un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

miércoles, 22 de octubre de 2014

El prestamista. Edward Lewis Wallant


Cuenta Eduardo Jordá en su documentado prólogo, que al acabar la guerra, Wallant y sus amigos alquilaron una habitación para beber y lanzarse a buscar chicas en los garitos de la ciudad. En un momento de la noche, Wallant comenzó a contar chistes, anécdotas e historias a sus amigos... y avanzó la noche y se hizo de día y Wallant seguía con sus historias y se dieron cuenta que ya había amanecido y que ya no encontrarían chicas en ningún sitio. Y todos, aquella noche, aceptaron de buena gana no conseguir ninguna chica porque prefirieron quedarse escuchando las historias de Edward Lewis Wallant.
Y eso es lo que ocurre cuando el lector empieza a leer "El prestamista". La historia, los personajes, el estilo narrativo, los diálogos... te van atrapando y no te sueltan hasta mucho después de acabar con su lectura. 
"El prestamista" es la historia de Sol Nazerman, un judío polaco que intenta rehacer su vida regentando una casa de empeños en Harlem, por donde pasan todos los días una gran parte de los habitantes del barrio para conseguir algo de dinero empeñando los objetos más variados y extraños. (Son magnificas las páginas donde Wallant retrata las personas que acuden a la tienda).  Sol se limita a hacer su trabajo sin preocuparse de lo que ve y sucede a su alrededor. Como consecuencia de su paso por los campos de concentración nazis, donde perdió a su mujer y a sus hijos, Sol sólo sabe enfrentarse al dolor, a las heridas y a los recuerdos, mostrando un desinterés y una falta total de sensibilidad por el resto del mundo. Incluso su relación con la gente más cercana (ayudante, hermana, cuñado, sobrinos, amante...) es fría y distante, aunque algunos de ellos intuyen que esa frialdad y esa distancia es una forma de defenderse de un dolor que le atormenta y que explicaría su falta de humanidad, sensibilidad y pasión. Jesús Ortiz, su ayudante en la tienda, que sueña con tener su propio negocio, a pesar de la frialdad y la distancia que pone Sol entre ellos, intenta aprender todo lo que puede enseñarle Sol, e intuye que Sol es un buen hombre. Su hermana (y cuñado y sobrinos), con los que Sol vive (y a los que mantiene económicamente), intentan hacer todo lo posible por hacerle más sociable pero sin mucho maña y sin mucho éxito. Su amante, y una mujer soltera y nueva en el barrio, y algún vecino, buscan la amistad de Sol pero este parece que no tiene mucho que dar. Y la vida sigue avanzando y cada uno de los personajes de esta historia tendrá que enfrentarse a sus miedos y fantasmas para tener una mínima posibilidad de ser feliz. 
Una gran novela. Un gran escritor con una habilidad innata para narrar. Y una gran historia sobre la necesidad  "de cogernos de la mano en medio de la oscuridad"

"El prestamista" fue llevada al cine con gran maestría por Sidney Lumet

Las cuatro novelas que publicó Edward Lewis Wallant:
- "The Human Season" (1960)
- "El prestamista" (1961)
- "The Children at the Gate" (1964)
- "Los inquilinos de  Moonbloom" (publicada póstumamente en 1963)

1 comentario:

Anónimo dijo...

No conozco al autor pero la novela parece interesante. También su blog.