un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

sábado, 15 de agosto de 2015

pata negra




tras escuchar a Solea Morente y Los Evangelistas

pata negra
era inspiración
era locura
eran guitarras callejeras
alegrías y rock gitano
bulerías eléctricas y blues fronterizo
eran noches de invierno
que llovía a chaparrones...
y tanto polen
como hambre
ahora, treinta años después
escuchando a Los Morente y compañía
todo me parece pose y malas copias
marketing y mánagers millonarios
no hay nada de aquella magia
de aquella poesía
de aquella rabia
de aquella pasión
y el hambre es muy distinta
ahora,
pasa la vida
y es mejor el silencio

No hay comentarios: