio de 2015

Lo malo no son las putas son los hijos. Ohiyesa Acosta


"Lo malo no son las putas son los hijos" (Papel de liar Ediciones) recoge una cuidada selección de 14 relatos del escritor Ohiyesa Acosta. Los catorce relatos pertenecen a los libros "The whores aren´t bad, but the children are" (Collectible Cat. 2002) y  "La mujer barbuda más hermosa del mundo" ("The most beatiful beardead woman in the world". Black Sparrow Books. 2010). Unos relatos de personajes inolvidables y entrañables. Hyman Selby, la mujer de uno de los guardias de seguridad de la prisión federal de Yuma (Arizona) que escribe cartas a los presos que no reciben correspondencia de familiares, amigos o conocidos. Ballard Lightbody, trabajador en una fábrica de conservas que sabotea todos los productos que van destinados a los soldados que están en Vietnam con la intención de que a estos los devuelvan a casa. Jerry "El manco", un lanzador de cuchillos mexicano con un solo brazo. Robert Aguayo, el camarero del Hotel Trovar al que hicieron pasar por un indio hopi durante una visita de Albert Einstein al Gran Cañón del Colorado. Un escritor (el propio autor) que viaja de El Paso a Austin con la intención de asesinar a George W. Bush. (los derechos de autor de este relato fueron comprados en el año 2003 por  la productora A Band Apart de Quentin Tarantino). Marala, una joven mescalera que ejerce la prostitución para conseguir el dinero suficiente para comprar armas para El Ejercito de Liberación Apache. Personajes que aparecen y reaparecen en distintos relatos y que nos llevan a bares de stripers, a campamentos de vagabundos, a manifestaciones contra la guerra de Irak, a prisiones, a pueblos fronterizos, a manicomios o al último concierto de un guitarrista llamado Johnny Thunders.
Con un estilo de narrar crudo, desgarrador, sin concesiones pero tierno y poético, Ohiyesa Acosta, nos hace cercanos a personajes, lugares y situaciones. La mayoría de los relatos son experiencias que vivió el autor o que oyó contar a vagabundos, camareros, trabajadores, vendedores ambulantes, soldados... y Ohiyesa Acosta consigue que cuando leemos sus historias estemos sentados junto a una hoguera en un campamento de vagabundos escuchando a Allen Abshier su historia de como desertó durante la guerra de Corea. O que en la barra de un bar de stripers a punto de cerrar, Katy nos cuente lo que sintió la primera vez que abandono la reserva. O que crucemos en una calurosa noche de verano en una vieja furgoneta el desierto de Sonora buscando un cargamento de marihuana. O que en una celda de una prisión federal nos mantengamos más o menos cuerdos gracias a las cartas que nos envía una desconocida.
Ohiyesa Acosta nació en 1962 en Florence (Arizona). Su padre era un peón agrícola mexicano y su madre una india de la tribu hopi. Su vida en la reserva, sus vagabundeos, su lucha por la vida, sus trabajos (jornalero, feriante en una caseta de tiro al blanco, jinete de rodeo, empleado de una gasolinera, crupier, periodista...), y la capacidad de Ohiyesa Acosta para mirar, escuchar, comprender y narrar, nutren y dan vida a sus relatos y a sus lectores. Un gran descubrimiento que hay que agradecer a Alexander Selkir editor de sus primeros libros en EEUU y a Papel de liar Ediciones por publicarlos en España.

algunos poemas de David González


David González está subiendo, a razón de uno o dos al día, casi todos los poemas que ha escrito, y editado, desde el año 1993 hasta este mismo 2015. 
poemas de David González en "el lenguaje de los puños.blogspot.com.es

TANGO AZUL

         En una ocasión, la madera me tiroteó.
         La historia tiene su punto. Te la cuento.

         Nos ligaron en un coche robado,
         nos cercaron,
         nos mandaron bajaros del buga
y       apoyar las manos en el maletero para
         cachearnos,
         esposarnos,
         llevarnos a comisaría. Era viernes.
         El sábado tenía pensado estrenar ropa
         para ir a la discoteca, todo maqueado,
         a vacilar con las chorbitas. No lo pensé
         dos veces, me di la vuelta y salí por pies.
         La esquina de la salvación estaba cerca.
         Uno de los maderos dijo, gritó:

         ¡Quieto ahí, hijo de puta, o te mato!

         Disparó.

         Me disparó a menos de cinco metros de distancia
y       falló. Escapé. Estrené mi ropa nueva. Vacilé.
         Sin embargo, lo importante no es esto.
         Lo importante es lo que yo siempre digo:

         debería haber acertado,

         debería haberme matado en ese mismo instante,

         cuando no le tenía miedo a la muerte,

         cuando todavía era

         feliz.


poema de Poemas Completos (entrada 14) del libro "El demonio te coma las orejas"