un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

martes, 27 de noviembre de 2012

"Los ignorantes" de Étienne Davodeau


‘Los ignorantes’ es la crónica de los meses que Davodeau pasó en los viñedos de su amigo Leroy, aprendiendo todo el proceso de la creación del vino, desde la poda, a la fumigación, la vendimia y el proceso de envejecimiento en los barriles. Al mismo tiempo, su amigo Leroy es conducido a los salones a los que acude el autor, conoce a diferentes artistas, o asiste a la supervisión de la publicación de un cómic en la imprenta. El proceso de extrañamiento al que ambos personajes someten las disciplinas del otro constituye la mejor baza para conocerlas desde otro punto de vista.

jueves, 22 de noviembre de 2012

un poema de Robert W. Service


Los Hombres que no encajan

Hay una raza de hombres que no encaja
una raza que no puede quedarse
Ellos rompen los corazones a todo el mundo
y vagan por el mundo a voluntad
Recorren el campo, evitan la inundación
suben las crestas de las montañas.
Suya es la maldición de la sangre gitana
y no saben cómo descansar.

Si sólo fueran directo llegarían muy lejos
Son fuertes, valientes y sensatos
pero siempre están cansados de las cosas que hay
y necesitan lo extraño y novedoso
Dicen: "Si encontrara mi propio surco
¡Qué marca profunda la que haría!"
Entonces cortan y cambian, y cada nuevo movimiento
es solamente un nuevo error

Y cada uno olvida, se desnuda y corre
con un paso brillante e irregular
son los estables, tranquilos, lentos
quienes ganan en la raza de toda la vida
y cada uno olvida que en su juventud huyó
olvida que lo más importante ya pasó
hasta que se pare un dia, con una esperanza ya muerta
En el resplandor de la verdad al final

Ha fallado, ha fallado, ha perdido su oportunidad
sólo ha hecho las cosas a la mitad
la vida ha sido una buena broma en él
y ahora es el tiempo de reir
ja ja! Él es uno de la legión perdida
nunca lo destinaron
para ganar
él es una piedra rodante, un dolor en el hueso
Es un hombre que nunca encajará

la traducción la saqué de este http://alijunakai.blogspot.com.es/2007_04_01_archive.html

The men who don't Fit in

There's a race of men that don't fit in,
A race that can't stay still;
So they break the hearts of kith and kin,
And they roam the world at will.
They range the field and they rove the flood,
And they climb the mountain's crest;
Theirs is the curse of the gypsy blood,
And they don't know how to rest.

If they just went straight they might go far;
They are strong and brave and true;
But they're always tired of the things that are,
And they want the strange and new.
They say: "Could I find my proper groove,
What a deep mark I would make!"
So they chop and change, and each fresh move
Is only a fresh mistake.

And each forgets, as he strips and runs
With a brilliant, fitful pace,
It's the steady, quiet, plodding ones
Who win in the lifelong race.
And each forgets that his youth has fled,
Forgets that his prime is past,
Till he stands one day, with a hope that's dead,
In the glare of the truth at last.

He has failed, he has failed; he has missed his chance;
He has just done things by half.
Life's been a jolly good joke on him,
And now is the time to laugh.
Ha, ha! He is one of the Legion Lost;
He was never meant to win;
He's a rolling stone, and it's bred in the bone;
He's a man who won't fit in.

martes, 20 de noviembre de 2012

Urgencia de la poesía. Pedro Juan Gutiérrez



Ponencia dictada en el 10º. Festival Internacional de Poesía de Génova, bajo el lema “Reconstrucción poética del universo”. Génova, Italia. Domingo 20 de junio de 2004.

I

EL ORIGEN de la poesía es el juego. El juego inicial, infantil y primigenio. Cuando uno camina dentro de las cuevas de Lascaux y de Altamira, por ejemplo, comprende algo esencial: el hombre en sus inicios jugaba. No competía. Sólo jugaba. Utilizaba el dibujo en las paredes y seguramente los sonidos, el entrechocar rítmico de dos piedras, por ejemplo, para conjurar sus miedos a través del juego.

No tenía intención de ejercer poder ni de aplastar ni destruir.

Su intención única era jugar de un modo poético, creativo, mágico, para alejar sus temores y miedos. Aquellos hombres, al igual que nos sucede ahora a nosotros, estaban amenazados por ellos mismos y su mente confusa. Es decir, tenían miedo de la oscuridad, tenían miedo de no tener comida mañana, tenían miedo de morir de hambre y frío durante el largo invierno, tenían miedo de que los matara una fiera, tenían miedo de no tener salud y fuerza suficientes para sobrevivir.

De un modo intuitivo inventaban juegos para alejar y conjurar el miedo. Así ganaban seguridad en sí mismos y comprendían que sí podrían hacer todo lo necesario: conseguir comida y pieles, mantener el fuego encendido, cuidar a los niños, alejar a las fieras.

Hoy yo deseo lo mismo que ellos:
Necesito
conseguir comida y abrigo
atravesar la nieve y la montaña
caminar incesantemente
y buscar los árboles y el agua
mantener el fuego encendido
cuidar a los niños
alejar a las fieras.
Necesito llegar a la primavera
y evitar que las fieras me devoren
durante el largo invierno.
En las paredes de esta cueva
dejaré mi historia.
Yo soy importante
Yo soy el más importante
Yo soy Dios
y contaré mi historia
a estas paredes de piedra
Los que vienen después recibirán auxilio.
Mis palabras quedarán en la piedra.
Sabrán que yo soy Dios omnipotente
lleno de amor y de fuerza.


II

El alejamiento del juego y la magia significa abandonar el asombro. Es decir, abandonar la poesía.

La poesía es la libertad total. La libertad individual y cotidiana.

Cuando escribo un poema soy el ser más libre del universo.
Puedo pasear tranquilamente dentro de mí y en los alrededores. No espero nada, no necesito nada. No quiero recompensas por mi poema. No necesito destrozar nada.

Escribo un poema jugando libremente, sin pretensiones, sin origen y sin destino.

De ese mismo modo se lee la poesía: sin pretender absolutamente nada. Ni siquiera hay que intentar “comprenderlo”. ¿Qué quiso decir el poeta? Nada. Cuando un niño juega “no quiere” decir nada. Simplemente se abstrae y se entrega a ese momento de libertad total.


III

No voy a hablar aquí de cómo se produce hoy en el mundo el alejamiento del juego y de la magia y la pérdida creciente de la capacidad de asombro.

Hablar de esa cuestión sería ponerme reiterativo en exceso. Todos lo sabemos porque todos vivimos en la misma trampa aunque es de mal gusto reconocerlo en voz alta.

Sabemos que es así y, sin embargo, desperdiciamos la vida intentando alcanzar cosas insustanciales. Por consiguiente, hemos perdido el rumbo.

Creo que esta es la esencia del asunto: hemos perdido el rumbo en medio del caos y el vértigo creciente en que vivimos.

La recuperación del sentido de la vida está en los orígenes. En Lascaux y en Altamira alguien, hace miles de años, nos dejó una señal para iluminar el camino. Esos dibujos me dicen: “Esta es la magia y el asombro, esta es la poesía y la libertad. Este es el único modo de acallar un poco al diablo que habita dentro de cada uno de nosotros y hacer crecer a ese pequeño, ínfimo dios silencioso y humilde, arrinconado en algún oscuro escondite de nuestro corazón”.

La Habana, junio de 2004.




jueves, 15 de noviembre de 2012

"Si no hay viento, habrá que remar" de Rakel Rodríguez



estos tres poemas pertenecen al poemario "Si no hay viento, habra que remar" de Rakel Rodríguez, que editará Ediciones RaRo a principios del año 2013

Se acabó.

Cuando me dicen
al borde del atardecer
que el negocio va mal
que el verano no es lo que era,
me dan ganas
de agarrar una buena piedra
y romper todas las ventanas
que dan a la calle,
todas las terrazas que dan al mar
todos los chiringuitos a pie de playa,
y reventar cada negocio
uno a uno,
sin pausa, sin decaer, sin odio...
Para que volváis a empezar.
Y sepáis exactamente,
punto por punto,
lo que significa
ir mal…

Evítame la ira.

No quiero saber
cuánto ganas
cuánto gastas
ni lo que pagas de hipoteca
ni de letra del coche
ni lo que consumes en tus viajes por el mundo.
No quiero saber
si tienes también casa en la playa
ni coche de empresa
ni gastos de hotel.
No me lo cuentes. No me lo digas.
Evítame la ira. De verdad.

Lucha a muerte

Lucho
contra lo que quiero
y lo que deseo.
Lucho a muerte. Cuerpo a cuerpo
por mantener la calma
y no romper todas las ventanas.
Da igual.
Todo acaba lleno de cristales.
Una putada.
Tener corazón.
 

 

jueves, 8 de noviembre de 2012

seis cómic de viajes

Masala Chai: Monólogo en hindi
Autor: Christian Cailleaux
Editorial: Dibbuks
Páginas: 144
Precio: 18 euros

Macedonia
Autor: Pekar, Harvey 
Editorial: La Cúpula Ediciones
Páginas: 158
Precio: 15 euros 

 
Crónicas birmanas 
Autor: Guy Delisle 
Editorial: Astiberri
Páginas: 272
Precio: 20 euros

El fotógrafo 
Autor: Lefèvre, Guibert & Lemercier
Editorial: Sins Entido 
Páginas: 272
Precio: 30 €

Viva la vida
Autor: Edmond Baudoin, Jean-Marc Troubet
Editorial: Astiberri
Páginas: 144 
Precio: 16 euros

Los viajes de Emily Nudd Mitchell
Autor: Emily Nudd Mitchell
Editorial: Demipage
Páginas: 200
Precio: 24 euros

miércoles, 7 de noviembre de 2012

dos poemas de "La carretera roja"

-->
La carretera de David González te lleva a caminos donde si llueve te mojas, a bares donde matar el aburrimiento, al talego, a los tejados de su infancia, al taller, al patio del colegio, a su mesa familiar... y aunque no hay nada seguro, no va a engañarte y ahí estará acompañándote en esta carretera “a pie, uno al lado del otro”

ALQUITRÁN
camino con las manos en la lluvia.
KATERINA GOGU
la calle está cerrada al tráfico.
le han lavado la cara con alquitrán
pero se puede caminar por encima.
sin embargo, nadie lo hace.
sólo yo camino por el centro de la calle.
la gente se motiva más en las aceras,
pisándose unos a otros.
empieza a lloviznar débilmente,
a orbayar, como decimos aquí en asturias.
la gente aborrece la lluvia.
así que da comienzo en las aceras
un duelo frenético de paraguas.
sólo yo camino por el centro de la calle.
sin paraguas.
mojándome.

LA HORA DE PELEAR
Os vais a enterar de lo que es bueno.
HUBERT SELBY JR
No digas que No.

Sí puedes cambiar el mundo.

Sólo precisas
un brazo,
una mano,
piedras.

Estas son mis piedras.

Llevo el pelo largo.

Me salto los semáforos en verde.

Me enfrento en duelos de miradas
siempre que la autoridad competente me desafía.

En el autobús, les cedo el asiento a los niños:
los mayores ya tuvieron su oportunidad
y no supieron, o no quisieron, aprovecharla.

No uso gafas de sol:
no me avergüenzo de mis lágrimas
y cuando hablo con alguien
le hablo a los ojos.

No miro a nadie por encima del hombro
y eso que mido 1 metro con 85 centímetros.

No hablo de lo que no sé.

No hablo.

Escribo.

Escribo poemas.

Estas son mis piedras, parte de ellas.

Piensa en las tuyas,
y recuerda:

brazo,
mano,

piedras,

pero,
sobre todo,

el gesto.


Desde aquí felicitar y dar las gracias a Ana Patricia Moya, Felipe Solano y Felipe Zapico por la cuidada reedición digital de “La carretera roja” de David González.
 para descargar el libro:


la editorial:


lunes, 5 de noviembre de 2012

"La carretera roja" de David González


Ya en la red el nuevo libro de Groenlandia:
 “LA CARRETERA ROJA” de David González
Portada \ contraportada de Felipe Solano
Fotografías de interior de Felipe Zapico
Prólogo de Ángel Muñoz Rodríguez
Epílogo de Andrés Ramón Pérez Blanco

http://issuu.com/revistagroenlandia/docs/la_carretera_roja_de_david_gonz_lez