un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

martes, 11 de diciembre de 2012

Antonio Ortuño. “Recursos humanos"

-->

Paso la resaca con Antonio Ortuño, el de “Recursos humanos”, su historia sobre las desventuras, odios y luchas de un oficinista en una empresa de diseño y edición, se hace llevadera gracias a esa forma afilada que tiene de armar las frases, y a la mala leche que gasta, y tiene para todos; jefes, compañeros, amantes, educadores, familia... Su historia se mantiene y se hace interesante por los incisivos puntos de vista de su protagonista (“Las oficinas procuran la desgracia sentimental de sus empleados porque saben que un esclavo feliz, con intereses eróticos fuera de lugar, tratará de largarse lo más pronto posible. En cambio, la tragedia romántica hace que un trabajador se aplaste en su silla, se concentre en sus labores y extienda su jornada en busca de olvido”), sus odios indiscriminados (“Esta es la historia de mi odio. (....). No aspiro a la revolución sino a otra cosa, que ahora mismo sólo entreveo y que se me parece a la autoconservación y la delincuencia.), su humor corrosivo, y ese reírse de si mismo (“soy sólo otro hambriento venido a más”).
Pero según va avanzando el día, la resaca y la lectura, la fuerza inicial de “Recursos humanos” se va diluyendo, el personaje se va acartonando y perdiendo acidez, y las situaciones dejan de ser creíbles. Todo, mi resaca, la historia, el personaje y el odio se van haciendo perezosos, complacientes y aburridos, tal vez tenga que sacar a pasear mi resaca y reconocer que mis odios no son negociables ni extrapolables e intentarlo otro día con “La señora rojo” o “El jardín japonés”. Mientras tanto “... mañana dedicaré la resaca a recordar que los odio. Mañana comenzaré a planear la venganza”

No hay comentarios: