un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

lunes, 3 de febrero de 2014

Si Bukowski puede, tú puedes


En estos primeros meses del año (2014), Visor poesia, edita dos nuevos poemarios de Bukowski.
Si Bukowski puede, tú puedes
Bukowski le echo tesón, coraje, apostó el todo por el todo, no tenía mucho que perder, con su estilo directo, sencillo y con gancho se hizo con unos lectores cansados de una literatura acartonada, elitista y rebuscada. Bukowski escribía con fuerza, con frescura, con mala leche, con inconformismo y ternura, era divertido y era ameno. Se sentía seguro narrando historias de borracheras, mujeres, trabajos mal pagados, resacas, derrotas, días de apuestas en el hipódromo, noches de soledad y locura. Creó su personaje y un estilo propio y en raras ocasiones se metía en terrenos desconocidos para él, hablaba de lo que sabía, escribía de lo que había vivido. Veinte años después de su muerte siguen llegándonos poemarios (y antologías, escritos, cartas...), no hay nada nuevo bajo el sol, ya está todo dicho, no hay nada nuevo en los placeres del condenado, ni en las pensiones de mala muerte, ni en las guerras sin cuartel ... pero hay está Bukowski, agarrándonos, golpeando, buscando, sobreviviendo, con historias que contar y sabiendo contarlas. Y es un placer poder leer estos nuevos poemas, disfrutarlos, empaparse de ellos y saber que si Bukowski pudo con ellos, nosotros podemos.

los orgullosos moribundos flacos
veo a los pensionistas mayores en los
supermercados y están flacos y son
orgullosos y se están muriendo
se están muriendo de pura hambre y no dicen
nada. tiempo atrás, entre otras mentiras,
les enseñaron que el silencio era
valentía. ahora, después de toda una vida trabajando,
la inflación los ha atrapado. miran a un lado y otro,
roban una uva
la mastican. al final hacen una mínima
compra, para el día.
otra mentiras que les inculcaron:
no robarás.
prefieren morirse de hambre antes que robar
(una uva no los va a salvar)
y en cuartuchos diminutos
leyendo la publicidad del súper
morirán de hambre morirán sin hacer un solo ruido
y los sacarán de la pensión
muchachos rubios de pelo largo
que los subirán en camilla al
coche y marchando, esos
muchachos
de apuesta mirada
que andan pensando en Las Vegas y en coños
y triunfos.
es el orden de las cosas: a todos
nos dan a probar la miel
luego el cuchillo

3 comentarios:

Anónimo dijo...

y si Juan puede, tu tambien... muy bueno el post

Anónimo dijo...

incluso yo tambien puedo...

ivanrojo dijo...

Gran blog el tuyo, amigo. Un placer leerte.