un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

martes, 29 de noviembre de 2011

el comisario político



el blog del ilustrador: http://delirios-falconeti.blogspot.com/

EL COMISARIO POLÍTICO
perdone que le moleste
y le pregunte
¿por qué decidisteis que solo había una verdad,
un camino,
una solución?
¿por qué el pedacito de poder que habéis conseguido
os hace crueles y fanáticos?
¿por qué ensuciáis las palabras, tergiversáis los hechos, incitáis conflictos?
¿por qué dejasteis de ser individuo para ser masa?
¿por qué vuestros berrinches, pataleos, aburrimientos, perdidas o años de estar puteados los utilizáis como armas represivas?
¿por qué caísteis en la trampa de atacar, ningunear, despreciar
con odio irracional
a los que no repiten vuestras consignas?
¿por que os creéis con todo el derecho del mundo
en decidir lo que está bien o mal?
¿por qué vuestras reflexiones y opiniones
las convertís en órdenes e insultos?
¿por qué cada vez os parecéis más a los que decías combatir?
¿por qué tanta demagogia, ceguera, palabrería, leyes, linchamientos ....
deberes y ruedas de molino?
¿por qué esa fe ciega en vuestros dogmas?
¿como podéis estar tan seguros?
perdone que le moleste
que levante la mano
exprese mi desacuerdo
no le obedezca
y mostrandole el dedo corazón
muy educadamente
le mande a tomar por culo.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Groenlandia ya en la web

Groenlandia número doce

Suplemento número doce

“Ana y la incertidumbre”, de Sergio S. Taboada

“La vida mientras tanto”, de Alfonso Vila

Leonardo Padura "La cola de la serpiente"


Tusquets publica en España la novela corta "La cola de la serpiente" de Leonardo Padura

Unas cuantas calles casi en ruinas, asediadas por los escombros y los delincuentes, es lo que queda del viejo Barrio Chino de La Habana. Cuando se adentra en él un Conde ya ex policía, dedicado ahora a la compraventa de libros de segunda mano, no puede evitar recordar que estuvo en ese rincón exótico y agreste de la ciudad muchos años antes, en 1989. Todo surgió de la petición de la teniente Patricia Chion, mujer irresistible, para que le ayudara en un extraño caso: el asesinato de Pedro Cuang, un anciano solitario que apareció ahorcado y al que le habían amputado un dedo y grabado con una navaja en el pecho un círculo y dos flechas. Eran rituales de santería que obligaron a hacer pesquisas por otros ámbitos de la ciudad. Pero el Conde descubrió hilos inesperados, negocios secretos y una historia de abnegación y desgracias que le devolvió la realidad oculta de muchas familias emigrantes asiáticas. Como dice una expresión china, tuvo que encontrar la cola de la serpiente para llegar a la cabeza.

martes, 22 de noviembre de 2011

"Sobre las plantas silvestres de Cástaras" Carlos Gil Palomo

 
* Sobre las plantas silvestres de Cástaras. Usos y costumbres tradicionales en un lugar de la Alpujarra
01/2006

142 pág.
Carlos Gil Palomo
ilustraciones: José Manuel Juárez Castillo
fotografías: Carlos Gil Palomo
Esta monografía de ciento cuarenta páginas, subtitulada «Usos y costumbres tradicionales en un lugar de la Alpujarra», va ilustrada con dibujos de José Manuel Juárez Castillo y fotografías de José Pastor González y del autor. Contiene un prólogo, escrito por José Pastor, seguido por la introducción, un breve capítulo titulado «Las plantas y los cultivos en la Historia», y la exposición en orden alfabético, comenzando con la abulaga y terminando con la zarzaparrilla borde, de las observaciones y conocimientos botánicos del autor sobre las sesenta y seis plantas concretadas en el compendio, combinados con los saberes populares transmitidos de viva voz entre generaciones de castareños, y salpicados con dieciséis dibujos, veintisiete fotografías, un croquis de la zona, alguna leyenda, y otros aditamentos que hacen amena la lectura del libro.
          Jorge García García http://www.la-alpujarra.org/castaras/paginas/Libros.otros.html 

 El diseño de "Sobre las plantas silvestres de Cástaras" es de Thomas Donner.

 
Las ilustraciones botánicas son de José Manuel Juárez Castillo.

Desde Cástaras, se pueden recorrer caminos y veredas de fácil encuentro con hierbas y plantas de numerosas clases. Si buscáis diversidad, aquí la encontraréis; llamativo y quebrado paisaje, también. Tradiciones antiguas como el manejo del esparto; de las hierbas medicinales para los hombres y los animales; “la mauraca” o tostoneá de castañas; “los chiscos” de San Antón; la olvidada costumbre de “matar al diablo”...
En un medio rural como este, aislado y montañoso, no nos ha sido demasiado difícil recoger algunos de los nombres populares, usos y virtudes, que las plantas silvestres todavía mantienen en esta región alpujarreña, dominada por una cultura asentada en el almendro, el olivo, la higuera y el huerto.
          Carlos Gil Palomo


Sobre las plantas silvestres de Cástaras, usos y costumbres tradicionales en un lugar de La Alpujarra de Carlos Gil Palomo, con ilustraciones de Jose Manuel Juarez Castillo, es un manual de Fitoterapia, hecho artesanalmente con mucho amor a las plantas, a la montaña y a la Alpujarra.
Si habéis pateado la Alpujarra sabéis de que hablo, en esas montañas se respira un aire que no lo hay en ningún otro lugar, hay tal variedad de plantas que conociéndolas puedes no solo alimentarte con ellas en tus paseos, si no abastecerte para preparar ungüentos , lociones y tinturas que sanen esas pequeñas dolencias que a menudo nos atacan.
Y eso es lo que ha pretendido Carlos Gil Palomo, habitante de Cástaras en el momento de escribir este libro, hombre saludable, respetuoso y conocedor de la montaña y sus costumbres. Carlos tiene conciencia ecológica y en su libro nos trasmite la fuerza que tiene la tierra, la belleza que refleja, la energía que lidera.
Carlos llegó a Cástaras hace unos años, allí se encargó de la cocina de la Posada María, un lugar mágico, pequeño, con Led Zepelin sonando de fondo, con un vino del terreno de esos que entran bien, muy bien, con olor a churrasca que Gabriel y otros lugareños autóctonos cultivan y fuman, con tertulias literarias, con unas tapas estupendas, con orujo.
Carlos Gil Palomo en su libro Sobre las plantas silvestres de Cástaras, trasmite la paz y el buen rollo que se respira en La Alpujarra, su olor a aromáticas, su poder de sanación y su inmensa naturaleza.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Eduardo Jordá "Norte Grande. Viaje por el desierto de Atacama"

En “Norte Grande", Eduardo Jordá narra sus encuentros con los habitantes de uno de los lugares más inhóspitos del planeta, donde a menudo se tiene la sensación de que la presencia de los muertos es más real que la de los vivos. El autor explora las ruinas de las explotaciones salitreras y recorre el paisaje de volcánes andinos y de grandes lagos de sal que fascinó a Darwin. También visita los poblados indios donde casi nada ha cambiado desde los tiempos precolombinos, y cuenta las historias que le contaron los familiares de las víctimas de la Caravana de la Muerte enviada en 1973 por el general Pinochet. Y presidiéndole todo, en “Norte Grande” se oye el viento incesante del desierto, el viento que hace que el vacío parezca habitado por miles de seres desconocidos.
 
Nota final
Sabemos cuándo termina un viaje, pero nunca sabemos cuándo empieza. Yo viajé a Atacama treinta y muchos años antes de viajar de verdad, cuando era un niño que no había salido nunca de mi isla natal. En una esquina de Vilafranca de Bonany, en el corazón de Mallorca, había un azulejo amarillo, bastante grande, en el que se veía la silueta negra de un campesino montado a caballo. Unas letras blancas y amarillas decían: “Abonad con Nitrato de Chile”. Yo no sabía qué era el nitrato de Chile, ni tampoco sabía qué era abonar, pero el color amarillo cadmio de aquel azulejo me intrigaba. Y más aún el negro insondable del jinete y el caballo. Había muchos azulejos así en las esquinas de los pueblos, nunca en la ciudad, y eso también me resultaba extraño. Y si un día fui a Atacama, aunque no fuera consciente de ello, fue porque me llevó el misterio que encerraba aquel azulejo, aquello que siendo niño nunca llegué a descifrar.
 
Norte Grande es el resultado de dos viajes por el desierto de Atacama. El libro no podría haberse escrito sin la ayuda de Vicky Saavedra y Martin Beeris, a quienes espero encontrar de nuevo, a ella en Villa Exótica, en Calama, y a él en su oficina de la calle Caracoles, en San Pedro. Tampoco puedo dejar de citar los libros que me han sido imprescindibles. El primero es La caravana de la muerte. Las víctimas de Pinochet, de Gervasio Sánchez (Blume-Naturart, Barcelona, 2001). Otro es Flores en el desierto (Editorial Cuarto Propio, Santiago de Chile, 1999), de la fotógrafa norteamericana Paula Allen, que cuenta la historia de las mujeres de Calama que todavía siguen buscando los cuerpos de sus familiares desaparecidos en 1973. En cuanto a las oficinas salitreras, el mejor estudio que conozco es Las ciudades del salitre, del arquitecto chileno Eugenio Garcés Feliu (Orígenes, Santiago de Chile, 1999). Y sobre la vida y costumbres de los habitantes de Atacama, hay dos libros que me han resultado muy útiles: Atacameños del siglo xx, de Ivonne Valenzuela y Juan Pablo Loo (Fondart, división de Cultura del Ministerio de Educación de Chile, Antofagasta, 1997), y Geobiografía de la provincia de El Loa, de Alejandro Álvarez Vargas (Impresos Universitaria, Santiago de Chile, 1994).
Eduardo Jordá

martes, 15 de noviembre de 2011

"literatura de kiosko" de Ediciones RaRo




la idea de “literatura de kiosko” nace en Granada, marcha a Stuttgart (Alemania), vuelve a Granada y se asienta en Jaén. En este viaje de idas y vueltas (con parada y fonda en Valladolid, Cádiz, Madrid, ...) recoge ideas, escritos, ilustraciones, diseños, tipografías, texturas ... que darán forma a esta colección de cuadernillos de literatura de kiosko. Entre el año 2003 y el año 2006, entre Granada y Jaén, Ediciones RaRo editó 18 librillos, que con una tirada de entre 50 y 100 ejemplares por número, se distribuyeron en bares y librerías de Andalucía.

* literatura de kiosko 1. gris/material de derribo
03/ 2003. Granada/Jaén.
10 pág.
Raquel Rodríguez· Alexander Selkirk
Relatos.
* literatura de kiosko 2. una lástima/ida y vuelta
04/ 2003. Granada/Jaén.
Jesús Ardoy· José Pastor
Relatos.
ilustración de Alvaro para "relatos negros"
* literatura de kiosko 3. relatos negros
05/ 2003. Granada/Jaén.
18 pág.
Rakel Rodríguez· Johnny Thursday· Víctor Sullivan
ilustración: Alvaro
Relatos.
* literatura de kiosko 4. relatos
06/ 2003. Granada.
10 pág.
Jesús Tíscar Jandra· Sergio Baos Pérez
Relatos.

Los tres primeros cuadernillos de literatura de kiosko se publicarón simultaneamente en Granada y Jaén. Los relatos que aparecen en cada uno de ellos son los mismos tanto para Granada como para Jaén, solo cambia el diseño. El "literatura de kiosko 4" se publicó con relatos y titulos distintos. En Granada con el título de "Relatos" (con textos de Jesús Tíscar y Sergio Baos) y en Jaén con el título de "Ceros" (con textos de Boni Loz, José P. González, Jesús Tíscar Jandra, Julio C. Lebrato Rojo, J. Hardoy).

* literatura de kiosko 4. ceros
06/2003. Jaén.
24 pág.
Boni Loz· José P. González· Jesús Tíscar Jandra· Julio C. Lebrato Rojo· J. Hardoy
ilustación: José Antonio Solas
Relatos.

Relato de Boni Loz para "literatura de kiosko 4. ceros"

                                             LULA CERO
                -que te den por culo, cabrón-
Lo ha dicho con odio. Sus palabras han salidos directas desde sus tripas, expulsadas con tanta presión que al llegar a su boca casi le han cortado los labios que le tiemblan de rabia. Lula tiene las manos apretadas en un puño, clavadas las uñas contra las palmas. Lula tiene los ojos cerrados con tanta fuerza que sólo ve puntos blancos que aparecen y desaparecen en la oscuridad.
                - que te den por culo, cabrón-
Vuelve a repetirlo una y otra vez para sí misma, se muerde la lengua hasta notar el sabor del óxido inundándole el interior de la boca, que tiene llena de llagas que le arden. Empieza a sentir el dolor de las uñas, como puñales en sus manos. Y sonríe. Poco a poco su cuerpo se va relajando, lo ha dicho, lo ha dicho bien claro
                -que te den por culo, cabrón-
Vuelve a retumbar la frase en su cerebro, llenando su cerebro, llenando su cabeza. Lo ha dicho, claro que lo ha dicho. Lula abre los ojos y se ve reflejada en el espejo, un poco de sangre mancha sus labios hinchados y en las palmas de sus manos tiene grabadas las ocho uñas como ocho marcas hechas con un fino cuchillo, que se vuelven rojas de inmediato. Se mira Lula ojerosa, con dos ceros morados bajo los ojos y despeinada y se encuentra fea. Se echa el pelo negro hacia atrás y se enjuaga la boca. Escupe sangre y rabia a partes iguales. Y piensa que no habrá proxima vez...


* literatura de kiosko 5. puntos cardinales
07/08 2003. Jaén/Granada.
24 pág.
Joaquín Fabrellas· Jorge Montenegro· Boni Loz· Tomás Trueno· Wole Soyinka· Julio C. Lebrato
ilustraciones: Bebec Istif
Relatos.
* literatura de kiosko 6. a
09/ 2003. Jaén.
20 pág.
Joaquín Fabrellas· Rakel Rodríguez· Isabel Muñoz· Alexander Selkirk
ilustraciones: Ricardo Olivera “Fritz”
Relatos.
* literatura de kiosko 7. relatos eróticos
11/ 2003. Jaén.
24 pág.
Ángel Luis Duro· Julio C. Lebrato· Óscar Donaire· Rakel Rodríguez· Jesús Tíscar
ilustraciones: Inés Vilchez
Relatos.
* literatura de kiosko. especial Cástaras
11/ 2003. Granada.
12 pág.
Rakel Rodríguez· Jesús Ardoy
ilustraciones: Violeta· Jack Rutherford
Relatos.
* literatura de kiosko 8. historias de Lisboa
02/ 2004. Jaén.
38 pág.
José P. González· Carlos Serrano· Jesús Ardoy· Belén Portilla· Joao Godoy· Rakel Rodríguez· Isabel Muñoz
Chloé Martínez
fotografías: Chloé
Relatos.

para descargar literatura de kiosko 9. cajón de sastre pinchar
* literatura de kiosko 9. cajón de sastre
02/ 2004.
20 Pág.
Diego Expósito Godoy· Lola Vico· Jesús Tiscar Jandra· Jesús Reina· Rakel Rodríguez· Joaquín Fabrellas
Relatos y poemas.




para descargar literatura de kiosko kompleto 2003 pinchar

* literatura de kiosko kompleto 2003
recopilación de la literatura de kiosko nº 1-nº 7
58 pág.
Relatos y poemas.
* literatura de kiosko 10. andar sobre cristales rotos no es tan doloroso
05/ 2004.
22 pág.
Jesús Tíscar Jandra· Carlos Serrano· Diego Expósito· Jesús Ardoy· Rakel Rodríguez
Relatos y poemas.
* literatura de kiosko 11. Buster Keaton nunca aprendió a jugar al paulo
10/ 2004.
24 pág.
José P. González· Belén Portilla Hernanz· Diego Expósito Godoy· Rakel Rodríguez
Relatos y poemas.
* literatura de kiosko 12. poesía para fumadores
01/ 2005.
20 pág.
José Pastor González· Rakel Rodríguez· Marjatta Gotoppo· Carlos Serrano· Francisco Javier Siles· Juan Cruz López· Ángel Rodríguez López· Antonio de Egipto· Ana Toledano
ilustraciones: M. Olivencia
Poemas.

portadas de literatura de kiosko 12 y literatura de kiosko 16
Poemas de Rakel Rodríguez y Carlos Serrano para "literatura de kiosko 12. poesía para fumadores"

Rakel Rodríguez


ASPIRO HUMO
y con él me trago las lágrimas.
Cuando lo expulso,
aparece una nube
salpicada de diminutas gotas de agua.

DESNUDA
Me gusta fumar desnuda
después de una despedida
de las que te dejan una sensación de ausencia
eterna y definitiva.
Me gusta fumar desnuda
antes de una batalla sexual
que sabes que terminará dejándote un vacío
no solo entre las piernas.
Me gusta fumar desnuda
imaginar que el humo que me penetra,
me recorre interiormente
dejando un rastro
de rayo cortado
caricia leve morbosa y letal.

Carlos Serrano

COMO EL HUMO
Como el humo te fuistes,
y yo no se dónde va el humo.
Si se funde con el aire,
si se esconde,
como yo en tus ojos de mujer.
Como el humo me exhalaste,
y yo no se adónde quedó el humo,
si vaga sin rumbo,
si se oculta
entre tus labios y los míos.
Como el humo se desvaneció,
y yo no supe que la había perdido,
si se esconde en el aire,
si se funde en los labios,
si vaga en otros ojos,
oculta sin rumbo.

* literatura de kiosko 13. obsesiones y un poema
02/03 2005.
26 pág.
José Pastor González· Rakel Rodríguez· Marjiatta Gottopo· Carlos Serrano· Domingo López· Jonny Senne
Relatos y poemas.
* literatura de kiosko 14. la melancolia de los elefantes
05/ 2005.
Joaquín Fabrellas· Pepe Criado· Paco López· Chabela Rodríguez· Jesús Tíscar· Rakel Rodríguez
Relatos y poemas.
* literatura de kiosko 15. comunicación no verbal
10/ 2005.
Ángel Calle· Chabela Rodríguez· Iñaki Valencia· Ángel Rodríguez López· Juan Cruz López· Rakel Rodríguez.
Fotografías: María Cardeñas.
Poemas y Relatos.
* literatura de kiosko 16. como animales
02/ 2006.
20 pág.
Paco López· Ángel Rodríguez· Darío Rojo· Domingo López·Ana Kayser·Mauricio Pérez Rus (Chiro)· Clarice· Diego Expósito· Jesús Ardoy· Boni Loz
ilustraciones: Pablo Ruiz
Poemas.
* literatura de kiosko 17. en picado
04/ 2006.
José Pastor· Alma Aguado· Ángel Rodriguez· Paco López· Jesús Ardoy· Rakel Rodríguez
Ilustraciones y portada: Pablo Ruiz
Poesía.
* literatura de kiosko 18. vuelta a empezar
11/ 2006.
12 pág.
Alma Aguado· Ángel Rodríguez· Ana Toledano· Julio Lebrato· Víctor Mesa· Rakel Rodríguez· Jesús Reina
ilustraciones: Pablo Ruiz
Relatos y poemas.

Poemas de Ana Toledano para "literatura de kiosko 18. vuelta a empezar"

CON VISTAS A INTERIOR
De pequeña
no me interesaban los poemas,
ni los atlas,
ni qué pasaba con el duerme vela.
Sólo quería crecer,
hacerme grande.
Y aquí estoy,
mucho más inesperada,
mucho más desconocida,
con un poco más de escarcha.
De pequeña mi mundo
era hacia dentro
ahora intento ser sólo una ventana.

PALABRAS
Quiero leerte a solas
estos versos,
que te escribo sin ti.
Y que mi voz se vuelva
cálida
que se muera el silencio
que recorre los pasos de todos los poemas.
Hasta que tú las oyes
mis palabras son vaho,
campo estéril,
sombras perdidas.
Hasta que tú las oyes
mis palabras son
solas, pequeños pentagramas para sordos,
vacías.

Durante los años 2006 y 2007, paralelamente a la publicación de los cuadernillos de literatura de kiosko, Ediciones RaRo y cuatro de sus colaboradores (Juan Cruz López, Ana Toledano, Joaquín Fabrellas, Rakel Rodríguez) realizaron (acompañados de un guitarrista) numerosos recitales por bares de Jaén y Granada. Para ello publicaron un cuadernillo (32 páginas) con el título “nos vemos en los bares” donde recogían parte de los poemas y relatos que leían en sus recitales.

REENCUENTRO
Ya estoy aquí
     hace tiempo
que mis manos parecían ignorarlo
     pero ya no hay dios
que pueda arrancarme este sabor a desastre
de la garganta
     ya no hay nadie
que me pueda sacar
esta bola invisible que palpita
como un corazón negro
en la jaula de grillos de mi pecho
 

     quise no verme aquí
pero mis párpados se quiebran
de morderme tanto la lengua
          ahora
estoy demasiado cansado
de mirar al estanque donde me trago los miedos
     

ahora no hay nadie que pueda oírme

sólo este sembrado
     de versos
acaricia los dedos que de tanto tragar
se me enferman de silencio
                    

Juan Cruz López
 


ACOTACIONES
Presas de los días, alcohólicos de aburrimiento. Desterrados del diálogo o las palabras, inventores tardíos del monólogo interior, protagonistas anónimos de un drama de cocina malo. Y la felicidad era eso: el oscuro cumplimiento de los días. Este tiempo se nos va dijo él mirando un grupo de pájaros ausentes, y los niños ululando el fin del equinoccio, conocedores del otoño; ella recoge los platos, limpia la mesa, balbucea unas palabras inaudibles para él, en un idioma sin reglas y sin contenido; se sienta en el sofá de flores tapizadas mientras le observa a él viendo la tele, dormido, un programa donde gritan como personas disfrazadas de rubio. Le duele la espalda a ella, ha dormido mal, no ha hablado en todo el día, en la cocina vio una pluma de pájaro y no pudocomprender qué hacía allí. La barre y la tira a la basura pero no se lo dice a nadie.

Joaquín Fabrellas

nota: en días sucesivos iré colocando, en esta entrada, los enlaces para ir descargandose algún número de literatura de kiosko

viernes, 11 de noviembre de 2011

Dennis Cooper

DIEZ AMIGOS MUERTOS
                                                                                para Ishmael Houston-Jones
Cass Romanski, 23 años, y su prometida prepararon la cena en el hogar de sus padres en Arcadia. Después de que éstos se acostaran, discutieron sobre la fecha de su futura boda. El se puso histérico, se encerró con llave en la habitación contigua, y se pegó un tiro en la cabeza.
Eric Brown, 16 años, conducía su motocicleta muy cerca de su casa en Glendale. De repente se encontró un bache, perdió el control y salió disparado por encima del manillar contra unas rocas.
Mervyn Fox, 56 años, pasó la noche en la casa de la piscina de la residencia de su mujer, de la que estaba separado, en Altadena. Tenía muy mala cara desde hacía semanas. Leyó parte de “The Devil of London” de Aldous Huxley, ingirió un frasco entero de pastillas para dormir y se tumbó en la cama.
Bunker Spreckles, 28, estaba en una fiesta. Se había chutado heroína por primera vez al comenzar la velada. Después de excusarse ante sus amigos caminó hasta su coche y se metió dos picos más.
Robert Beton, 43, estaba teniendo problemas con su amante, John Koening. Se pelearon y Koening se marchó. La amiga más antigua de Beton,Annetta Fox, pasó a verlo y trató de consolarle. Se bebieron una botella entera de champán y luego se fue a su casa. Poco después él se pegó un tiro en el pecho. Annetta afirmó que en ese preciso instante su coche dio un brusco bandazo hacia la izquierda.
John Wells, 25 años, estaba cargando su tabla de surf en una furgoneta a pocos metros de la autopista del Pacífico en Huntington Beach. Era un claro día de primavera. Un coche a toda velocidad se le echó encima, lanzándole a nueve metros de altura.
Michael Thompson, 28 años, conducía su Cadillac negro por el Laurel Canyon Boulevard hacia Mulholland Drive. Se desvió de la carretera en un lugar alejado, dejó el motor encendido y se tumbó en el asiento trasero, chupando una manguera que había conectado al tubo de escape.
Annetta Fox, 55, ingresó en el hospital a causa de una bronquitis. Pronto descubrieron que también tenía cáncer de pulmón. Le extirparon un pulmón. Un mes más tarde, ya en su casa, se levantó de la silla para ir al baño y le fallaron las piernas. La llevaron rápidamente al hospital, donde supieron que el cáncer se había extendido por todo su cuerpo.
John Flanigan, de 26, se vio confinado a una silla de ruedas.Año tras año se fue debilitando y finalmente tuvo que permanecer todo el tiempo en la cama. La noche antes de su veintisiete cumpleaños la excitación por la fiesta del día siguiente le dejó agotado y entró en coma.
David Sellers, 17, conoció a un señor mayor en un bar y le acompañó a su casa. Follaron. El hombre le dio algo de dinero. Luego se acercó a una cabina telefónica y llamó a su compañero de cuarto para que le recogiera en coche. En medio de la conversación un vaso sanguíneo reventó en su cerebro.
                                                                                                                       -1981
 
“Dream Police. Poemas escogidos 1969-1993” de Dennis Cooper está publicado por Acuarela Libros.
 
Del prologo de “Dream Police”.
Dennis Cooper: Exhibición de atrocidades
..... Es difícil encontrar a un autor que diseccione con tanto rigor las realidades más ocultas de la vida urbana contemporánea. Acostumbrados a la escritura automática, el realismo demasiado sucio y la dejadez estilística de otros autores de la poesía “post-moderna” (de la experiencia o no) que a veces caen en el pastiche y el tópico, resulta asombroso el modo en el que Dennis Cooper se adentra en terrenos resbaladizos con su equilibrado verbo y su metáfora precisa. Sabiendo lo que dice y cómo lo dice, por medio de un lenguaje seco y rebosante de lírica emotividad, da puertas a la reflexión sobre el dolor, el cuerpo, el sexo, la ausencia de Dios, el impulso creativo y la finalidad del arte y de la muerte. Motivos que en muchas ocasiones nos ponen un nudo en la garganta y el estómago por su cruda realidad, pero que el lector asume y hace suyos sin especial esfuerzo ante la calidad de versos tan verdaderos como intensos.
                                                                                     Jesús Llorente Sanjuán

para más información sobre la editorial, sus libros y sus ideas:

viernes, 4 de noviembre de 2011

Lydia Lunch entrevista a Hubert Selby Jr (2º parte)

Hubert Selby Jr fotografiado por Lydia Lunch

LL: ¿Se relaciona con los beats?
HS: No.
LL: ¿Le interesaban?
HS: No demasiado ... Leí uno o dos libros de Jack.
LL: A veces lo encasillan en el campo de los beats. ¿En qué se diferencia de ellos?
HS: Cuando se habla de los beats, se habla de cuarenta o cincuenta escritores diferentes. En lo que discrepo con quienes se hicieron llamar beatniks es su idea de que bastaba con poner palabras sobre papel. Sin técnica, ni método, ni maestría, ni arte. Bastaba con “Lo hice”. Si cogías un instrumento y lo rasgueabas, o vertías pintura sobre cualquier cosa, eso era arte. No me lo creo.
LL: “The Willow Tree” ... La última vez que hablamos se refirió a él como una incubación de dieciséis años... ¿Hubo alivio? ¿Fue el embarazo más largo de la historia?
HS: No lo sé, pero seguro que con aquel libro podría competir con una elefanta. Fue muy difícil. El final de una cosa y el principio de otra. De alguna manera tuve que romper con algo. Tenía el libro en mente ya en 1983. Pero, cuando empecé a escribirlo realmente, escribía unas semanas y luego un día me levantaba para ponerme a escribir y, al acercarme a la puerta del estudio, algo me impedía entrar, me echaba de allí. A veces tardaba semanas sólo en conseguir entrar en la habitación. Escribirlo en sí me costó quizá seis meses, pero a lo largo de un período de muchos años. Cada vez que reemprendía el trabajo, tenía que recuperar el ritmo de la escritura porque podían haber pasado seis meses o un año entre una sesión y otra. Era un libro de setecientas páginas, pero tuve que descartar cerca de trescientas. Fue una experiencia extraña y dolorosa. El libro más doloroso que he escrito.
LL: “The Willow Tree” trata de un hombre azotado por la desesperación y la violencia, que ha superado la pesadilla de su vida y ha sobrevivido, y se esfuerza en no perder la esperanza. Como escritor que trata la parte oscura de la vida, ¿fue difícil exponer asuntos de redención en una manera que como lector le pareciera aceptable?
HS: La escritura en sí no era el problema ...
LL: ¿Era el espectro de la puerta del estudio? ...
HS: Tal vez fuera algo tan obvio y simple como que mi pasado me tenía cogido por las pelotas y no quería que yo escribiera aquello, no quería que yo fuera libre. Mi pasado trataba de impedir que yo me apartara de él.
LL: ¿Cuándo fue más feliz?
HS: Antes de nacer ...
LL: ¿En el claustro materno?
HS: No, no ... eso fue horrible. Ahí fue donde empecé a morir ...
LL: La tortura empieza en el útero.
HS: ¡Exacto! Empecé a morir treinta y seis horas antes de nacer. Cuando nací era un caso desesperado: azulado por la cianosis, era algo extraordinario ... Mi madre padecía toxemia, no sabía qué hacer con la lactancia y el médico le dijo: “No se preocupe, él succionará todo el tóxico ...” Así empece la vida ... Cabreado.
LL: EL HOMBRE QUE SE NEGABA A MORIR ... ¿Es un viejo verde?
HS: ¿Soy viejo? Supongo que sí ..., tengo setenta y un años. Nací siendo un viejo verde.

la primera parte de la entrevista:

http://librosyaguardientes.blogspot.com/2011/10/entrevista-hubert-selby-jr-1-parte.html

jueves, 3 de noviembre de 2011

“Allegro Bárbaro” Manuel Lombardo Duro


INNECESARIO

Vivir no es necesario,
sino tan sólo destruir,
aniquilar lo que te mata,
sobrevivir a tus traiciones
y a todos tus fracasos,
quemar en propia lumbre
todo el amor y todo el odio.
Después de nada y tanto,
escapar de lo nunca
para gozar el siempre,
afrontar la desesperanza
sólo con desesperación,
encontrar sólo vida
en ir contra la vida.


CANSA

Meditar cansa,
pensar el pensamiento,
desentrañar cada lenguaje,
decir esas palabras
inertes y vacías
con lo poco que dicen,
con todo lo que callan,
con lo mucho que mienten
y la muerte que arrastran.
Cómo cansa enjugar
la vida cada día,
no perder el valor ni permitir
que te falte el coraje.
Cómo cansa vivir
entre la ausencia y la inocencia.

JERARQUÍA

Hoy por hoy,
sólo hay dos clases de poetas:
los imbéciles y los muertos.
El hermoso cadáver
de la poesía putrefacta
está ya bien muerto y sepultado
que no me tomaré
ahora la molestia
de despertarlo para mi desprecio
y mi abominación más perniciosa.
Hoy por hoy,
no hay dos clases de poesía,
sólo queda una:
la todavía por hacer,
la que no existe aún ni se vislumbra.

NADA ESPERO

Porque no espero,
porque no espero volver,
porque no espero volver jamás,
ahora voy más y más lejos:
he decidido
no moverme de aquí,
quedarme quieto
en este desamparado lugar
cuyo nombre he olvidado
y que sólo sé que se encuentra
allá en el centro de ninguna parte.

“Allegro Bárbaro” Manuel Lombardo Duro
ediciones RaRo
60 pág.
pedidos: edicionesraro@hotmail.com
8 euros (gastos de envío incluidos)


ilustración de José Ríos  www.jfrios.com