un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

miércoles, 7 de marzo de 2012

tres poemas de dos poetas

Marcos Binder
 "Los Novios" de Antonio López
ESTE TIBURÓN.
Nadie sabe cuantos años tiene
es gris y enorme:
no se sabe cuantos años viven
los tiburones, pueden vivir
100 o 1000 años.
Es un pez
salvaje, franco:
es un tiburón
¡blanco!
Tiene aventuras azules
y oscuridad prenatal
son oscuros lugares
que cantan al son
del mar.
Tiburón, ¡tiburón!
qué negros ojos tienes,
como de muñeca,
tiburón,
ah, ¡tiburón!
 
MUJER LEJANA.
Tienes que existir,
en esta tarde melancólica
y caliente
hazme saber
que no soy un cadáver.
Mujer vulgar
mujer caprichosa,
aparentando
satanases en las uñas,
veneno en los ojos
e infecciones en la piel,
tienes que existir
en esta tarde asquerosa
y cruel:
Ponme otra copa
que mañana me da igual.
 
MIENTRAS AGONIZO
Pienso que solo tuve un amor,
pienso en el sol
y en las nubes,
también las echaré de menos.
Sé que mi vida no ha servido para nada
excepto para
existirla
y así esta bien.
POEMAS DE SU BLOG:http://catstories.blogspot.com/

Alexis Díaz-Pimienta
LA MUCHACHA DE LOS ASCENSORES
Siempre hay una muchacha
que llega al ascensor en el último instante
para que alguien, gentil, detenga con la mano
la puerta automática.
En Madrid, en Bogotá, en la Habana,
en un hostal de Órgiva o en un hotel de Medellín.
Siempre hay una muchacha, y es la misma.
Lo he descubierto casualmente.
Le he dicho: -Ya te esperaba, entra.
Y ella, con disciplina de muchacha atrasada,
se ha acomodado al fondo, donde siempre.
Todos la miran de soslayo, pero luego la olvidan.
Ella nos mira a todos con familiaridad,
con la certeza de hallarnos en el próximo ascensor,
dentro de poco.
Le he dicho: -Ya te esperaba, entra.
Pero ella sabe que la he esperado en todas las ciudades
y que esta escena se repetirá hasta el último edificio.
En Cartagena del Caribe y en Cartagena del Mediterráneo,
en México, en Milán, en La Habana de nuevo.
Sonríe y no me mira.
Ha descubierto que también soy el mismo:
el oportuno dueño de la mano que detiene la puerta.
Sonríe y no me mira. Así está bien.
Si se distrae, puede ocurrir que llegue
antes de tiempo, al próximo ascensor,
en cualquier parte.
 
FINAL DE VIAJE
Si has descubierto
que todos los oráculos engañan
que todos los caminos llevan a ti mismo
qué harás con tus próximos miedos.
Si has descubierto
que los astros mienten
–o tal vez se equivocan–
qué vas a hacer con tus maledicencias.
Si has descubierto
que la vieja gitana –la del pañuelo rojo–
lleva siglos timando a los viajeros
qué harás con tantos manuscritos
con tantas novias esperando flores
Si has descubierto
que en la vida también
eres un simple pasajero de tránsito
qué harás, dónde lo harás, y cuándo.
 
LAS GANAS DE LLORAR
Y las ganas de llorar cómo se quitan.
No el llanto, sino las ganas de llorar incontrolables,
cuando la soledad se llena de rostros ausentes,
de seres queridos que en algún sitio de otra ciudad
preguntan también cómo se quitan las ganas de llorar,
mientras escriben.
POEMAS DE SU BLOG:http://www.alexisdiazpimienta.es.tl/

No hay comentarios: