un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

martes, 13 de mayo de 2014

Club del Misterio. Bruguera. 2º parte

 - 1. Cosecha roja (Dashiell Hammett)
El origen de la novela negra. "Cosecha Roja" (1929) rompió los moldes de la literatura policial y creó los moldes de la novela negra. En "Cosecha Roja" un detective de la Agencia Continental (Dashiell Hammett trabajó como detective privado para la agencia de detectives Pinkerton's, experiencia que le proporcionará material para algunas de sus novelas) se propone limpiar de hampones y gángsters una pequeña ciudad minera. A pesar de todos los impedimentos a los que tiene que enfrentarse, el detective está dispuesto, caiga quien caiga y sin reparar en consideraciones, a llevar a cabo una misión que nadie le ha encomendado. Con "Cosecha Roja" Dashiell Hammett crea una (nueva) novela policial que salpica, que mancha, radicalmente alejada de la novela policial tradicional, tan aséptica, deductiva y apartada de la realidad. Aunque algunos juegos malabares se le van de las manos y algunas situaciones se resuelven de manera poco creíble, "Cosecha Roja" es una novela imprescindible. Unas descripciones concisas, una trama argumental original e impactante, unos diálogos sarcásticos, unos escenarios callejeros y reales, un lenguaje vivo, un estilo narrativo directo, afilado, duro, intenso, violento, que no se anda con chiquitas y que llama a las cosas por su nombre, y ese escepticismo y fatalismo que será característica fundamental de este (nuevo) género, hacen de "Cosecha Roja" el origen de una nueva forma de escribir, entender y leer la novela policial (y que se extenderá a toda la literatura). La mejor manera de abrir una colección de novela negra.
- 2. Las aventuras de Sherlock Holmes (Sir Arthur Conan Doyle)
Arthur Conan Doyle creó a Sherlock Holmes y a el doctor Watson y popularizó la novela de misterio. En estas aventuras de Sherlock Holmes lo importante es resolver el enigma y Sherlock Holmes con su espíritu científico y su capacidad de observación, análisis y deducción se muestra capaz de resolver cualquier misterio. Sherlock Holmes tiene una gran legión de seguidores pero sus aventuras están centradas en la resolución del misterio y todo lo demás pasa a un segundo plano. Las tramas de sus relatos están bien armadas aunque a veces suele ser artificiosas y prefabricadas para poder mantener ese misterio y esa intriga. Y la resolución de los casos aunque teóricamente se deben a la observación, el análisis y la deducción, a este lector le queda la sensación que le han dado gato por liebre. Arthur Conan Doyle es un buen narrador y sabe mezclar con habilidad el relato policial y el de aventuras pero tendrían que llegar tipos como Dashiell Hammett, Raymond Chandler, Ross McDonald... para darle un par de vueltas a la tuerca y que la novela de misterio (de intriga, policial) fuese algo más que la resolución de un caso.
Uno de los relatos de esta colección de "Las aventuras de Sherlock Holmes" (1892) fue llevada al cine por Alfred L. Werker en 1939. Hay variadas películas y series televisivas basadas en relatos y novelas de Sherlock Holmes, cabe destacar "La vida privada de Sherlock Holmes"(1970) dirigida por Billy Wilder. Y "El perro de Baskervilles" (1959) dirigida por Terence Fisher e interpretada por Peter Cushing como Sherlock Holmes.
- 3. Cara a cara (Ellery Queen)
Ellery Queen es el seudónimo de dos primos estadounidenses creadores del detective aficionado Ellery Queen. Tras el éxito de sus primeras novelas escribieron 38 novelas y numerosos relatos, además de películas, series televisivas, revistas (Ellery Queen Magazine) y una franquicia (donde escribían varios autores) alrededor del personaje Ellery Queen. En "Cara a cara" (1967) una famosa, retirada y millonaria cantante es asesinada. Todo parece indicar que el instigador es el último marido de la cantante asesinada, un gigoló cazafortunas que tiene en su haber varios matrimonios con ancianas millonarias que le han aportado riquezas y fama. Estamos ante la típica novela-enigma (o novela-problema) donde lo importante es descubrir por razonamientos deductivos al asesino. "Cara a cara" no es una buena novela, su argumento se hace aburrido y pesado, los personajes son acartonados, sin profundidad, los escenarios (y las descripciones) insulsas, todo sin mucho estilo, sin mucha originalidad. 



 - 4. El sueño eterno (Raymond Chandler)
"El sueño eterno" (1939) fue la primera novela de Raymond Chandler donde el personaje principal es el detective Philip Marlowe. A esta novela la siguieron: "Adiós muñeca" (1940), "La ventana siniestra" (1942) , "La dama del lago" (1943), "La hermana pequeña" (1949), "El largo adiós" (1953) y "Playback" (1958). En "El sueño eterno" Philip Marlowe es contratado por el general Sternwood para que le libre del chantajista que está extorsionando a su hija. A partir de hacerse cargo del caso, Marlowe se verá envuelto en asesinatos, chantajes, vicios, enfrentamientos con gángsters y pistoleros, corrupciones y luchas por el poder. Narrada con ritmo trepidante y desbordante (tan desbordante que uno de los numerosos asesinatos no queda resuelto), con diálogos brillantes y cínicos, con personajes memorables y con una habilidad manifiesta para crear situaciones imprevistas, "El sueño eterno" es un clásico imprescindible.
"El sueño eterno" fue adaptada al cine en 1946 por Howard Hawks (con la colaboración en el guión de William Faulkner, Leigh Brackett y Jules Furthman) e interpretada en sus papeles principales por Humphrey Bogart, Lauren Bacall, John Ridgely, Martha Vickers y Dorothy Malone. Una obra maestra que hizo más grande la novela de Raymond Chandler.

- 5. El cuchillo (Patricia Highsmith)
"La autora que escribe sobre los hombres como una araña escribiría sobre las moscas" dijo de Patricia Highsmith el crítico Maurice Richardson. En "El cuchillo" ("The Blunderer", 1954, reeditado en 1956 como "Lament for a Lover") Walter Stackhouse, es un abogado, con un buen trabajo, enamorado de su mujer (Clara), con sus amigos, sus aficiones... que aunque ha tenido que renunciar a algunos de sus sueños, cree ser un hombre relativamente feliz. Cuando empieza a plantearse algunas preguntas sobre su vida y a obsesionarse con el asesinato y el supuesto asesino de Helen Kimmel, todo dará un vuelco inesperado. "El cuchillo" es una novela de intriga (terreno donde Patricia Highsmith se mueve con soltura y habilidad) que mantiene su pulso hasta el final, con una historia original y con unos personajes que la autora disecciona con minuciosidad. Es en la creación de los personajes y en la psicología de estos donde Patricia Highsmith demuestra una cualidad extraordinaria y principalmente en los enfrentamientos entre dos personajes masculinos y en el seguimiento de sus reacciones hasta sus culminaciones más enfermizas. Gran parte de las obras de Patricia Highsmith están a la altura de los clásicos (y grandes) del género y en muchos casos incluso (como con Horace McCoy o James Cain) transciende el género policial y son obras universales de la literatura.
"El cuchillo" se llevó al cine con el nombre de "El asesino" y fue dirigido por Claude Autant-Lara en 1963.
Isidre Monés, el ilustrador de las portadas de esta colección, utilizaba de modelos a miembros de su familia, en este número seis, el modelo es su hijo con una pistola de juguete. http://isidremonesart.blogspot.com.es/

- 6. El caso del juguete mortífero / Impulso creador (Erle Stanley Gardner)
Norda Allison rompe su compromiso con un joven de la alta sociedad, a partir de ese momento empieza a recibir anónimos amenazantes. Cuando es acusada de asesinato recurre al abogado criminalista Perry Mason. Erle Stanley Gardner escribió entre 1933 y 1973 más de ochenta y dos novelas con Perry Mason como protagonista (acompañado de su secretaria Della Street y el investigador Paul Drake) todas con la misma formula (desde los títulos "El caso de ..." hasta el desarrollo de la trama). "El caso del juguete mortífero" (1959) es simplemente una novela policial entretenida. "El impulso creador" es un relato corto (sin Perry Mason) totalmente prescindible.
- 7. El secuestro de miss Blandish (James Hadley Chase)
Para algunos James Hadley Chase es uno de los grandes maestros de la novela negra. Para otros es un simple imitador de Dashiell Hammett y Raymond Chandler. Y para una gran mayoría "El secuestro de miss Blandish" es un mal plagio de "Santuario" de Faulkner. "El secuestro de miss Blandish" es la historia del secuestro de una joven adinerada por parte de una banda de delincuentes de la misma familia y del síndrome de Estocolmo que sufre la joven. El conjunto de la amplia obra de Hadley Chase es irregular. Hay novelas como "Una corona para tu entierro", "Acuéstala sobre lirios" o "El secuestro de miss Blandish " que suelen citarse en las listas de las mejores novelas negras y en cambio hay otras perfectamente prescindibles. "El secuestro de miss Blandish" engancha al lector desde un principio, el estilo es duro, rudo, negro, los personajes están bien definidos y tienen carácter (a Hadley Chase hay que reconocerle que sabe crear personajes), la historia y la trama están bien construidas y mantienen el tono y la intriga. Y de repente la novela cae en noñerias, en situaciones previsibles, en situaciones ridículas y va perdiendo fuerza e interés. Pero Hadley Chase tiene oficio y sabe retomar la fuerza de la historia. Aun así el lector aunque reconoce que "El secuestro de miss Blandish " no es una mala novela se queda con la sensación que podía ser "algo" más.
Hay dos versiones cinematográficas de "El secuestro de miss Blandish", una la dirigió John Clowes en 1951, la otra con el título "La pandilla Grissom" la dirigió Robert Aldrich en 1971.
- 8. La bestia debe morir (Nicholas Blake)
"Voy a matar a un hombre. No sé como se llama, no sé dónde vive, no tengo idea de su aspecto, pero voy a encontrarlo y lo mataré (...) Estoy decidido a cometer lo que la gente llama "un crimen". Todo criminal, cuando carece de cómplices, necesita un confidente: la soledad, el espantoso aislamiento y la angustia del crimen son demasiado para un solo hombre". Este es el comienzo de "La bestia debe morir" (1938) una verdadera joya, una rareza, que ya nos tienen agarrados por el cuello desde un principio y que no nos va a soltar hasta el final. "La bestia debe morir" es una gran novela firmada por Nicholas Blake, seudónimo del poeta Cecil Day-Lewis.
"En los últimos años de la década de los cuarenta, dos de los mayores escritores ingleses de novelas policíacas anunciaron el fin de una época dentro del género: aquella que había sido protagonizada por la novela policíaca clásica y cuyos grandes exponentes fueron Agatha Christie, Dorothy Sayers, John Dickson Carr, Philip Macdonaid y Anthony Berkeley, entre otros. Este ultimo, precisamente, advirtió:
«Estoy personalmente convencido de que la vieja novela con un puro y simple enigma criminal, que se apoya únicamente en la intriga, sin agregar los atractivos de los caracteres, del estilo y del humor, tiene los días contados o, en todo caso, se encuentra en manos del fiscal de cuentas; estoy convencido de que la novela policíaca está en camino de convertirse en una novela de interés policíaco o criminal, pero que atraerá al lector más por su psicología que por su matemática. El elemento enigma persistirá, sin duda, pero se convertirá sobre todo en un enigma de caracteres más que de tiempo, lugar, motivo u oportunidad. Todo asesinato, hasta el más corriente de la vida real, oculta un conjunto de emociones, drama, psicología y aventura, cuyas posibilidades novelescas desaprovecha por entero la novela policíaca corriente.»
Berkeley, autor de obras memorables como "El caso de los bombones envenenados" y "El dueño de la muerte", cambió desde entonces su nombre por el de Francis Lies para firmar sus nuevas ficciones.
Nicholas Blake (pseudónimo del escritor inglés Cecil Day Lewis) fue también contundente y certero en su previsión, y contribuyó al advenimiento de la que a su vez llamó novela criminal con obras y personajes de notable envergadura, como "La bestia debe morir", donde el culto Nigel Strangeways es llamado a defender a un hombre con el cual el lector simpatiza desde las primeras líneas gracias a una sabia propuesta de complicidad.
"La bestia debe morir" es una novela dividida en cuatro partes. La primera corresponde al diario del escritor de novelas policíacas Félix Lane, pseudónimo del personaje llamado Frank Cairnes. En este diario el "escritor" anuncia su propósito de asesinar al hombre que arrolló y mató con un coche a su hijo Martie Caimes. Abandonados, por tanto, los presupuestos de la novela-problema, no se trata aquí de averiguar quién es el asesino. Cairnes/Lane conocerá pronto a quien terminó con la vida de su hijo. Lo que resta por saber entonces es si le matará o no. Y en el primero de los casos, si luego de hacerlo logrará escapar de la justicia o no.
"La bestia debe morir" es una novela de impecable construcción, que armoniza el suspense con una regocijada escritura. En ella, las claves de astucia y erudición de los protagonistas principales, Cairnes y Strangeways, saltan hacia el lector como continuos guiños: otro juego inteligente que confirma la voluntad estilística y reflexiva de Blake en esta obra que parece ceñirse, palabra por palabra, a su propio convencimiento de la caída en desgracia de la novela-problema y a lo enunciado por Anthony Berkeley con elocuente lucidez. (Juan Carlos Martini en el prólogo de una edición de 1980 de la editorial Brugera)
La novela fue adaptada dos veces para la pantalla. La primera en Argentina, en 1952 (tras el éxito de la mencionada publicación), dirigida por Román Viñol y Barreto y protagonizada por Narciso Ibáñez Menta. La segunda en 1969, en Francia, dirigida por Claude Chabrol.

- 9. El cartero siempre llama dos veces / El estafador (James M. Cain)
Narrada en primera persona "El cartero siempre llama dos veces" (1934) es la historia de Frank Chambers, un vagabundo que llega a una fonda donde la atracción que siente hacia Cora, la esposa de un emigrante de origen griego propietario de la fonda, le lleva a idear (junto a Cora) la simulación de un accidente para asesinar al marido de esta. El estilo directo en que está narrada la historia, los personajes, el erotismo, el fatalismo, el ritmo y la negrura, hacen de "El cartero siempre llama dos veces" una de las mejores novelas negras de todos los tiempos y a James M. Cain uno de sus mejores narradores. En "El estafador" un empleado bancario crea un sistema para estafar y quedarse con los ahorros de los clientes. Al ser descubierto por un supervisor que siente una fuerte atracción sexual por la mujer del estafador, se forma un triangulo amoroso en que todos juegan con cartas marcadas. James M. Cain es de los grandes y en esta corta novela vuelve a demostrarlo. Las novelas de James M. Cain con su vigor expresivo, su carga de erotismo y sexualidad, su crudo realismo, su lenguaje de la calle (cotidiano y fuera de academicismos), sus personajes y sus escenarios reales, su crítica a un sistema que deja atrás a los perdedores, su fatalismo y su profunda humanidad hacen grande al género negro y muchas de sus novelas (como ha pasado con las de Horace McCoy) son grandes obras de la literatura universal.

De "El cartero siempre llama dos veces" hay varias versiones cinematográficas. En 1939 la dirigió Pierre Chenal, en 1942 Lucchino Visconti, en 1946 Tay Garnett (con una Lana Turner esplendida) y en 1981 Bob Rafelson (con Jessica Lange y Jack Nicholson).

- 10. Cuando suena el timbre (Rex Stout)
"Rex Stout nació en 1886. Para demostrar que no es necesario la acción en la novela de misterio, creó la figura del hombre-maquina de pensar: Nero Wolfe, el detective que nación a la vida literaria en 1934 y en seguida logró eclipsar a su creador. Wolfe pesa 140 kilos, sólo mantiene discusiones acaloradas con su cocinero francés, no permite que nada ni nadie altere el horario ni turbe la paz de sus comidas, y dedica cuatro horas diarias a su colección de orquídeas exóticas. En los ratos que le dejan libres la buena mesa y los invernaderos, se ocupa de su profesión: soluciona los problemas sin moverse de su casa, ver a los sospechosos ni examinar las pruebas: le basta con unir con su prodigiosa cabeza los elementos que estaban dispersos en los informes de sus ayudantes" (del interior de la contraportada del libro)
En el interior de la portada del libro un fotograma de la película "Meet Nero Wolfe" (1936) con Edward Arnold como Nero Wolfe y dirigida por Herbert Biberman.
- 11. 1280 almas (Jim Thompson)
En "1280 almas" (1964) Nick Corey, sheriff de una pequeña población rural de la América más profunda, ante la proximidad de las elecciones se dedica a eliminar a todos los que puedan poner en duda sus capacidades como sheriff. Jim Thompson es brutal, es un puñetazo en el estómago, es crítico, salvaje, obsceno, escéptico, es la esencia de lo que tiene que ser un escritor de novela negra, de lo que tiene que ser un escritor comprometido con su escritura. Jim Thompson es de los grandes.
"Jim Thompson, hijo de una india cherokee y de un sheriff corrupto que lo abandonó a los dos años nació en Oklahoma en 1906 y murió en California en 1977. Tuvo infinidad de pequeñísimos trabajos con los que se fue ganando una vida magra. Se casó a los 25 años y fue padre de tantos hijos que su mujer lo obligó a hacerse una vasectomía. A los 27 empezó a leer a Marx, entre 1936 y 1938 militó en el Partido Comunista y a partir de 1951 fue perseguido por el senador Joseph McCarty. En 1956 se mudó de Nueva York a Los Angeles. Tuberculoso, alcohólico, infiel y desordenado, sin embargo su mujer se negó siempre a divorciarse. Publicó relatos y novelas pero su nombre comenzaría a afianzarse cuando viajó a París, en 1970, y la Serie Negra de la editorial Gallimard, dirigida por el legendario Marcel Duhamel, festejó su N° 1.000 con 1280 almas, una de las mejores novelas de Thompson publicada en 1964.
Duhamel no sólo consagró en Francia y en Europa a escritores como Jim Thompson, Horace McCoy y Chester Himes: selló con el nombre de su colección, Série Noire, a un género propio del siglo XX, el policial que Dashiell Hammett había inaugurado en la revista Black Mask con su novela Cosecha roja (1929) y que hasta el momento en que Duhamel inició la colección de policiales de Gallimard en 1944 se había llamado Hard boiled.
Nick Corey es el sheriff de Potts County, un pueblito de 1280 almas (no se cuentan negros) que elige siempre a su funcional jefe de policía, un hombre como Nick, que se hace el estúpido y que nunca ve lo que debería ver. De esta manera el pueblo vive en paz: los delincuentes son los negros, los blancos tienen su prostíbulo y sus negocios, y las blancas hacen el trabajo de todo el mundo empezando por el de sus maridos, que si no las muelen a palos. Pero Nick Corey no es un tarado. Lo parece, y habla como tal, pero su inteligencia es poderosa y su propia corrupción (como la del padre de Jim Thompson) lo lleva a recaudar coimas, golpear a inocentes y a matar a quienes lo molestan.
Una de las novedades que introduce aquí Thompson es que el delincuente ya no es alguien buscado por un detective capaz de descubrir cualquier misterio, ni un marginal de un sistema clasista y excluyente: el criminal, en 1280 almas, es el jefe de policía, quien cuenta además la historia en primera persona."
(Juan Carlos Martini)

Bertrand Tavernier en 1981 realizó una adaptación libre de "1280 almas" con el titulo de “Coup de torchon”. Ambientada en la África colonial francesa de 1938, relata la historia de un inepto jefe de policía que pretende implantar la justicia por su propia mano. Fue nominada al Oscar como mejor película de habla no inglesa en el año 1982.
En el interior de la portada de este nº11 de la colección "Club del misterio" un fotograma de Steve MacQueen en la película "La huida" (1972) de Sam Peckinpah , basada en un guión de Jim Thompson.
- 12. El candor del padre Brown (G.K. Chesterton)
En este conjunto de relatos, publicado en 1911, G.K. Chesterton (un buen narrador en otros géneros) mezcla unos cuantos personajes excéntricos, unos asesinatos inverosímiles, unas pistas falsas, algo de misticismo para liar el embrollo, unas gotas cítricas de críticas a los bolcheviques y a los capitalistas, unos supuestos culpables que llevan todas las papeletas para cargar con el muerto, una buena dosis de sermones sobre el bien y el mal y un sacerdote resabiado que resuelve todos los casos por deducción, y nos ofrece una bebida (unos lo llamarán cóctel, otros brebaje, otros jarabe) para tomar como aperitivo. 



- 13. ¿Acaso no matan a los caballos? / Luces de Hollywood (Horace McCoy)
Los concursos de resistencia de baile florecieron durante la Gran Depresión Norteamericana de los años 30, muchos a los que golpeó esta crisis vieron en estos concursos de baile una forma de salir del agujero, sólo tenían que bailar hasta caer rendidos. En "¿Acaso no matan a los caballos?" (1935) asistiremos a uno de estos inhumanos espectáculos. Novela magistral (en todo) de uno de los grandes narradores de la novela negra. "Luces de neón" es un relato corto sobre los miles de extras que acuden a Hollywood con la esperanza de ser una estrella. Con estás dos novelas (críticas, casi periodísticas) Horace McCoy saca la novela negra del mundo de policías y ladrones y la acerca a la vida real de millones de estadounidenses. Las novelas de Horace McCoy son grandes por esa forma especial que tiene su autor de mirar, de mirarlo todo desde un punto de vista real pero heterodoxo, inconformista y poniéndose de parte de los que perdieron.

Sydney Pollack llevó al cine en el año 1969 la adaptación de esta novela, (en España se título "Danzad, danzad, malditos") con Jane Fonda y Michael Sarrazin en los papeles protagonistas. Tanto la novela como la película son dos obras maestras.

Club del Misterio (Editorial Bruguera). 1º parte 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Que recuerdos! Crecí leyendo El Club del Misterio y el Círculo del Crimen de Fórum. Dos pulp fuera de su tiempo ¡y esas portadas! Enhorabuena por la iniciativa.

Anónimo dijo...

¿A qué político de la transición os recuerda la cara del pistolero de la portada de "Cosecha Roja"?