un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

viernes, 28 de octubre de 2011

tres poemas de Bukowski


JOHN DILLINGER SIGUE ADELANTE
a veces escribo sobre los años 30 porque
fueron un buen campo de pruebas.
la gente aprendía a convivir con la adversidad
como algo cotidiano,
cuando llegaban los problemas
se adaptaban y tomaban la siguiente medida,
y si no la había,
a menudo
la creaban.
y la gente que tenía trabajo
lo hacía con pericia.
un mecánico era capaz de arreglarte el coche.
los médicos visitaban a domicilio.
los taxistas no sólo sabían todas
las calles de la ciudad
sino que también eran duchos en
filosofía.
los farmacéuticos se te acercaban
en las farmacias y te preguntaban qué necesitabas.
los acomodadores en los cines eran más
guapos que los astros
de la pantalla.
la gente se hacía su propia ropa
arreglaba sus propios zapatos.
casi todo el mundo hacía las cosas bien.
ahora la gente tanto dentro como fuera de sus
profesiones es totalmente
inepta.
no consigo entender cómo pueden siquiera
limpiarse el culo.
y cuando llega la adversidad quedan
consternados,
se dan por vencidos,
despotrican,
se vienen abajo.
ésos, consentidos a no poder más,
solo están acostumbrados a la victoria o
a lo fácil.
no es culpa suya, supongo,
que no vivieran
los años 30
pero, aun así, no me siento precisamente tentado
a adorarlos.

NO TAN MAL
estaba ahí sentado, tomando un vaso
de vino
sonó el teléfono, dejé el vaso
para contestar en la otra
habitación.
volví en unos minutos
me senté
cogí el vaso
noté que algo se movía en mi
boca,
¡Dios santo!
lo escupí en el
cenicero:
una mosca
venga a menearse...
cogí el vaso de vino,
me fui al cuarto de baño
vacié el contenido,
entonces el vaso se me cayó de
la mano
y resonó en el lavabo,
me enjuagué la boca, el vaso,
luego volví a entrar
me puse otra copa.
la mosca seguía meneándose...
allí estábamos,
una mosca borracha y un borracho
a la 1.30 de la mañana
y ahora hay otra mosca
que zumba y revolotea
por encima de mí
sin duda con ganas de apuntarse
a la fiesta.
bueno, podría ser peor:
podría ser peor:
podría estar bebiendo con
cosas que no pueden
volar
ya sea con sus cuerpos
o de ninguna otra manera.
y ésas no
puedes
escupirlas.
“Guerra sin cesar. Poemas 1981-1984” (Visor Libros)

UNA PALABRA SOBRE LOS FULGURANTES Y MODERNOS HACEDORES DE POEMAS
es bastante fácil parecer moderno
cuando en realidad se es el mayor imbécil jamás nacido;
Lo sé: he salido impune después de hacer cosas horrorosas
pero no tan horrorosas como las que leo en las revistas;
tengo una honestidad que me viene de las putas y los
hospitales
que no me permite fingir ser
lo que no soy
-lo cual supone un doble fracaso: el fracaso de la gente
en la poesía,
y el fracaso de la gente
en la vida,
y cuando fracasas en poesía,
fracasas en la vida, y cuando fracasas en la vida,
es que nunca naciste,
digan lo que digan las estadísticas
o el nombre que te puso tu madre.
las gradas están llenas de muertos
que piden a gritos un vencedor,
que desean un número que los lleve
a la vida,
pero no es tan fácil
-igual que con el poema:
si tú estás muerto
más vale que te entierren
y tires la máquina de escribir
y te dejes de tontear con poemas, con caballos, con
mujeres, con la vida:
estás taponando las salidas,
así que sal rápido
y desiste de esas
pocas y preciosas páginas.
“Madrigales de la pensión” (Visor Libros)

la caricatura de Bukowski es la conseguí en:
http://www.fotosbuzz.com/caricaturas-hiperrealistas

2 comentarios:

Anónimo dijo...

...sigue adelante, eso si que es un poema pertinente para los días que corren, para todos los días.

pedro

marcos dijo...

Hola, me encanta Bukowski, el poema que más me gusta de todos es el de El genio de la multitud. Aunque se pone un poco pesado con el rollo de los otros poetas subnormales, y lo de la inmortalidad, ese trascender en la vida y ser vida, en realidad significa que si vas a su tumba cualquier día y a cualquier hora, el sitio estará lleno de un montón de subnormales haciendo fotos sin cesar. No sé qué es peor. Ni tampoco merece demasiado la pena tener fe en lo que se hace, es complicado que no se mezcle con autocomplacencia pura. Hace poco en una revista de aeropuerto leí una entrevista con el pintor Antonio López, cada respuesta era mejor que el 99% de los poemas que leo. Un gran tipo este. En la siguiente página hablaba el cineasta Balaguero. No decía nada especial, solo que se le notaba que de cada 3 pensamientos que tiene uno es : soy Balaguero, igual que a Arturo P Reverte, etc. Por cierto, he leído que hay una entrevista a H Selby en los extras de la película Requiem por un sueño. Detesto profundamente a Darren Aronofsky, me parece el mayor fraude que existe. Pero Selby me produce simpatía. Me leí el libro de Brooklyn, lo del principio me parece lo mejor, o lo más agudo, con la parte final, y las mayúsculas me reí bastante. Bueno, hasta otra.