un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

miércoles, 10 de junio de 2015

Revista "La RaRa" (Nº4): Esteban Maldonado/ Teresa Maciá/ Lara Moreno/ Rakel Rodríguez


cuatro poetas que colaboran con la revista literaria "La RaRa" (Nº4): Esteban Maldonado/ Teresa Maciá/ Lara Moreno/ Rakel Rodríguez

Atardecer

Mientras estoy fumando tranquilamente
en la terraza de un bar,
absorto en mis pensamientos más oscuros,
las misteriosas sombras
asedian lentamente
la desnudez de esta tarde de enero,
cubriéndola de soledades y de miedos,
de fantasmas que aguardan en las esquinas de la noche.
Mientras estoy acabando de fumar
en la terraza de este bar,
observando el confuso desamparo de las calles,
el tiempo agita los cuchillos del frío
y una suave brisa ensangrentada
nos eleva el alma, entre hojarascas secas
y heridos adioses,
hasta la más alta cumbre del silencio.

Esteban Maldonado (Cádiz, 1989)

Algo en común
      a los hermanos

No existe el tiempo indolente.
La memoria arrasa con lo bueno. Cae desvaneces
Nada como salir en estampida hacia ti.
Mamá bajo una lluvia impenetrable
esa trementina que pronostica
la interminable historia de nuestra historia…
Pensé entonces que estábamos siendo
derrotados por la maquinaria por la cruz
y la madera ahora arde al mirarla
es liberador, delicioso matar a tu asesino
desde el sofá
después de muchos años
y hacerlo contigo.

Teresa Maciá (Almansa, 1987)

Recuerdo de un jilguero
Mi hija tiene una herida imaginaria.
Es la herida de una aguja en el brazo izquierdo
o más bien el recuerdo de esa aguja.
Herida arañazo de jilguero herida pico clavado en carne blanca.
Ya curó el agujero pero ella no quiere que nadie
toque ahí,
no quiere quitarse la ropa y ni siquiera subirse la manga del pijama
para lavarse las manos.
Intentamos convencerla de que su herida no existe
pero ella frunce el ceño, pone voz en falsete
y escenifica el momento en que la herida fue causada.
Puedo perfectamente ver la cara de la enfermera entrando,
en las manos asidos los utensilios de abrir vías.
Si insistimos, se enfada.
No, no, no, dice.
Debemos respetarla.
Ella tiene una herida imaginaria
tan fresca que no llega a cicatriz.
Yo sin embargo tengo solo memorias.
Nostalgias de dolores ya cerrados.
Eso es más gratuito que la herida de un pájaro.
Mucho más fantasioso, más pueril.
Pero tengo también algo más peligroso y contundente:
el miedo admonitorio de dolores futuros
heridas vanguardistas
heridas horizonte
un abismal terror a la herida del mañana
la blanda superstición de lo premonitorio.
Yo también necesito que alguien venga a decirme
que la piel de mi brazo está curada
que ya no hay cicatriz ni siquiera un rasguño
leve temblor del daño
que no hay nada
que ha pasado el peligro
por ahora.

Lara Moreno (Sevilla, 1978)

Pocas palabras bastan
No dijeron nada.
Caminaron alrededor de la urbanización
observaron los jardines la piscina
las casas unifamiliares blancas limpias esplendorosas,
vacías casi todas.
Caminaron por allí
mirando
pensando que sí que todo eso existía
y no estaba a su alcance.
No lo estaría por mucho que trabajasen.
Los pocos vecinos
respiraron aliviados
cuando se fueron.

Rakel Rodríguez (1971)

otros poemas de otros colaboradores de La RaRa (Nº 4)
david gonzález/ josé pastor/ isabel tejada
ana patricia moya/ ángel rodríguez lópez/carlos s. olmo bau

para disfrutar de la revista en papel poneros en contacto con edicionesraro@yahoo.es

No hay comentarios: