un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

viernes, 27 de abril de 2012

tres poemas anónimos más

insomnio
esperar para matar el tiempo
escribir para acallar silencios
silbar para disimular vacíos
viajar para marcharse
no amar para no sufrir ausencias
y apagad las estrellas
para poder dormir


portada del comic "Miguel. 15 años en la calle" de Miguel Fuster
los viejos vagabundos siempre tienen frío
pero solo hablamos de ellos cuando arden.


en el camping con Eskorbuto
a las cuatro de la tarde
a los cuarenta grados del sol del mes agosto
me hacían limpiar las dos pistas de tenis
porque a esas horas nadie las alquilaba.
Yo barría escuchando a Eskorbuto
berreando sus letras y su rabia
mientras los demás dormían la siesta
o tomaban café y copa en el bar
o hacían la digestión frente al televisor,
después tocaba vaciar los contenedores de basura
donde fermentaban
los restos de pescado y marisco del día anterior
los pañales con caca y los líquidos de dios sabe que
pero yo seguía con Eskorbuto y su “Impuesto Revolucionario”
vuelta y vuelta a la cinta de cassete
tomándomelo con calma
asi hasta la hora de dar de mano
que me iba al bar
a echar unas cervezas
a ver a la camarera
y tomarme mi revancha

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sea cual sea el autor de los anónimos llama a las cosas por su nombre y mete el bisturí en las miserias más intimas. Y claro, esta escritura quirúrgica que abre heridas en cada palabra es de los que no tienen nombre.

Anónimo dijo...

como si yo fuera esa camarera, te lanzo un órdago. a grande.