un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

viernes, 17 de julio de 2015

Cuidado con el perro. últimos poemas

un poema del poemario "Cuidado con el perro" (Ediciones RaRo)
Estos poemas fueron encontrados en el contenedor de papel que hay en la calle Los Álamos en la ciudad de Jaén.

los tiempos están jodidos
Cada vez hay más hombres solos
cenando bocadillos en la barra de los bares,
con la mirada ausente y el cuerpo derrotado
y silencioso.
Cada vez hay más mujeres fingiendo
libertad y alegría
que lloran a escondidas
sin saber aparentemente por qué.
Cada vez es más difícil saber si lo estás haciendo bien
o estás metiendo la pata de nuevo.
Y que no nos quiten la nómina, o el piso
o el coche, o el reloj, o el hígado,
si no la cosa se pone irremediablemente chunga.
Y aunque son tiempos jodidos
parece que nos gusta,
y nos desgastamos
todos contra todos
en peleas absurdas;
negro y blanco, hombre y mujer,
fumador y no fumador, vegetariano y carnívoro...
Todo muy gilipollas.
Y para rematar la faena;
unos vienen por la derecha,
metiendo miedo, reprimiendo, prohibiendo
o haciendo ajustes económicos.
Y otros por la izquierda
con sus nuevos dogmas, su doble moral, sus panfletos,
o cuidando de tu salud, tu vocabulario o tus lecturas.

Tal vez la única solución sea un cambio climático
o mejor todavía un cambio global.
Pero que esta vez no ganen los de siempre.
O todos o ninguno.

2 comentarios:

RaRo dijo...

Deberíamos reeditarlo. En eso pienso.

ypunto dijo...

Unos poemas desnudos, emotivos y brutales. A mi me gusta mucho este poema,
por su musicalidad y su sencillez

sin palabras
Nos bebimos, nos comimos, nos chupamos,
a cuatro patas en el suelo,
de pie contra la pared, en malas camas,
en pensiones encontradas en el camino,
en playas solitarias
en casas de conocidos,
en la habitación de tu hotel ...
Con drogas, sin ellas,
borrachos, sedientos, felices, sin prisas, a pelo
a escondidas o a plena luz del día.
Sin preguntas.
Sin promesas.
Sin concesiones,
sin calendario,
sin fronteras.
A muerte.
Como si nos fuera la vida en ello.
Prestándonos sueños, músicas, jugos, caricias y tabaco.
Sexo hasta calarnos los huesos.

Hoy, que las nieves han llegado por estos lares
te echo estas palabras
y de menos.
(Baby, la música la pones tú)