un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

martes, 30 de junio de 2015

Revista literaria La RaRa. Nº 4. editorial


El número 4. Llegar hasta aquí no puedo decir que sea una victoria (¿de qué?) pero sí un valor. El valor de las personas que han colaborado y siguen colaborando. El cuatro en la cultura china y japonesa es un número de mal agüero, que significa muerte. Sin embargo es mi número favorito. En este ejemplar de La RaRa hablamos en esta ocasión de la valentía, de la cobardía, del valor, del miedo. Era un tema amplio y abstracto que los colaboradores han atrapado y con el que han armado artículos, relatos y poemas. En esta revista, que en realidad no tiene más importancia que el hecho de darnos un lugar donde publicar nuestros escritos o ilustraciones, se han unido muchas sensibilidades, que juntas dan un valor que no puede medirse con ninguna finalidad económica. Ahora que hay tantas revistas en papel o en digital con tanta calidad, mantenernos en esta RaRa es un acto de rebeldía. Ni siquiera se va a ver en muchos sitios, ni librerías, ni kioscos ni llegará a muchos lugares. Pero estamos ahí, simplemente por el puro placer de querer hacerlo. De seguir escribiendo, ilustrando, estando. Gracias otra vez a todos los que estáis. Desde dentro y desde fuera.
Ediciones RaRo

Revista literaria La RaRa Nº4
73 páginas
24 colaboradores
5 euros más gastos de envío
para leerla en papel ponerse en contacto con el correo electrónico: edicionesraro@yahoo.es

Artículos de: Pedro Juan Gutiérrez, F. Lefer, Jesús Tiscar Jandra, Carlos Serrano, Rakel RaRo, Ana Santos, María Isabel López
Relatos de: Josele Suárez de Lezo, F. Lefer, Pedro Villalón, Alfonso Vila Francés. Antonio Báez, Anika Jiménez
Poemas de: Ana Patricia Moya, David González, Lara Moreno, Ángel Rodríguez López, Carlos S. Olmo Bau, José Pastor González, Isabel Tejada, Esteban Maldonado, Teresa Maciá, Raquel Rodríguez
Ilustraciones y fotografías: Javier Termenon, Thomas Donner, Maria Torres, Rakel Rodriguez
Diseño: Thomas Donner

domingo, 28 de junio de 2015

unos poemas de josé pastor en la revista "Entre Líneas" (junio.2015)



dos poemas de los que aparecen en la revista

limaduras de piel
imantamos nuestros cuerpos
y en esta escalera de caracol
que es la vida
las brújulas se han vuelto inservibles

incendios
para quitarme la losa del frío
quemo todos mis recuerdos
cuarenta y seis segundos
de un espejismo de luz, calor y color
solo humo
y cenizas 
de las que renazco

sábado, 27 de junio de 2015

un poema de Ángel Petisme

YO SOY EL HOMBRE QUE LANZÓ UN ZAPATO A BUSH  (Ángel Petisme)

un poema de Ángel Petisme "Yo soy el hombre que lanzó un zapato a Bush" del libro "La noche 351" 

YO SOY EL HOMBRE QUE LANZÓ UN ZAPATO A BUSH,
el hombre que no puede evitar su destino.
Yo soy los niños sin cabeza, los de un ojo en la frente,
los de escamas en el cuerpo
a causa del uranio empobrecido.

Yo no soy Vargas Llosa
justificando la invasión en Diario de Irak,
soy el Museo de Bagdad y la desolación de las vitrinas rotas
las máscaras rituales, los tocados reales, los recipientes de oro
que llegaron a vuestros museos ¡milagrosamente!
Yo soy los niños con bolas de billar en los ojos
que les sobran sonrisas pero les faltan dientes.
Soy la sangre por las calles de Faluya, de Tikrit, de Mosul,
de Baquba, de Kirkuk, de Kerbala…
Los gritos de un mundo de aflicción,
quizás no merecíamos existir,
venid a ver.

Yo soy el hombre de las lágrimas secas,
soy Muntazer al-Zaidi,
el que cuelga en su apartamento
una foto del Che,
el que cumple quince años de cárcel.

Soy el azufre de antes de la lluvia,
soy uno de los ochenta mil de Abu Grhaib,
desnudos, cabezas de bolsa de cartón,
defecan sobre nosotros y nos aplican
electricidad en ano y genitales.

Yo soy la tristeza de la desobediencia,
en ese zapato iba la rabia del Planeta,
los niños harapientos con más huesos que carne,
yo soy el relámpago que brinca desde Asia.

-¡Este es el beso de despedida del pueblo iraquí,
perro!-, le grité una mañana
en la rueda de prensa
un 15 de diciembre de 2008.

Yo soy la primera guitarra conocida en el mundo,
el texto original del Poema de Gilgamesh,
la biblioteca de Asurbanipal en mármol esculpido,
las tablillas con los primeros escritos del hombre…
Me quedé corto, os hubiese lanzado
todas las armas de destrucción más IVA
que esgrimisteis como razón para invadir
mi hogar.

Este es el zapato más aciago del mundo,
este es el zapato del Nuevo Amanecer.

Yo soy un millón de gotas que murieron de sed,
un millón de iraquíes.

miércoles, 24 de junio de 2015

raras joyas del cine negro: Las calles de la ciudad


Estamos en plena Ley Seca. Una hermosa joven (Sylvia Sidney) está enamorada de un joven feriante (Gary Cooper) que trabaja en una caseta de tiro al blanco. Desea casarse con él, pero al no disponer del dinero suficiente, la joven intenta convencer a su novio para que trabaje en los negocios de su padrastro, miembro de una banda de traficantes de alcohol. 
Dirigida por Rouben Mamoulian, con argumento de Dashiell Hammett (guionizada por Oliver H.P. Garrett y Max Marcin), con fotografía en blanco y negro de Lee Garmes y protagonizada por Gary Cooper, Sylvia Sidney y Paul Lukas. Una película rodada en 1931 y donde el director Rouben Mamoulian (que venía del mundo del teatro) demuestra que fue un pionero y un revolucionario en el mundo del cine. En "Las calles de la ciudad" está la magia del cine. En su fotografía, en su forma de narrar las historias, en los habilidades y aciertos técnicos, en las interpretaciones, en los guiños, en la utilización de la música, de las sombras, en los escenarios, en la acción. Una película valiente, sabia, con secuencias memorables, con grandes interpretaciones y con una historia entretenida y bien narrada que no deberías perderos. 
aquí el enlace para verla en online: Las calles de la ciudad

martes, 23 de junio de 2015

un poema de Carlos Pranger



un poema de Carlos Pranger de "Las penumbras del loco"

Dos pasos

Son las estancias en bares de carretera,
olores etílicos en mañanas dudosas.
Son siempre los desayunos de aceite rancio
y café molido con agujas.

Mi vida, recuerda que la sal
hace el desierto, y los árboles
sombríos en su altura no conocen
el suelo de los enterradores.

Alguna vez soñé con alcanzar,
ahora me repliego en esta injusta
hora de vidas desencajadas
en cuchillos inexistentes.

Cadáver exquisito de prohibiciones,
siendo las fauces del perro aquella
tarde donde el invierno nos dio tregua,
saldo pagado por la última primavera.

Los trapos de una vida se asoman en
aquella distancia recorrida un día de
noviembre, cobijo de indiscretos reparos,
cabalgando con actitudes suicidas.

Nadar entre lo que parece el soñar material,
el engaño del silente que acecha con la guadaña,
otra vez he vuelto a intentar desafiar
a la muerte.

lunes, 22 de junio de 2015

un poema de Alfonso Vila Francés



un poema de Alfonso Vila Francés de "Acto de Clausura"

Como un buen cliente

Algunos momentos me posee
una paz extraña. No es la paz
que precede a la tormenta, ese
instante hermoso del mundo en suspenso.
Ni tampoco la paz de la derrota:
larga, copiosa, deseada.
Es una paz confusa, mulata, bastarda.
Una paz, sin embargo, cuya visita.
en la soledad de mis libros y mi mesa,
siempre encuentro muy grata.
Como los buenos clientes,
pregunta siempre antes de entrar
y deja una buena propina
al despedirse.

el poema lo leí en el blog  "el lenguaje de los puños" de David González


domingo, 21 de junio de 2015

una novela de Boris Vian, "Escupiré sobre vuestra tumba". para descargar y leer



"Escupiré sobre vuestra tumba" (Boris Vian)
Narrada en primera persona, a base de frases cortas, con un lenguaje descarnado y callejero. con un estilo corrosivo y un ritmo delirante y eléctrico, "Escupiré sobre vuestra tumba" (publicada bajo el pseudónimo de "Vernon Sullivan" en 1946) nos narra los asesinatos que planea y realiza Lee Anderson para vengar la muerte de su hermano. Las victimas de esta venganza serán dos jóvenes e ingenuas hermanas de clase alta que caerán "rendidas" ante la seducción y el magnetismo animal de Lee Anderson. La novela, que no se anda con tapujos y remilgos a la hora de describir escenas sexuales y actos sádicos, fue prohibida por ultraje a  la moral y a las buenas costumbres (y tanto autor como editor fueron procesados). Con el paso del tiempo la novela se convirtió en una obra de culto y Boris Vian en un escritor reconocido y respetado. Una novela corta que se lee de un tirón y que no suele dejar indiferente al lector.
En 1950 fue llevada al cine por Michel Gast y aunque en un principio Boris Vian se haría cargo del guión, quedó fuera del proyecto tras entrar en conflicto con la productora, el director y el guionista.


sábado, 20 de junio de 2015

un poema de Carlos Salem


un poema de Carlos Salem del libro "El animal" (Manual sin instrucciones para amar a una pantera escandalosamente discreta)

Cuando te como el coño
Cuando te como el coño
todos los mares caben en mi boca
y navegan veleros fantasmas por mi lengua
y presiento tsunamis de placer que vienen.
Cuando te como el coño
conozco el vino que dio origen a la vida
y lo bebo como el borracho más dichoso
para servirme un trago más de tus adentros.
Cuando te como el coño
expiro el porvenir de tus recuerdos
mientras tu cuerpo se retuerce y se exprime.
Cuando te como el coño
te quiero tanto
y como tengo la boca ocupada
en el más feliz de los trabajos
puedo ocultar que me he quedado sin palabras
están nadando todas en lo más hondo
diciéndote poemas líquidos
que explican sin sonido lo que siento
cuando te estoy comiendo el coño.


la fotografía es de  Elena Martyniuk


viernes, 19 de junio de 2015

un poema de Rakel Rodríguez


un poema de Rakel Rodríguez  de "de los errores no se aprende"

He perdido la cabeza
He perdido la cabeza.
Me resisto a creerlo
y vuelvo a mirarme al espejo.
No, no está.
Pienso dónde he podido dejarla,
pero no se me ocurre dónde,
es difícil pensar con el corazón.
No tengo cabeza.
He debido perderla sin darme cuenta,
seguro que fue ayer
cuando me encontré hablando a solas,
planteándome ¡mi vida!.
Debió ser entonces, sin duda,
cuando me volví loca.
Eso me pasa por pensar,
ahora, mira, me veo sin cabeza.
Y lo peor es que no estoy mejor que antes,
ni siquiera peor.
Nada, ni me veo…

la fotografía es de Marc Lagrange

miércoles, 17 de junio de 2015

un poema de Chapu Valdegrama


un poema de Chapu Valdegrama de "Historial delictivo"

Terrores nocturnos

Cuánto me gustaría decirle
a esa chica
que pasa rauda
a mi lado
a las tantas de la noche
lo bonitas que tiene las piernas
y cuánto me gustan
esos andares
y ese culo tan prieto.
Pero sobre todo
me gustaría decirle:
Comprendo tus recelos.
Entiendo tu prisa
y tu miedo.
Si tú supieras
la de gentuza
que hay a estas horas
en mi cabeza...


las ilustraciones son de Fabián Pérez

un poema de Franco Dimerda


un poema de Franco Dimerda del poemario "España, aparta de mí este Cádiz"

basura

los verás en la boca del metro
desesperados
repartiendo volantes
como si fueran billetes
y lo son

cada volante repartido significa
un par de monedas más en sus salarios

por ello
recíbeles sus volantes
así luego los tires como basura
porque en esta vida
también de la basura vive el hombre

domingo, 14 de junio de 2015

Un incendio. Carlos Mazarío


GROENLANDIA PRESENTA SU NUEVO POEMARIO

"Un incendio" de Carlos Mazarío

“La habilidad de Carlos para comenzar los poemas con versos contundentes te hace abrir más los ojos y estar más atentos a lo que en él va a contarnos. No necesita palabras rebuscadas ni metáforas demasiado complejas, lo sencillo (que no lo fácil) hacen, en este caso, el camino mucho más interesante. Utiliza un lenguaje claro que ayuda a crear imágenes que nos hacen sumergirnos e ir paseando por cada poema desde dentro del mismo, nos ayuda a comprender lo complicado que resulta hablar de temas que inquietan a cualquiera, de manera que no resulte manido y repetitivo. La sinceridad de las palabras, sin artificio, hace que no haya dudas sobre su intención”.

[Del prólogo de María Góngora]

Ya disponible en las siguientes plataformas:
ISSUU:
 CALAMÉO:
SCRIBD:


miércoles, 10 de junio de 2015

Revista "La RaRa" (Nº4): Esteban Maldonado/ Teresa Maciá/ Lara Moreno/ Rakel Rodríguez


cuatro poetas que colaboran con la revista literaria "La RaRa" (Nº4): Esteban Maldonado/ Teresa Maciá/ Lara Moreno/ Rakel Rodríguez

Atardecer

Mientras estoy fumando tranquilamente
en la terraza de un bar,
absorto en mis pensamientos más oscuros,
las misteriosas sombras
asedian lentamente
la desnudez de esta tarde de enero,
cubriéndola de soledades y de miedos,
de fantasmas que aguardan en las esquinas de la noche.
Mientras estoy acabando de fumar
en la terraza de este bar,
observando el confuso desamparo de las calles,
el tiempo agita los cuchillos del frío
y una suave brisa ensangrentada
nos eleva el alma, entre hojarascas secas
y heridos adioses,
hasta la más alta cumbre del silencio.

Esteban Maldonado (Cádiz, 1989)

Algo en común
      a los hermanos

No existe el tiempo indolente.
La memoria arrasa con lo bueno. Cae desvaneces
Nada como salir en estampida hacia ti.
Mamá bajo una lluvia impenetrable
esa trementina que pronostica
la interminable historia de nuestra historia…
Pensé entonces que estábamos siendo
derrotados por la maquinaria por la cruz
y la madera ahora arde al mirarla
es liberador, delicioso matar a tu asesino
desde el sofá
después de muchos años
y hacerlo contigo.

Teresa Maciá (Almansa, 1987)

Recuerdo de un jilguero
Mi hija tiene una herida imaginaria.
Es la herida de una aguja en el brazo izquierdo
o más bien el recuerdo de esa aguja.
Herida arañazo de jilguero herida pico clavado en carne blanca.
Ya curó el agujero pero ella no quiere que nadie
toque ahí,
no quiere quitarse la ropa y ni siquiera subirse la manga del pijama
para lavarse las manos.
Intentamos convencerla de que su herida no existe
pero ella frunce el ceño, pone voz en falsete
y escenifica el momento en que la herida fue causada.
Puedo perfectamente ver la cara de la enfermera entrando,
en las manos asidos los utensilios de abrir vías.
Si insistimos, se enfada.
No, no, no, dice.
Debemos respetarla.
Ella tiene una herida imaginaria
tan fresca que no llega a cicatriz.
Yo sin embargo tengo solo memorias.
Nostalgias de dolores ya cerrados.
Eso es más gratuito que la herida de un pájaro.
Mucho más fantasioso, más pueril.
Pero tengo también algo más peligroso y contundente:
el miedo admonitorio de dolores futuros
heridas vanguardistas
heridas horizonte
un abismal terror a la herida del mañana
la blanda superstición de lo premonitorio.
Yo también necesito que alguien venga a decirme
que la piel de mi brazo está curada
que ya no hay cicatriz ni siquiera un rasguño
leve temblor del daño
que no hay nada
que ha pasado el peligro
por ahora.

Lara Moreno (Sevilla, 1978)

Pocas palabras bastan
No dijeron nada.
Caminaron alrededor de la urbanización
observaron los jardines la piscina
las casas unifamiliares blancas limpias esplendorosas,
vacías casi todas.
Caminaron por allí
mirando
pensando que sí que todo eso existía
y no estaba a su alcance.
No lo estaría por mucho que trabajasen.
Los pocos vecinos
respiraron aliviados
cuando se fueron.

Rakel Rodríguez (1971)

otros poemas de otros colaboradores de La RaRa (Nº 4)
david gonzález/ josé pastor/ isabel tejada
ana patricia moya/ ángel rodríguez lópez/carlos s. olmo bau

para disfrutar de la revista en papel poneros en contacto con edicionesraro@yahoo.es

martes, 9 de junio de 2015

No suelo publicar libros que te dejan al terminarlos igual que estabas antes de empezar a leerlos.


Entrevista a Enrique Murillo, escritor, traductor, periodista y ahora editor de la editorial Los libros del Lince
la entrevista en el blog: ¡A los libros! Blog de Daniel Heredia sobre el mundo de los libros, de la lectura y de la escritura. 

David González/ José Pastor/ Isabel Tejada

Fabián Pérez

tres poetas que colaboran en la revista literaria "LaRaRa" (nº4): David González/ José Pastor González/ Isabel Tejada

Mensajero
muy a pesar
del invierno
y de otras malas hierbas
que se multiplican
en su tierra
tierra de maceta
el geranio
en la ventana
se esfuerza
por entregarme a tiempo
el mensaje,
las dos flores rojas
que Manuela
le dio
para mí:
tú eres mi primavera:

                     una mujer concede genio al hombre al que ama:
                                                                            anais nin:

David González (San Andrés de los Tacones, 1964)


el valor del desorden
la armonía es la belleza la perfección
el mundo feliz de las pinturas naif
sin desorden sin pasión sin sorpresa
nada de la magia de lo inesperado
nada de emociones nada de sangre nada de desafíos
es el orden de los desfiles
el aburrimiento de los eslabones de la cadena
el control el poder la paz de los muertos
la voz del amo
la armonía es el final del camino
del único camino

Jose Pastor González (J.P.G.), 1967


he llegado de todo lo que huye
regresará el aire a la habitación oscura
se abrirá perplejo a la altura de la luz
y me preguntaré qué significa esta tregua que me toma de las manos a
   [hurtadillas
y me obliga a escuchar lo que dicen las piedras
y las hojas
y los animales que no duermen
y la voz será la misma
y las palabras serán las mismas dichas para nadie
¿está conmigo o contra mí?
el miedo el miedo el miedo
se revela en todo lo que me acontece

Isabel Tejada (Lisboa,1973)
(del poemario "Alguien dijo cero y me volví")

para disfrutar de la revista en papel poneros en contacto con edicionesraro@yahoo.es

tres poetas más que colaboran en la revista literaria "La RaRa" (nº4)

lunes, 8 de junio de 2015

Ana Patricia Moya/ Ángel Rodríguez López/ Carlos S. Olmo Bau


tres poetas que colaboran en la revista literaria La RaRa (nº4) (Ediciones RaRo) 
Ana Patricia Moya/ Ángel Rodríguez López/ Carlos S. Olmo Bau

Metafísica de una individua corriente (y, para más INRI, sin empleo y soltera)
Yo no soy nadie.
Hay un corazón irónico y torturado,
una cuenta corriente en alarmante descenso,
una aspiración a jugar a la supervivencia en días
despreciables ,
a apurar madrugadas de apuntes, lágrimas y tazas calientes
—hasta arriba de asqueroso edulcorante— ;
meses sin derramar versos en cuadernos garabateados
—no, no me ha abandonado la poesía:
lo siento, “queridos”, no os consentiré ese triunfo— ,
porque yo estoy sin estar ,
me ubico en un espacio idéntico
a la habitación acolchada de un psiquiátrico
—esa mancha negra, esa mancha que se nutre de temores,
que crece cuando lloras y enmudece con pastillas— ,
decorada con fotografías en escala de grises
—mi calle, el parque, la oficina del INEM, el supermercado—
y reduciendo mi mundo al aroma de las hojas secas
—este maldito otoño, esta memoria traicionera
que acumula recuerdos :
extraño el levantarme temprano para ganarme el sueldo,
extraño el cariño, tu cariño…
extraño a la niña que era antes—,
a tranquilos paseos con el perro por las aceras ,
a repartir mi esperanza en papeles
con datos académicos y formativos ,
a las pequeñas labores del hogar y al escritorio desordenado
—los libros de poemas, escondidos—
la agenda con recordatorios sobre temarios inacabados
—detesto, repudio los pasos hacia atrás—
y citas rutinarias, obligadas o nostálgicas .
Y todo esto es nada.
Nada.
Porque yo no soy nadie:
soy un número más,
soy un trozo de carne más ,
soy una inútil más .
Porque no tiene sentido la batalla con las manos desnudas,
porque, por muchas lecciones de moral gratuita que nos chillen,
sabemos perfectamente que con la voluntad no basta.
Y, precisamente por eso,
no soy nadie
ni tengo nada:
el precio para escapar del fracaso
es despojarte de la dignidad,
ése que están dispuestos a pagar algunos
por una plaza ficticia en el paraíso de los necios,
y no puedo deshacerme de aquello que me levanta
de la cama de lunes a domingo y que me encomienda a patear
los imprecisos límites de la realidad
hasta que mis nudillos se descarnen
hasta que mis ovarios rabiosos estallen
hasta que mi paciencia agonice en una tumba
aunque conozca el final exacto de esta historia.

Ana Patricia Moya (Córdoba, 1982).
(Poema de libro "Perra", poemario inédito).

Marta
Marta siempre camina lento,
con prisa pero lenta,
le cuesta trabajo no trabarse en el paso
con esos pies suyos, tan enormes.
Por eso Marta llega tarde
y los besos le caducan entre los dientes
y su lengua se reseca de respirar fatigada por la boca.
Sus rodillas son torpes y se le encadena el muslo al gemelo
haciendo un largo paseo su camino.
Sube, Marta, lenta por su cuesta arriba arrastrando los pies
ya casi sin dedos buscando sin encontrarse.
Se hace su día largo,
la calle enorme y su mundo pequeño sobre su suela raída.
Pero camina, ella siempre camina,
sin pausa y hacia delante
vomitándole resistencia a la derrota, negándole triunfos al fracaso.

Angel Rodríguez López (Jaén,1982).
(Poema del libro "Nombres escritos en la corteza de los árboles")

Nosotros los cobardes
Esparcidos, destrozados,
—nosotros, los cobardes,—
amputados,
pero enteros,
—nosotros, los cobardes,—
ya al final
inconscientes
pero sabedores…
—nosotros, los cobardes,—
ajenos en las ceremonias del adiós;
presentes en los territorios del olvido;
—nosotros, los cobardes,—
más allá de las sábanas blancas,
de la asepsia,
escondidos en nuestras particulares montañas,
—nosotros, los cobardes,—
en la noche, en las masías amigas,
en el correr por los pasillos,
a la alborada,
—nosotros, los cobardes,—
sin encontrarnos, separados,
atrapados en momentos lejanos,
—nosotros, los cobardes,—
sin valor para la lágrima,
empeñados en resistir,
sin saber
—nosotros, los cobardes,—
por qué...

Carlos S. Olmo Bau, (Vilafranca del Penedés, 1970)
Poema del libro "Espejos"

Revista literaria La RaRa (nº4). Tema: el Valor. 73 páginas. 24 colaboradores. Artículos, relatos, poesía, ilustración, fotografía. 5 euros más gastos de envío. Si queréis leerla, compartirla y disfrutarla, mandad un correo a: edicionesraro@yahoo.es

otros poetas que colaboran en la revista literaria "La RaRa" (nº4)
David González/ José Pastor González/ Isabel Tejada/ Esteban Maldonado/ Teresa Maciá/ Lara Moreno/ Raquel Rodríguez

la ilustración que abre esta entrada es de de Ralf Wandschneider del libro "Donde nadie me encuentre" de Rakel Rodríguez


domingo, 7 de junio de 2015

El Club del Misterio (Editorial Bruguera) 4º parte

- 24. Armas para la eternidad / ¡Votad a Berurier! (Frédéric Dard)
En "Armas para la eternidad" el comisario San Antonio, con ayuda de su madre, tiene que resolver una trama de tráfico de armas. En ¡Votad a Berurier!, con ayuda de su subordinado Berurier, tiene que resolver los asesinatos de todos los candidatos a diputados por una pequeña circunscripción francesa. 
Frédéric Dard tiene estilo, un estilo repleto de humor, burlón y directo (incluso dialoga con los lectores). Frédéric Dard no escribe novelas negras, ni policiales, ni de intriga, sus novelas son humoristas, llenas de sarcasmo, casi parodias. No son grandes novelas pero son entretenidas y aunque son algo repetitivas son graciosas y escritas con soltura e ingenio.
En el interior de la contraportada: Gerard Barry en el film "Comisario Sanantonio" de Guy Lefranc, 1974.

- 25. El círculo se estrecha (Julian Symons)
David Nelson tiene la plena seguridad que va a ser nombrado director de "Crimen Magazine". Sin embargo todo se tuerce en el último momento e incluso todos los indicios le van a señalar como autor del asesinato de uno de sus compañeros de trabajo. David Nelson deberá investigar por su cuenta y resolver sus problemas laborales y familiares si no quiere verse atrapado por el circulo en que se encuentra.
"El circulo se estrecha" es una novela de intriga, bien construida, entretenida y que tiene el aliciente de desarrollarse en el mundo de las editoriales dedicadas a la novela popular. 
Julian Symons (1912-1994) fue poeta, ensayista, biógrafo (de Edgar Allan Poe, Conan Doyle, Agatha Christie, Dashiel Hammett), editor,  autor de más de 30 novelas policiales y del ensayo "Historia del relato policial" (1972), publicada en España por Bruguera en 1982.

- 26. Retrato de humo (Bill S. Ballinguer)
"Retrato de humo" es la historia de una búsqueda obsesiva, la de April por su mujer ideal (Krassy). Historia contada desde dos puntos de vista: el de Danny April (narrada en primera persona) y la de Krassy (en tercera persona). Con una magistral forma de hacer unir las dos historias y con el estilo negro que bebe de las novelas de James M. Cain (con mujeres duras y fatales como ejes de la historia) Bill S. Ballinguer construye una buena, original, afilada y potente novela negra. 
Retrato de humo fue llevada al cine por Ken Hugues como el título de "Wicked as They Come" (en España se tituló "La vividora")

- 27. Viernes 13 (David Goodis)
Hart huye de un pasado tormentoso y acaba por casualidades de la vida forzado a formar parte de una banda de atracadores, donde la muerte, los odios, la lucha por el poder, el amor y la mala suerte, llevará a sus miembros a unas consecuencias donde ninguno de ellos saldrá indemne. "Viernes 13" (1954) (o Viernes Negro) es una novela irregular, que mezcla partes notables con situaciones nada creíbles, prescindibles y/o deslavazadas. Uno de los mayores logros de la novela es la creación por parte de David Goodis de una atmósfera cargante y opresiva, donde personajes y lector quedan atrapados.
Bajo el título "Triple traición" fue llevada al cine por Renè Clemant en 1972.

- 28. El clan de los sicilianos (Auguste le Breton)
En "El clan de los sicilianos" el atracador y pistolero Roger Sartet (alias Mosca de Mayo) es ayudado por el clan de los Manalése a evadirse de la cárcel. Estos le dan refugio y protección para poder preparar conjuntamente el atraco a los joyeros de una reputada firma de joyería. Por otro lado el policía anti-gangs Françoise Le Goff y sus hombres harán todo lo posible para atrapar al hombre fugado. Auguste Montford alias Le Breton, autor de la gran novela "Rififi", con su característico estilo conciso, descriptivo y preciso, con su argot callejero, con sus mujeres sexuales, con su empatía por sus personajes y sus pinceladas de crítica a la sociedad construye una novela entretenida y recomendable lectura.
En el interior de la contraportada de este número 28 del Club del Misterio, Ives Lefebre y Marc Porel en la película "El clan de los sicilianos" de Henri Verneuil, 1969.


- 29. El doble crimen de la línea Maginot (Pierre Nord)
Recurrir a los trucos narrativos del género policiaco, donde un enigma (casi siempre un crimen) que debe ser resuelto, proporciona intriga y un hilo argumental al desarrollo de la narración, ha sido, y sigue siendo, de gran utilidad para escritores que quieren retratar un ambiente o una situación social o política determinada, y para los cuales el crimen en cuestión no es más que una escusa. 
Pierre Nord, en esta su primera novela, escrita en 1935, proporciona al lector una ortodoxia y bien construida narración, ceñida a los cánones del elegante relato policial europeo de entonces. Pero lo atractivo no es argumento, en si convencional, ni los personajes, fríos y arquetípicos patriotas y traidores, sino la trastienda política y sobretodo el escenario. Se utiliza el relato policial para construir una historia de política ficción, con la amenaza latente del enemigo exterior, invisible al otro lado de la frontera, y la presencia oculta y activa de ese mismo enemigo "infiltrado entre nosotros" (entre los lectores franceses de entonces). Y sobretodo se utilizan los recursos del relato policial para descubrir y recorrer todos los rincones de la línea Maginot, la verdadera protagonista de la novela, un pequeño universo de túneles de hormigón nidos de ametralladora, respiraderos, cañones que aparecen y se ocultan... por los que se mueve una fantasmagórica guarnición, vigilante frente al enemigo aleman a lo largo de toda la frontera. Un enemigo que no tardaría ni cinco años en tomarla sin disparar un solo tiro. Simplemente rodeándola.
del libro inédito "Apuntes en negro sobre novela negra europea" de Pedro Villalón


- 30. A quemarropa (Richard Stark)
"A quemarropa" es la historia de una venganza. Escrita en 1962 por Donald Westlake bajo el seudónimo de Richard Stark, The Hunter ("A quemarropa") es una novela negra con clase, de estilo vigoroso, duro, potente, directa. Una de esas joyas que hacen que tras su lectura uno quede enganchado a la novela negra. En ella se narra -en tercera persona- la venganza de Parker, un ladrón profesional, que tras participar en un robo, es traicionado y dado por muerto (tras meterle seis tiros) por sus compañeros y su mujer. Donald E. Westlake escribió aproximadamente cien novelas y tras el éxito de ventas de "A quemarropa"  Parker fue protagonista de más de veinte novelas. Contaba Westlake que decidió adoptar el seudónimo Stark (que en inglés quiere decir austero, sucinto, duro) para «recordarme en todo momento qué era lo que debía hacer. Toda ficción empieza por el lenguaje. Primero eliges el tipo de lenguaje que vas a usar, luego la historia y por último los personajes. Y quise que el lenguaje fuera muy sobrio y crudo y que no usara adverbios. Quería que fuera stark. Y por eso elegí ese nombre. Lo de Richard fue por Richard Widmark».
La novela ha sido adaptada al cine en dos ocasiones; en 1967 dirigida por John Boorman y protagonizada por Lee Marvin. Y en 1999 (titulada "Payback") dirigida por Brian Helgeland y protagonizada por Mel Gibson. En el año 2006 se presentó un nuevo montaje del director (titulado "Payback: Straight Up") que está más acorde con la historia y el estilo de la novela. "A quemarropa" también ha sido adaptada varias veces al cómic, una buena adaptación es la realizada por Darwin Cooke y que en España edita Astiberri.

- 31. El tren de la muerte (Sebastien Japrisot)
En "El tren de la muerte" el cadáver estrangulado de una mujer aparece en las literas cuando están haciendo revisión y limpieza de los compartimientos. Uno tras otro, los pasajeros que habían ocupado aquel departamento son brutalmente asesinados. El asesino no deja ninguna pista, y todo hace suponer que seguirá adelantándose a la policía. Novela policíaca, bien construida, perfectamente hilvanada, con personajes bien perfilados y que mantiene el suspense y la trama hasta el final. Una novela entretenida, ágil, ingeniosa, currada... pero algo fría, sin claroscuros, sin pasión, sin sentimiento... Sébastien Japrisot (1931-2003) publicó (bajo el seudónimo de Robert Laffont) su primera novela (titulada "Les mal partis") con diecisiete años. Con veinte años tradujo varias obras de Salinger y más adelante compaginó su trabajo como creativo y director de publicidad con la escritura de ficción.
Muchas de sus novelas han sido llevadas a la gran pantalla entre ellas "Largo domingo de noviazgo" dirigida en 2004 por Jean-Pierre Jeunet.

- 32. Enigma para locos / El hombre de la risa (Patrick Quentin)
El empresario teatral Peter Duluth se está curando de su adicción al alcohol en un sanatorio mental exclusivo para gente adinerada. Duluth nos contará, en primera persona, los extraños y violentos sucesos que ocurren tras las cuatro paredes del manicomio. La novela se centra en la búsqueda del culpable sin preocuparse de otras circunstancias, aun así esta bien narrada y mantiene el pulso, aunque tal vez es demasiada extensa y  alarga la intriga innecesariamente.
Quentin Patrick es el seudónimo que emplearon los escritores norteamericanos Richard Wilson Weeb y Martha Mott Kelley. Más tarde el seudónimo solo fue utilizado por Richard Wilson Weeb. A partir de 1936, Weeb se asocio con el escritor británico Hugh Callingham Wheeler para publicar varias novelas con el famoso seudónimo.


- 33. La máscara de Dimitrios (Eric Ambler)
Un ex profesor universitario que escribe novelas policiales decide averiguar (como un ejercicio de investigación) la vida y las andanzas de un hombre llamado Dimitrios, que ha sido encontrado asesinado en las aguas del Bósforo. "La máscara de Dimitrios" (1939) es una novela policiaca con dosis de novela de espías, pero lo que la hace interesante y distinta a la gran mayoría de las novelas del género es que aquí no se busca al culpable de un asesinato, sino que se busca reconstruir la enigmática vida de un asesinado del que no sabemos casi nada. "La máscara de Dimitrios" está construida como los bells sellers actuales: escenarios exóticos (Estambul, Viena, París), personajes enigmáticos e intrigantes (Dimitrios, Mr. Peters), un contexto histórico con transfondo político, un pasado (que corresponde a la vida de Dimitrios) y un presente (que corresponde a la investigación llevada por el ex profesor) que se va alternando en la narración, una intriga fácil de seguir... Graham Greene opinaba que Eric Ambler era "el mejor de todos los escritores de thrillers", afirmación algo exagerada pero "La máscara de Dimitrios" es una novela que está por encima de la media de los bells sellers y de muchos thrillers.

- 34. Más allá hay monstruos (Margaret Millar)
Margaret Millar es una buena escritora de novelas de intriga, con un estilo directo que cuida los detalles, de fácil lectura y que sabe mantener la intriga hasta el final. "Más allá hay monstruos" se desarrolla en su mayor parte en un juzgado (Margaret Millar solía acudir con frecuencia a juicios y procesos para argumentar algunas de sus novelas) donde nueve testigos ofrecen su opinión sobre la vida de Robert Osborne y  de lo ocurrido el día de su desaparición. Robert Osborne desapareció la noche de 13 de octubre, desde ese momento no se tienen noticias de él. Su mujer, Devon, convencida de la muerte de su esposo ha solicitado que se le declare oficialmente muerto para poder rehacer su vida. Todo indica que Robert Osborne fue asesinado por los jornaleros que tenía contratados para trabajar en sus tierras. Solo la madre de Robert sigue convencida de que su hijo sigue vivo. En la audiencia que se celebra para declarar oficialmente muerto a Robert, Devon descubrirá muchos aspectos que no conocía de su esposo y de su familia.

- 35. Juve contra Fantomas (Pierre Souvestre y Marcel Allain)
Con longevo éxito nacional e internacional de ventas entre lectores de todos los extractos sociales, la serie a la que pertenece esta novela (segunda en el orden de publicación) se inicia en el año 1911 por encargo del editor Artheme Fayard a la pareja de escritores y periodistas formada por Pierre Souvestre (1874-1914) y Marcel Allain (1885-1969) que combinados en asociación, repartiéndose la faena con equidad distributiva (uno redactaba los capítulos pares y el otro los impares), dieron a la imprenta y surtieron a los kioscos de 32 obras, lista a la que hay que sumar 11 títulos más que Allain produjo en solitario después de la muerte de Souvestre. De esta prolífica pluma dual nace Fantomas “El Emperador del Crimen”, villano donde los haya de la literatura popular francesa, malo malísimo que aunque las características de su idiosincrasia corresponden a las de un bellaco decimonónico, muestra rasgos que aventuran el comportamiento criminal del sicópata moderno; es un asesino frío, despiadado, sin remordimientos, capaz de matar y apropiarse de la identidad de la víctima si ello le sirve para cumplir sus malévolos propósitos; maestro del disfraz auténtico hombre de los mil rostros, de los mil vestidos, de los mil aspectos, una personalidad camaleónica que se funde y confunde entre el elenco de personajes del drama engañando a los guardianes de la ley y el orden, para permanecer siempre inquietante, siempre sospechoso sin mostrase claramente culpable: “la silueta enigmática y nunca precisa del misterioso Fantomas que turba la tranquilidad pública, aparecía, sembraba la muerte y el espanto y vuelta a desaparecer; se desvanece”; tan espectral que oficialmente los mandamases de la policía y los tribunales, en un principio, se niegan a admitir su existencia. Incapaz de ser leal a nada ni a nadie, se rodea de una banda de facinerosos reclutados en las cloacas de los bajos fondos parisinos, exreclusos, chulos de trotacalles, matones de cabaret, rateros violentos, miserables condenados a sufrir la marginación incluso en el nombre, cada uno de ellos responde por su alias (Tonelero, Barbudo, Zapador), polichinelas malencarados, actores secundarios de una trama de atracos y asesinatos al servicio de los intereses de su jefe, carne de cañón a la que si el guión lo exige se sacrifica. 
Gabinetes movedizos, casas trampa, arquitectura laberíntica, callejones sin aparente salida, entradas secretas, artilugios producto de una mente retorcida que comparte habilidades entre la magia potagia y la ingeniería; obstáculos perversos que ponen a prueba el ingenio investigador de Monsieur Juve, inspector de la Sûreté Prefectura de Policía de París, el perseguidor tozudo, el reverso de la moneda, el polo opuesto, pero como todos los extremos estos también se tocan: hábil en el disfraz y el disimulo, versado (si la ocasión lo requiere) en emplear trucos de maleantes, un arte a añadir al empleo de la lógica aplicada a las informaciones que le proporcionan los espías infiltrados, los soplones, los mendigos vagabundos o las golfas desvergonzadas novias de delincuentes que denuncian a sus amantes por venganza. Todo sirve para cumplir con la obsesión y el deber de descubrir, neutralizar y arrestar al sanguinario archienemigo.
Lucha de contrarios, juego del ratón y el gato donde a veces la trama invierte los papeles y el ratón pasa a ser gato y el gato ratón: un corre que te pillo de personajes que en cada página apuestan la vida. En la mejor tradición de las novelas folletinescas, en su día cosecharon el elogio de los surrealistas (al dictamen de Bretón, claro está) y posteriormente sus historias fueron llevadas al tebeo, a la televisión y al cine. De las adaptaciones realizadas para el séptimo arte, este Asno aficionado entusiasta a las comedias de suspense de serie B se atreve a recomendar la trilogía de películas filmadas entre 1964 y 1967 por André Hunebelle con Jean Marais como Fantomas y Louis de Funés como Juves.

- 36. Muerte en la escuela (Giorgio Scerbanenco)
En una escuela milanesa de niños conflictivos, la joven maestra Matilde Crescenzaghi es violada, torturada y asesinada. Los culpables del asesinato son los once alumnos de su clase nocturna. Los once se niegan a hablar y a contar lo ocurrido aquella noche. Son culpables pero para el ex-doctor y policía Luca Lamberti, el verdadero, el autentico responsable es quien impulso a aquellos jóvenes al asesinato. Y Luca Lamberti está decidido a descubrirlo. "No servía de nada. Nadie quería saber la verdad, había muerto una maestrita, once muchachos, aunque lo negaban, la habían ultrajado, torturado y asesinado, pero por su edad los condenarían a penas ridículas. Que hubiese un cerebro, el verdadero responsable de aquella masacre, no le importaba a nadie". 
Giorgio Scerbanenco (1911-1969), uno de los pioneros de la novela negra italiana, comenzó su carrera literaria como escritor de narraciones y novelas románticas, pero el éxito de su primer libro policial "Sei giomi di preavviso" (1940) le  hizo decidirse por la novela negra. Giorgio Scerbanenco fue un narrador prolífico (Luca Lamberti  fue protagonista de cuatro novelas -tres de ellas llevadas al cine-), un narrador de estilo duro y directo y que no tenía reparos en acercarse y profundizar en los aspectos más escabrosos y sórdidos del ser humano. En "Muerte en la escuela" tanto autor como personaje (Luca Lamberti) tienden en sus observaciones a ser implacables e inmisericordes con lo que consideran "anormal" y nocivo para la sociedad (delincuentes, prostitutas, homosexuales, alcohólicos) pero en algunos momentos de la novela muestran su lado más humano y consiguen empatizar tanto con las victimas como con los verdugos. Una novela de claro oscuros, sórdida, bien narrada y hilvanada, que hizo de Giorgio Scerbanenco, no solo un pionero sino un maestro para futuros escritores italianos de novela negra.
tras las huellas de Giorgio Scerbanenco en España: Ediciones y traducciones

martes, 2 de junio de 2015

La RaRa Nº4. Revista literaria (ediciones RaRo)

Revista literaria. Tema: el Valor
73 páginas
24 colaboradores
Artículos, relatos, poesía, ilustración, fotografía
5 euros más gastos de envío
Si queréis leerla, compartirla y disfrutarla, mandad un correo a: edicionesraro@yahoo.es
No os defraudará...