un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

miércoles, 11 de septiembre de 2013

"Cinco cervezas" Juan Abreu

“Cinco cervezas” no es un libro complaciente ni cómodo y no sera del agrado de muchos porque es un libro que da palos a diestro y siniestro, panfletario, lleno de rencores, insultos, descalificaciones y odios viscerales. Gabriel Torres (la voz narrativa de “Cinco cervezas”, la voz de Juan Abreu) es un exiliado cubano que desde su patriabar de la calle Mallorca en Barcelona, se lanza a un monólogo furioso y brutal contra Cuba (la isla pavorosa), los cubanos, los mitos y héroes de su historia oficial (principalmente contra Fidel Castro y el Che Guevara)... contra la iglesia, contra la Madre Patria, contra los exiliados cubanos en Miami, contra los escritorzuelos y pintorzuelos... contra los editores, los críticos, las telenovelas, la prensa, la sociedad norteamericana, los nacionalismos... Y no se calla los nombres propios: Gabriel García Márquez, Pablo Neruda, Saramago, Laura Restrepo, Silvio Rodriguez, Vazquez Montalbán, Vargas Llosa... (amplia es la lista de intelectuales, cubanos y no cubanos, que son calificados como bufones del amo).
Se podra estar de acuerdo o en desacuerdo con las opiniones y odios de esta novela, con su estilo, con sus formas, con su lenguaje, con el tufillo reaccionario que desprende (que a veces se convierte en verdadera peste) pero “Cinco cervezas” ofrece un punto de vista heterodoxo, diferente y crítico de Cuba y los cubanos, y es un ataque a toda esa literatura complaciente (y todo ese arte complaciente) que nos venden como comprometida y progresista y que en el fondo (y en la forma) es más de lo mismo: complacencia con el poder y ansia de ese poder.

“¿Pero que coño es hoy la literatura? (Me limitaré al ámbito de nuestra jerigonza).
¿Vargas Llosa lamiendo culos? Culos de Jefes de Gobierno, Ministros, Reyes. Arrastrándose ante una condecoración.
¿García Márquez (puta triste) lamiendo culos? Culos de dictadores, de cebados mercaderes. Cuchicheando con un asesino como Fidel Castro para obtener el Nobel.
Carlos Fuentes lamiendo culos? Culos de presidentes, magnates, colgándose en el pecho la insignia de Gran oficial de la Legión de Honor Francesa o cualquier otra mierda.
¿Pero que coño es hoy la literatura?
Descendamos, descendamos...
¿Las cagadas sentimentaloides de Isabel Allende?
¿Los lloriqueos de Javier Cercas?
¿Las ridiculeces de Manuel Vicent?
Descendamos
aún más...
¿Las estupideces lloronas de Gala?
Aún más...
¿Las paparruchadas de Paulo Coelho?
(................)
Éste es el panorama literario.
Pero ningún lameculos escribe libros de verdad. (O sí, tal vez sólo ha existido siempre literatura hecha por lameculos de uno y otro signo). Los libros de verdad se escriben contra el Poder, el Buen Gusto y el Orden. Contra el Éxito.
¡Los libros de verdad son insultos! ¡Los libros de verdad son bofetadas! ¡Los libros de verdad son antídotos contra los lameculos! ¡Los libros de verdad son insoportables para el Poder, el Buen Gusto, el Orden, el Éxito y las demás esclavitudes!
¡Los libros de verdad son un virus mortal! Una maldición. Los libros de verdad son amorales, insultantes, son ya imposibles de escribir para las envilecidas alimañas humanas.
¡Los libros de verdad están condenados a desaparecer! Quiero decir que han desaparecido.”

El libro se cierra con un apéndice, donde se recogen 22 poemas pertenecientes a un libro en preparación de Gabriel Torres.

1 comentario:

Zoé Valdés dijo...

Gran novela. Gracias.