un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

viernes, 7 de febrero de 2014

Los vagabundos de la cosecha. John Steinbeck



Los vagabundos de la cosecha es ante todo un espléndido documento periodístico y un aireado alegato social, pero también puede leerse como una suerte de novela preliminar a "Las uvas de la ira" (1939), la obra maestra de John Steinbeck. Porque en estos reportjes, escritos durante el verano de 1936 para The San Francisco News, Steinbeck descubrió los rostros reales de los personajes que más tarde se convertirían en la familia Joad que protagoniza su novela: aquellos Ma Joad y Pa Joad y Tom joad que tuvieron que malvender, igual que tantos otros granjeros arruinados del Medio Oeste en los tiempos de la Gran Depresión, sus escasas posesiones en Oklahoma y emigrar a California en busca de un trabajo a jornal en los grandes explotaciones agrícolas. Gracias a estos personajes, Steinbeck conoció las chavolas en las que malvivían aquellos emigrantes, los márgenes de las carreteras en los que aparcaban sus coches desvencijados y levantaban un campamento provisional, los estanques malolientes en los que se aprovisionaban de agua y los jornales miserables que los encargados de las explotaciones les ofrecían, con la correspondiente advertencia conminatoria de "lo tomas o lo dejas". Y lo que aún es más importante: en los archivos del campamento de Tom Collins, Steinbeck leyó los informes que recogían las historias de docenas de familias que habían tenido que emigrar a California. Muchas de estas historias pasaron a engrosar la trama de "Las uvas de la ira".
del prólogo de Eduardo Jordá para "Los vagabundos de la cosecha" (Libros del Asteroide)

2 comentarios:

Alfonso Hernandez dijo...

No conocía este libro de John Steinbeck. Aún no he leido el libro. Lo haré. Con ser la mitad de interesante que La Gran Novela "Las uvas de la ira" merece la lectura. Un saludo. Alfonso Hernández.

Anónimo dijo...

este libro es maravilloso y las fotos de Dorotea Lange