un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

jueves, 2 de octubre de 2014

dos poemas en La Fanzine#11


dos poemas que me publican La Fanzine #11 (pág 8 y pág 39)
La Fanzine#11 el futuro

ella es Natalia Vodianova y el fotógrafo Paolo Roversi

y un relato pornográfico que no me publicaron:
El futuro está en tus manos
El bebe tiene hambre y no para de berrear desde que despertó. Hasta se ha quedado afónico de tanto llorar, lleva sin comer desde ayer por la noche y no tienes leche ni nada con lo que calmarle la hambre. Sabes que solo te queda una opción. En los d
os supermercados del barrio ya no te fían, la vecina del primero está medio loca y no abre la puerta a nadie que no sea su hijo cuando viene a verla todos los lunes. Los del segundo son una pareja de yonquis que no hacen otra cosa que discutir a gritos cuando coinciden en casa y que malviven de la ayuda social. El del tercero, es un mamón que no da nada gratis. Sabes lo que hay. Si quieres leche tendrás que ordeñar te dijo la primera vez que fuiste a pedirle dinero para comprar leche para tu bebe. No te lo podías creer, te temblaron las piernas y subiste a casa maldiciendo a todos los capullos. Por la tarde bajaste, veinte euros por una mamada, la siguiente vez los veinte euros daban derecho a un polvo, la tercera vez a un polvo y a que se corriera en tu cara. A tu vecino del tercero le gustan las jovencitas y hace unos días te regalo una falda de colegiala y te dijo que la próxima vez que tuvieras problemas fueras a verle con esa falda y sin bragas. Es lo que hay. Odias todo de él. El olor a viejo, la decoración de la casa, la forma de doblar la ropa y colocar los zapatos cuando se desnuda, los jadeos con los que descarga, el lenguaje desagradable que utiliza. El bebe sigue llorando, ya no lo soportas, te va a volver loca. Lávate bien hay abajo que me gusta comer conejitos también te ha dicho el mamón del tercero. Vas al cuarto de baño, meas y después te lavas el coño y te pones la maldita falda. Y bajas al tercero. Te abre en bata y zapatillas y nada más verte sonríe maliciosamente y te hace pasar. Vais a la cocina y te ofrece una cerveza, no tarda  en ponerse detrás tuya y meterte la mano bajo la falda y susurrante lascivamente al oído, putilla, estás húmeda , bebes la cerveza que te ha ofrecido mientras te dejas sobar el coño, hoy tengo ganas de follarte sobre la mesa de la cocina, sin preámbulo, veinte euros es poco dices, bueno a ver como te portas y tal vez te lleves algo más, es cuestión de mover un poco más el culo, te empuja hasta la mesa de la cocina, te tumba bocabajo en ella, y te levanta la falda, te separa las piernas, se arrodilla y se pone a lamer, lame como un perro, a lo bruto, finges unos jadeos porque has aprendido que los jadeos le ponen cachondo y tarda menos en correrse, fóllame le dices, cuando antes acabe toda esta mierda mejor te dices a ti misma, se baja los pantalones, el calzoncillo y te penetra torpemente, mueve el culo, putilla, mueves el culo en círculos, así no te dice, mueves el culo de arriba a bajo, sintiendo como su polla se te clava hasta el fondo, ya no se mueve, te toca a ti moverte, se corre dentro de ti, hijo puta le gritas cuando sientes su esperma entre tus piernas, no me dio tiempo a sacarla te dice sacando la polla chorreante, cabrónazo de mierda ahora voy a tener que gastarme el dinero en una puta pastilla, te lanza un tortazo a la cara, cállate puta, los insultos y los gritos te lo guardas para los borrachos que te llevas a casa, aquí a callar y a tragar. Callas y te tragas las lágrimas que se acumulan en la garganta. El del tercero se sube los calzones y el pantalón, tu te estiras la maldita falda. Va al salón y vuelve con dos billetes de veinte, y te los lanza a la mesa. Hay que reconocer que sabes mover el culo, la próxima vez que vengas por aquí tendrás que sudar un poco más para llevarte cuarenta euros, me sales muy cara, coges el dinero y subes a casa, te lavas el coño, te frotas con fuerza, con rabia, ya no vomitas como las primeras veces, te cambias de ropa y bajas al supermercado y la farmacia. El bebe, vencido por el hambre, el llanto y el sueño, se ha dormido, agotado, rendido.

No hay comentarios: