un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

sábado, 29 de agosto de 2015

Pablo Gutiérrez. Los libros repentinos


Los libros repentinos nos cuenta la historia de Remedios, una anciana de existencia frustrada, cuya vida puede ser contada a golpes de sinsabores: casada con un hombre mal elegido con el que buscaba emancipación y libertad, con dos hijos sin suerte, lejos de ella desde hace años, y todo en un barrio gris, humilde, pobre, perteneciente a esas zonas oscuras de las ciudades alejadas de guías turísticas y de campañas electorales. Un día, apenas unas horas después de morir su marido, una caja llena de libros llega a su casa por error. A partir de ahí Remedios entabla una intensa relación literaria con autores clásicos españoles que la ayudan a conocer su propia historia y a interpretar el mundo que la rodea. Remedios - y nosotros con ella - descubrimos que Baroja, Galdós, Clarín, Unamuno.. aún pueden servirnos para radiografiar a nuestra sociedad actual, nuestras ciudades, nuestras carencias y miserias, también nuestras grandes esperanzas. Estos libros son para Remedios, como podrían serlo para cualquiera de nosotros, nuestra salvación, la cuerda que evita nuestra caída.

Los libros son el inicio, la mecha de una revolución, la que Remedios emprende para revelarse contra lo establecido, dando(nos) una lección de que la acción y las posibilidades de cambio no están en las grandes cosas, sino en nuestro entorno más cercano: pequeñas acciones que encierran grandes gestas.

Es admirable como, con este planteamiento, Pablo Gutiérrez, entremezcla su novela - su discurso, narrándonos la historia en una tercera persona - con fragmentos literales de novelas de estos autores, en cursiva, para que podamos identificarlas, pero perfectamente mimetizadas en la novela (parecen haberse escrito para esta historia, en una suerte de copia-pega literario impecable), en el homenaje más original que he podido ver en un autor hacia otros autores. Los libros a los que pertenecen los fragmentos que Remedios-Pablo Gutiérrez lee-utiliza están referenciados al final del libro, en una clara invitación a ser leídos y descubiertos (o re-descubiertos en algunos casos).

La historia de Remedios es también el envoltorio de lo que Pablo Gutiérrez aborda a lo largo del libro con trazo fino y precisión de cirujano. Como decía antes, el barrio donde se desarrolla la historia pertenece a esos lugares de los que una ciudad no presume, no habla, en muchas casos ni siquiera conoce... tampoco la literatura suele frecuentar estos lugares, barrios humildes (no son los barrios marginales a los que sí recurre la literatura y el cine), viviendas sociales del extrarradio (extramuros en palabras de Gutiérrez) al otro lado de las autovías radiales de las ciudades, ocultos tras grandes paneles para no perturbar el viaje del conductor que vuelve a casa. Estos barrios definen la desesperanza de nuestra sociedad, los grandes fracasos colectivos. Pablo Gutiérrez nos abre los ojos y nos muestra la trastienda de nuestro estado del bienestar (que dicho sea de paso, se empequeñece día a día a nuestro alrededor).  
primeras páginas de los "Los libros repentinos"

No hay comentarios: