un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

jueves, 24 de marzo de 2011

la literatura en los suplementos dominicales de “El País”

Hace años que no compro “El País”. Ni “El Mundo”, ni el “ABC”, ni “El Público”. No me interesan, me aburren, aunque a veces los ojee en los bares. Pero el fin de semana pasado me atacó la gripe y una vecina que me hizo una visita dejó olvidados en casa media docena de suplementos dominicales de “El País” que llevaba a reciclar. Puedo asegurar que si la vecina se hubiera metido en la cama conmigo se me hubiera pasado la gripe y todas las tonterías, pero tuve que apañarme con los suplementos. Y allí estaban, sí allí estaban, después de tanto tiempo, LOS DE SIEMPRE: Maruja Torres, Elvira Lindo, Almudena Grandes, Juan José Millas, Juan Cruz, Javier Marías ...
Los artículos de Maruja Torres, esa señora tan respetable, tan intrépida, tan inteligente, tan luchadora, han dejado hace mucho tiempo de interesarme, lo intento, lo vuelvo a intentar, lo reintento, pero esta señora hace tiempo que no tiene nada interesante que decir, pero la pregunta es ¿Tuvo alguna vez algo interesante que decir? Y ya por curiosidad insana ¿qué opinión tenían de ella y de sus reportajes sus “compañeros” reporteros en aquella época en que esta señora tan respetable, intrépida, inteligente y luchadora vivió su “Mujer en guerra”?
En voz baja: ni la columna-reseña “Indignémonos”, ni “Egipto y el turismo colonizado” son gran cosa (y mucho menos originales) pero se dejan leer.
Elvira Lindo sigue a lo suyo, a su “aquí-estoy-yo”. Elvira Lindo (o su personaje Elvira Lindo) es el prototipo de la pija-tonta-pedorra, y sí, claro que hay cosas peores, pero es que esta pija-tonta-pedorra se cree que es proletaria-inteligente- y superguay (y real) y eso ya es un síntoma alarmante. Pero ella como si nada, a lo suyo, a su “aquí-estoy-yo”. Cojan cualquier artículo de Elvira Lindo y cuenten cuantas veces dice (escribe) “yo” o “mi”. ¿Elvirita, a quien le importa los ejercicios que haces en tu gimnasio?, ¿ a quién hostias le importa dónde cenas y qué cenas después de un concierto en tú Nueva York idílico? ¿A quién?
Los artículos de Almudena Grandes, esa señora que cada vez se parece más a Cristina Almeida, y musa erótica de los progresistas de más de 60 años, son verdaderos relatos cortos de la vida cotidiana de gente corriente; su vecino, su compañera de trabajo, sus amigos … pero su calidad literaria deja mucho que desear. Sus relatos son lo más parecido a aceptables redacciones de alumnas aplicadas de colegio privado, caro y de monjas. “Un policía sin vocación” es una historia tan ñoña que aconsejo se lo tomen con calma. O mejor ni lo lean. Y “Ella, hasta el final” es de un sentimentalismo tan manoseado que solo cabe preguntarse ¿esta señora fue la misma que escribió las 80 primeras páginas de “Las edades de Lulú”?
Nota a pie de página o algo de prensa rosa-blanca ( prensa donde según mi opinión deberían escribir estas dos señoras): Elvira y Almudena están casadas con dos de los escritores más aburridos de la literatura española contemporánea: el catedrático Antonio Muñoz Molina y el poeta oficial Luis García Montero. Y ya se sabe, todo se pega. Y también se sabe o se dice que detrás de una gran mujer insatisfecha hay un gran hombre aburrido. Pero se dicen tantas cosas. Tantas tonterías. Además para más inri estas dos parejas son amiguitos, así que no me cuesta imaginármelos un viernes noche (después de cenar, por ejemplo, en un restaurante thailandes) en una confortable casa, jugando al scrabble, bebiendo gin-tonics (dos o tres, no más) y pasándoselo tan bien que el próximo domingo una de las dos nos lo tendrá que restregar al resto de los mortales en el “EPS”. En la fiesta también me imagino a Joaquín Sabina y a Miguel Ríos, dos grandísimos artistas, de espíritu tan juvenil, festivo y rebelde, que no pueden (ni deben) faltar a ninguna fiesta que se precie. Como los Ferrero Rocher. Serrat no pudo acudir, estaba malito, pero, da igual, sonaba como hilo musical.
Ray Loriga (para mi, nueva incorporación en el EPS) siempre me ha parecido, simplemente intrascendente, tiene estilo, maneras, sabe buenos trucos, pero todo en él es pose. Con Javier Cercas no puedo, lo intenté con “Soldados de Salamina” que acabé de leer a regañadientes, pero “Anatomía de un instante” lo abandoné a mitad del libro y no he tenido valor de regalárselo a nadie. Lo mismo me ha pasado con estos artículos, los he abandonado a media lectura. Es tan cansino que agota.
Los escritos del señor Juan Cruz y del señor Juan José Millas son oportunistas, partidistas, intransigentes (con ese insulto supuestamente fino y elegante, con ese tirar la última piedra, con ese estar por encima del bien y el mal), dogmáticos y peligrosos. Por salud mental no hay que abusar de este tipo de prosa, de ese reírse del que no piensa como nosotros y de esas maneras de arrimarse al poder.
Javier Marías sigue en sus treces, mosquedo, enrabietado como un niño mimado, por aspectos tan relevantes en la vida como el volumen de la televisión del vecino, las nuevas normas de la ortografía de la RAE, los malos modales de los jóvenes y mil plagas bíblicas más. Suele atinar, el señor Marías, y tiene elegantes maneras, e incluso (increíble!!) hasta me hace sonreír. Pero joder con los pataleos, señor Marías, que pesado es usted .
Así que como no hay nada nuevo bajo el sol de “El País”, aquí lo dejo, que creo que me ha subido la fiebre, y como mi vecina no va a volver, lo mejor es que deje de envenenarme con estos grandes escritores, periodistas/columnistas y a sudarla.

domingo, 20 de marzo de 2011

Sherman Alexie "Diez pequeños indios"


Sherman Alexie es un contador de historias, de historias actuales, cotidianas y universales. Un contador de historias y un creador de personajes. Sus personajes generalmente son indios, de la tribu spokane (como el propio autor), pero no es nada difícil identificarse, reconocerse o compartir sus vidas, sus sueños, sus miedos, sus rabias, sus fracasos o sus amores.
“Diez pequeños indios” son nueve historias. Una estudiante universitaria encuentra un libro de poesía escrito por un indio de su propia tribu del que nadie ha oído hablar y decide buscarle y conocerle. Una cena política y una pachanga de baloncesto para tratar el tema racial y las renuncias. La historia de una mujer para dar una visión distinta del once de septiembre y del dolor cotidiano. Una pareja que intenta salvar a su bebe de la muerte a través de la magia y el humor. Un triunfador hombre de negocios indio que comparte conversación (y necesidades, y esperanzas, y miedos) con un fracasado taxista etíope. Un joven criado entre las sesiones de liberación sexual que organiza su madre para mujeres blancas, ricas e insatisfechas. Una historia de amor sencilla y feliz, pese a todo. Un indio alcohólico tiene 24 horas para reunir 999 dolares para comprar a un prestamista un traje ceremonial que perteneció a su abuela muerta. Un guardia forestal de 40 años tras la muerte de su padre, deja el trabajo y se dedica a jugar al baloncesto, deporte en que destacó en su juventud, y que abandonó cuando falleció su madre, hace veintidós años.
Un libro de historias, personajes, emociones y sentimientos. Un libro cálido, cercano, divertido a veces, duros otras, entrañable, escéptico, hermoso. No dejes de leerlo. ¡Que lo disfrutéis!

Para abrir boca:
https://docs.google.com/fileview?id=0B2WApv-Ip882NzA5MzgzM2EtZThiYi00ODAxLWJjNzEtODE5OWFlZDViZGIw&hl=en&pli=1 

viernes, 18 de marzo de 2011

George Orwell y "El camino de Wigan Pier"


“Para que Hitler pueda marcar el paso de la oca, para que el Papa pueda denunciar el bolcheviquismo, para que los aficionados al cricket puedan acudir a Lloyd's y para que los poetastros puedan rascarse la espalda unos a otros, tiene que haber carbón. (….) Se da uno cuenta, por lo menos cuando está en la mina, de que la gente superior puede seguir siendo superior sólo gracias al hecho de que los mineros están allí echando el bofe. Ustedes, yo, el director del suplemento literario del “Times”, el arzobispo de Canterbury y el camarada X, autor de “El marxismo para niños”, debemos realmente la relativa comodidad de nuestras vidas a los pobres forzados que trabajan bajo tierra y negros de los pies a la cabeza, con la garganta llena de polvo …”

trabajadores ingleses entrando en una mina inglesa. año 1900

“El camino de Wigan Pier” nace con la invitación que su editor le hace a George Orwell para que realice un trabajo de investigación sobre las condiciones de vida de la clase obrera en el norte de Inglaterra (una zona de fuerte industrialización y con una minería muy desarrollada). Orwell viaja hasta allí y en “El camino de Wigan Pier” recoge, describe y opina sobre las experiencias de este viaje de siete meses por el norte del país. En él se recogen y describen desde la vida en las pensiones, hasta el trabajo en la mina, sin olvidarse de las condiciones de trabajo, la vivienda, la alimentación, las consecuencias del paro, el socialismo, la llegada del fascismo … Hacia el final de la obra Orwell da rienda suelta a sus pensamientos y expone sus teorías sobre la organización social, la lucha de clases y los movimientos obreros.

martes, 15 de marzo de 2011

David González "El demonio te coma las orejas"


CUALQUIER PARECIDO ES PURA COINCIDENCIA
O te cortas el pelo tú
o te lo cortamos nosotros,
y encienden los mecheros
y se descojonan vivos.
O te cortas el tomo tú
o te lo cortamos nosotros,
tú verás colega, tú mismo.
Son cuatro.
Los cuatro hijos de puta
que mandan
en la galería de los menores.
Los kíes.
Forman un círculo a mi alrededor.
¿Qué, julai?
¿Te lo vas a cortar o qué?
Hoy es martes.
Vienen a verme los viejos.
Entro en el locutorio
y mi madre dice:
¡Te has cortado el pelo!
Menos mal que te dio por cortarlo,
ya parecías un quinqui
con esas melenas.
Esto ya es otra cosa,
dice mi padre.
Ahora ya pareces un hombre

LA MAICA
no tiene piños.
Le han caído todos.
Por culpa del caballo primero
y por la mierda de comida
del talego después.
Así la chupas mejor,
le decimos todos.
La Maica está desdentada,
y eso quizá influya en su voz,
una voz
que le viene
que ni pintada
para arrancarse por bulerías.
El Richard se asoma a la perlacha
cada noche,
después del recuento,
y se pone a gritar:
¡Maica! ¡Esa Maica!
¡Cántanos algo! ¡Venga!
Ella se hace la loca,
¡Esa Maica bonita!
¡Venga! ¡Cántate una!
pero siempre acaba
por hacerle caso.
El picoleto de la garita
deja de pasear
de un lado para otro,
se apoya contra el muro,
pone encima su fusil,
enciende un truja
y escucha en silencio
esa voz sin dientes
que nos muerde a todos
el corazón.

EL TIGRE
Javi tenía tatuado
un tigre en el antebrazo.
Bueno, no sé si era
un tigre o un leopardo,
algo así,
y se chutaba en las pintas
de la piel del animal
porque de esa forma
no se le notaban las marcas.
Y así siempre.
Hasta que un día
el tigre se cansó,
y le comió el brazo
de un mordisco.

¿POEMAS?
Cualquiera
que lea las cartas
que le mando
a mi madre
pensará
que se las escribo
desde un hotel
de cinco estrellas.

EL NOMBRE DE LOS MEDICAMENTOS
Lo peor viene luego, después:
cuando estés durmiendo
y empieces a soñar
con aquellos días.
Será un sueño tan real
que te despertarás
cagado de miedo.
Sudando. Chillando.
Con los ojos meados.
Entonces consultarás
el reloj de arena
de encima de la mesita,
a ver qué hora es ya;
o el ventanuco de tu cuarto,
a ver si entra alguna luz
por las cuatro rendijas
de la persiana
y ya es de día.
Si aún es de noche,
ya sabes:
tendrás que volver.
A la cárcel


Glayíu Editorial recogió con el título "El demonio te coma las orejas [1997-2008]" gran parte del poemario de David González.

algunas OBRAS DE DAVID GONZÁLEZ
El debut del chico tatuado (Relatos completos 1998-2009). Azotes Caligráficos & Universitat Politècnica de València. (2010). 
El amor ya no es contemporáneo [Poemas y relatos 1997-2004] & El amor sigue sin ser contemporáneo [Poemas escogidos 2005-2009]. Ediciones de Baile del Sol. (2009). 
Loser. Bartleby Editores. (2009).
El demonio te coma las orejas [1997-2008]. Glayíu Editorial. (2008).  
En las tierras de Goliat. Ediciones Baile del Sol. (2008).  
Algo que declarar. Poesía de no ficción. Bartleby Editores. (2008).  
Reza lo que sepas. Editorial Eclipsados. (2006)  .
El amor ya no es contemporáneo (Poemas y relatos 1997-2004). Ediciones Baile del Sol. ((2005).   
Tango azul. Editorial de la Universidad Católica de Córdoba, Argentina. (2005).  
Hasta los paranoicos tienen enemigos (memoria colectiva de una guerra). Ediciones la Tapadera & Alternativa Antimilitarista-Valencia. (2005).  
Anda, hombre, levántate de ti. Bartleby Editores. (2004).   
La carretera roja. C.E.L.Y.A. (2002).  
Sembrando hogueras. Bartleby Editores. (2001 ..).
Con los pies en el suelo. Ediciones imperdonables, Árbol de Poe.  (2002).  
Sparrings. Línea de Fuego. (2002).   
Los mundos marginados (Poemas de la cárcel). Ediciones Mañana es arte. (2002).   
Ley de vida. DVD Ediciones. (1998).  
El demonio te coma las orejas. Asociación Crecida. (1997).   
Nebraska no sirve para nada. Peña Tú. (1995).
Ojo de buey, cuchillo y tijera. Edición de autor. (1993).

sábado, 12 de marzo de 2011

Georges Arnaud y "El salario del miedo"


Henri Girard, más conocido literariamente como Georges Arnaud nace en Montpellier en 1917, en el seno de una familia rica y culta. Henri Girard todavía es un joven cuando una noche, mientras dormía en el castillo familiar, alguien entra en la mansión y asesina a su padre, a su tía y a una sirvienta. Todas las sospechas parecen acusar al joven Henri Girard que es condenado a prisión. Tras diecinueve meses en la cárcel es exculpado y huye a América Latina a intentar rehacer su vida. Allí conocerá el miedo, el hambre, el fracaso, la pobreza la lucha cotidiana de gente a la que no le ha sonreído la buena suerte … y todas estas vivencias las volcará con maestría en su escasa obra literaria.
En todas las obras (y en su vida) Georges Arnaud no pierde el punto de vista de los desesperados, de los humillados, de los perdedores. Y aunque con su primera novela “El salario del miedo” conoce la fama no pierde ese punto de vista y tanto en su vida como en su obra intenta ser consecuente, poniéndose siempre de parte de los que tienen que luchar para sobrevivir. Arnaud apuesta por las causas más perdidas (desacreditadas incluso entre los escritores más malditos o revolucionarios), como la rebelión argelina, a la que dedicaría esfuerzo y excelentes escritos contra las tropas coloniales francesas y sus prácticas de genocidio y tortura. Un dato esclarecedor que recuerda Manuel Vázquez Montalbán en el prólogo de “El salario del miedo” es la coincidencia que el mismo año que el escritor Malraux acepta ser ministro de De Gaulle, a Georges Arnaud un policía le rompe un brazo durante una manifestación contra el gobierno.

Su primera novela “El salario del miedo” se desarrolla en un rincón perdido de un país tropical donde un serie de personajes dejan escapar el tiempo y la vida en el café El Corsario, esperando una última oportunidad para salir de allí y rehacer su vida. La oportunidad llega con la oferta de transportar una carga de nitroglicerina en unos camiones obsoletos y por unas carreteras peligrosas, erosionadas y abandonadas que son propicias para que todo salte por los aires. Es un suicidio pero la desesperación parece que ahuyenta el miedo.

Otras obras de Georges Arnaud: “Le voyage du mauvais larron” (o “Lumiere de souffre”), y la colección de relatos cortos “La Plus Grande Pente”.

En 1953 el director francés Henri Georges Clouzot dirigió una esplendida adaptación de la novela.

jueves, 10 de marzo de 2011

George Orwell "Sin blanca en París y Londres"


“Sin blanca en París y en Londres” (terminado en 1931 y publicado en 1933) es un relato autobiográfico de su vida como friegaplatos en París y como vagabundo en Londres.

“Mi historia termina aquí. Es una historia bastante trivial y sólo me cabe esperar que interese de la misma manera que interesa un diario de viaje. Por lo menos, puedo decir: este es el mundo que te espera si alguna vez te quedas sin dinero. (…..). Nunca volveré a pensar que los vagabundos son un atajo de borrachos, ni esperaré que ningún mendigo se sienta agradecido por haberle dado una limosna, ni me sorprenderé de que carezcan de energía los que no tienen trabajo, ni me suscribiré al Ejercito de Salvación, ni empeñaré la ropa, ni rechazaré una octavilla, ni comeré en un restaurante elegante. Algo es algo.”
para descargarse el libro (epub): epublibres


martes, 8 de marzo de 2011

Eduardo Jordá "Canciones gitanas"


La conocí cuando era la elegante editora de una revista “moderna” e iba vestida con un sobrio tres cuartos de color turmalina verde. Dos o tres años después, en la Barceloneta, era una punk con el pelo de color de cabello de ángel, vestida con una cazadora de motorista y una falda de cuero muy corta. Luego, en Deià, era una hippy con el pelo negro y revuelto y una camiseta de color indefinido y la expresión de quien pasa mucho frío en una habitación caldeada. Ahora que vive sola en una ciudad que no es la suya, lleva un colgante que su madre le ha hecho, con una tarjeta protegida por un envoltorio de plástico, en el cual figuran su nombre y una dirección y un teléfono de contacto, “por si me pasa algo”, me ha dicho ella misma, como si lo más normal del mundo fuera que se perdiera y no supiera regresar a casa.
“Canciones gitanas” Eduardo Jordá (Ediciones Península).