un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

miércoles, 24 de octubre de 2012

dos poemas de "alguien tiene que limpiar la mierda"


otros enemigos o ¿de parte de quién hostias estás?
sé enfrentarme
-más mal que bien-
a jefes cabrones
y puedo entender
-más mal que bien-
a compañeros de trabajo
que a pesar de ser humillados, puteados, ninguneados y robados
agachan la cabeza
seguro que tienen miles de motivos y excusas para aguantar
pero lo que me descoloca
son esos compañeros
que humillados, puteados, ninguneados y robados
agachan la cabeza y aguantan
pero que a pesar que de espaldas a sus jefes
despotrican contra ellos
delante de ellos
les adulan, les aplauden,
les ríen las gracias y les dan la razón en todo
compañeros de trabajo
que en caso de conflicto o problemas
no dudan en ponerse del lado
de la mano que aunque les da de comer
también les aprieta
frente a esos compañeros
nunca se cómo reaccionar
y a pesar de que voy aprendiendo algunos trucos
y a mantener la boca cerrada
sigo sin saber ponerlos en su lugar
vejestorios
siempre que veía una treintañera
con un viejo de más de 50 años
que podría ser su padre
no lo entendía
no entendía qué podían encontrar
aquellas preciosidades
en aquellos vejestorios
¿seguridad?, ¿dinero?, ¿amor?, ¿experiencia?
no lo entendía
y sentía envidia
envidia de la buena
de la malsana y rastrera
ahora que soy ese vejestorio
acompañado de una hermosa treinteañera
sigo sin entenderlo
y comprendo a esos jovencitos
que me miran con envidia
con envidia de la buena
y solo pido
que esto dure lo más posible
y que termine cuando empiecen los achaques
y necesite de alguien
que me limpie el culo
 

1 comentario:

Marcos. dijo...

Buenos J, me has sacado una sonrisa, gracias.