un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

viernes, 11 de febrero de 2011

Edward Bunker


La literatura de Edward Bunker habla de la vida en los centros penitenciarios, de atracos, de extorsiones, de libertad condicional, de la imposibilidad de la reinserción, de presidiarios y expresidiarios, de los códigos de los bajos fondos, de persecuciones, de rabia, odio y frustración … Y habla de primera mano porque la mayor parte de la vida de Edward Bunker fue lo que cuenta en sus novelas.
A los once años de edad Edward Bunker ya había ingresado en un reformatorio y hasta casi los cuarenta años paso su vida entrando y saliendo de prisión, robando, tráficando con drogas, huyendo … Salvado, literalmente, por la literatura, por la lectura y la escritura, su primera novela “No Beast To Fierce” fue aceptada por una editorial mientras espera juicio por atraco y venta de drogas. Su segunda novela “Animal Factory” la terminó en la prisión más peligrosa de Estados Unidos, donde 600 guardas vigilaban a 300 internos. Un artículo sobre el problema racial en las prisiones estadounidenses y la publicación de “No Beast To Fierce” fueron factores decisivos para que consiguiera la libertad condicional. Desde entonces, hasta su muerte (en el año 2005, con 71 años) no volvió a pisar la cárcel y se dedicó a la escritura de novelas y guiones cinematográficos (“Tren del infierno” “Libertad condicional”, “Animal Factory” … y asesoró a Michael Mann en “Heat”). También participó como actor en varias películas, entre ellas “Reservoir Dogs (donde  interpretó  al Señor Azul), “Tango y Cash”, “Animal Factory” ….

Novelas y autobiografías de Edward Bunker:
No Beast So Fierce (1973). “No hay bestia tan feroz” (Sajalín editores). Hay una edición casi incontrable de Arcos Vergara del año 1978 con el título “Libertad condicional”.
The Animal Factory (1977). Próximamente editada por Sajalín editores.
Little Boy Blue (1981).
Dog Eat Dog (1995). “Perro come perro” (Sajalín editores).
Mr. Blue: Memoirs of a Renegade (1999).
Education of a Felon (2000) “La educación de un ladrón” (Alba Editorial).
Stark (2006). “Stark” (Sajalín editores).

Dos novelas de Edward Bunker se han llevado al cine:
“Libertad condicional” basado en “No Beast So Fierce” dirigida por Ulu Grosbard. 
“The Animal Factory” basado en la novela del mismo título y dirigida por Steve Buscemi. 

(De la Introducción a “Perro come perro” por William Styron)
"... La imaginación es soberana y su poder, casi por sí solo, según mi teoría, debería ser capaz de transformar cualquier tema en algo maravilloso si el escritor es lo suficientemente bueno, de modo que su mundo le parezca más real al lector que el mundo de un escritor que puede gozar de una familiaridad total con su entorno pero que posee un talento menor.
Sin duda, existen ejemplos de estas triunfantes incursiones en terra incognita. Stephen Crane no tenía ningún conocimiento de primera mano sobre la guerra y, aún así, su retrato de los horrores del combate en El rojo emblema del valor sigue siendo una de las más grandes narraciones de ficción sobre la Guerra Civil o, de hecho, sobre cualquier guerra. Su autor nunca puso un pie en África y, sin embargo, Henderson, el rey de la lluvia, la novela de Saul Bellow sobre el continente oscuro, rebosa autenticidad.
Entonces, ¿existe algún apartado de la experiencia donde la intrusión de un escritor que no esté familiarizado con su realidad debería desaconsejarse? Una vez más, estaba a punto de decir que no pero, de hecho, creo que sí existe ese lugar y no es otro que el ámbito de los bajos fondos de la América moderna, el entorno en el que moran los criminales habituales. Es un terreno de nuestra sociedad tan apartado del día a día del lector de clase media, un lugar tan corrupto y tan violento, poblado por seres humanos tan grotesca e impredeciblemente diferentes de ti y de mí, que sus atroces límites y el comportamiento de sus habitantes sólo los puede plasmar un escritor que haya estado allí.
Edward Bunker ha estado allí. Hace poco más de veinte años, Bunker, que por aquel entonces se acercaba a los cuarenta, salió en libertad de la cárcel tras un confinamiento casi continuo en instituciones estatales y federales desde los once años. Durante los años posteriores a su liberación, en su papel de testigo de los bajos fondos de Los Ángeles, Bunker produjo una serie de narraciones duras, valientes y cuidadosamente elaboradas que expusieron la anatomía de la mente criminal mejor que las de cualquier novelista contemporáneo..."

1 comentario:

ypunto dijo...

Casualidades: en la pila de libros por leer llevaba bastante tiempo No hay bestia tan feroz, ayer empecé a leer la novela. Muy bueno. Luis ...