un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

sábado, 28 de noviembre de 2015

Noche de sábado. Pedro Juan Gutiérrez.



Pedro Juan Gutiérrez. La línea oscura. Poesía escogida. 1994-2014

Noche de sábado
Llueve fervorosamente sobre la ciudad
Llueve con truenos y luces apagadas.
Esa lluvia desoladora y fría
acosa al pequeño que me habita en un recodo.
En un recodo de los años.
Voy hasta allí, intento dormirlo,
pero las ráfagas de agua y los truenos entran por las ventanas
se filtran por el techo medio derruido.
El muchachito toma la pluma y escribe miles de veces
la misma palabra con tinta negra sobre un papel amarillo.
Una sola palabra repetida miles de veces.
Bajo  las escaleras
y camino mojándome bajo la lluvia
La noche, que se construye imbatible.
Noche que me traspasa el corazón
con su silencio de lluvia.
¿A dónde voy?
Abre la puerta. No hay puerta. Un barco enorme
enciende sus luces y se mece en el agua negra. Un barco
iluminado, borroso en lluvia, entra al puerto lentamente.
El muchachito, aterrado, se acongoja, suelta una lágrima.
Ya no hay nada.
Ya no queda nada, ni esperamos por nadie.
Sólo la lluvia.
Llueve sobre La Habana en tinieblas
y el niño despierto
La Habana chorreando agua, hermosa y callada.
La Habana mulata. Y yo despiadado,
sigo buscando.
Este oficio insano de buscar en las tinieblas.
Hasta los fantasmas perdieron el rumbo.
Estamos solos tú y yo.
No insistas. Déjame caminar sin pensar en nada.
Ya no hay regreso a la  inocencia.
Hemos caminado y perdimos la huella.
El viento ha borrado el rastro.
La lluvia, las liturgias del canto, el lodo.
Un rock duro está sonando lejos,
en el centro de la noche con lluvias y truenos.
No queda nada más.
La Habana está vacía y desolada. Solitaria y oscura.
Sólo el barco iluminado, lento como un fantasma iluminado.
Sin prisas después de tanta borrasca. El barco entra al puerto
y la Habana herida, sin abrir la boca.
Tú y yo estamos solos, hermanito mío,
en esta ciudad imposible y mágica.
Después de la lluvia
presiento que te dormirás al fin
y la magia de los dioses negros
como un manto,
después de la lluvia y la noche.
La magia de los dioses negros.

el dibujo es de Guillermo Muñoz Vera

No hay comentarios: