un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

miércoles, 8 de diciembre de 2010

yo fumo


Yo fumo y asumo que fumar puede matar, como también puede matar un coche, una avispa, la práctica de cualquier deporte o un trabajo. Yo fumo y no voy a ser tan estúpido de ignorar que esto del tabaco me puede pasar factura. Yo fumo bajo mi responsabilidad y aunque muchas mañanas al levantarme las arcadas me hacen doblarme y farfullar “el tabaco va a acabar conmigo” soy libre para elegir lo que hago con mi cuerpo y con mi vida.  Yo fumo y asumo que los fumadores, tal vez, utilicen con mayor frecuencia los servicios sanitarios públicos que los no fumadores, tal vez. Pero tienen los mismos derechos a la utilización de estos servicios que una persona no fumadora que sufre hemorroides por abusar del picante o que padece gota por darse atracones de marisco o que tiene alergia a las gramíneas. Yo fumo y asumo que con los ingresos fiscales que produce el consumo de tabaco se compensen los gastos de las pymes, se subvencionen Ongs o se investigue en el campo de las armas químicas. Me da lo mismo lo que hagan con el dinero de los impuestos pero a cambio dejarme fumar en paz.
Yo fumo en la cama, antes de dormir y antes de levantarme, antes de follar y después de follar. Fumo cuando leo, cuando escribo, cuando paseo, cuando bebo, cuando estoy de enreda, cuando pienso, incluso en el trabajo o cuando me baño. Fumo y puedo subir el Veleta, fumo y hace años que no voy al medico, fumo y no tengo problemas para que se me ponga dura, fumo y se apreciar una buena comida y un buen vino, fumo y no quiero dejar de fumar. Yo fumo y como en toda adicción cuando me falta ese placer me mosqueo, me desespero y me vuelvo más insoportable de lo que suelo ser. E incluso sería capaz de vender mis libros por un paquete de tabaco (cosa que he hecho). Pero son las facturas que tengo que pagar por estar enganchado al placer de fumar.
Yo fumo y ello me ha permitido soportar esperas, desesperos, desengaños, colas, trabajos duros, tipos insoportables y mujeres caprichosas. Yo fumo y asumo (de mala gana) que ya no se pueda fumar en cines, autobuses, trenes, bibliotecas, salas de espera … Y aunque no me dejan fumar,  aun así, me aguanto cuando en los cines se comen palomitas, cuando en los autobuses suena a todo volumen “Cadena Dial”, cuando en los trenes la gente habla a gritos por el móvil, cuando en las bibliotecas veo guardias de seguridad o cuando en las salas de espera la calefacción está al máximo. Me molesta pero nunca exigiría normas y leyes que prohibieran (ahora lo llaman regular) comer palomitas en el cine o hablar por el móvil en los transportes públicos.

Yo fumo y puedo entender que haya personas que les moleste el humo del tabaco. Pero durante siglos, fumadores y no fumadores hemos convivido en paz solo utilizando un poco el sentido común, sin grandes problemas, sin clasificaciones y sin peleas inútiles. Pero ahora hay toda una caterva de inquisidores que en nombre de la salud y el bien común ya no se conforman con dar la brasa sobre los efectos perjudiciales de fumar, sino que exigen leyes, normas, policías … para perseguir y castigar a los fumadores. Por mi que se jodan, pero deberían follar, beber, fumar, ir al cine, … cualquier cosa que produzca deseo y placer. Y tal vez (aunque tengan los pulmones jodidos) sean algo más tolerantes, algo más felices  y dejen de putear a los demás.Cuidado, empiezan prohibiendo jugar a la pelota y sin darnos cuenta nos han prohibido fumar en la cama o cantar a menos de 50 metros de un colegio. Cuidado.


Yo fumo y puede ser que el tabaco produzca lesiones irreparables en el razonamiento porque no llego a comprender toda esta agresiva campaña anti tabaco. Creo que todo es una cortina de humo, el verdadero motivo se me escapa. Mientras tanto sigo fumando y dándoles vueltas al asunto.
j.p.g

10 comentarios:

laura dijo...

Sigue fumando y sigue con tú mala sangre, pero como tú dices, cuidado. Mata.
Un abrazo. Laura

RaRo dijo...

guapo en la foto. Y fumar mata. Pero matan muchas otras cosas. Tantas.... Aprovechemos, qué coño.... muy bueno, josito

Anónimo dijo...

hay gente que se mata trabajando, y nadie les dices nada o les da un premio. sigue fumando y haciendo lo que siempre has hecho.... un abrazo

Otro mas dijo...

que raro declaraciones de un fumador empedernido que solo hablan del yo quiero yo necesito yo y mis circustancias... tu haz lo que quieras como bien dices pero a 30 metros del que no quiera respirar tus palitos de cancer, don tolerante.

Es verdad que hay gente que se mata trabajando.. por qjemplo los camareros...

J. G. dijo...

yo no fumo, no me gusta ver fumar, y menos cosas sacadas de una cajetilla

jpg dijo...

A Otro más dijo: mejor lo dejamos en varios kilómetros y nos evitamos problemas. Si tienes problemas con tú trabajo de camarero, cambia de trabajo. Si no trabaja de camarero piense en un minero. Mientras tanto como soy igual de tolerante que usted: que le jodan.
A J.G: estoy enganchado al Ducados pero cuando me encuentre con usted fumaré liados y lo que usted tenga.

Anónimo dijo...

Me encanta!!!!!!!!!!!!!!!!

jose Mª dijo...

Hola muy buenas a tod@s, fumadores y no fumadores. Para empezar yo soy fumador y me parece muy bien estas opiniones.libertad!!!
si me apetece dejar de fumar lo dejare, si a alguien k esta a mi lado le molesta el humo lo apagare, pero lo k no me gusta es k me obligen a dejarlo!!!

Anónimo dijo...

Eh, tienes razon, una persona que se gana la vida en un oficio deberia cambiar de trabajo si le preocupa su salud como fumador pasivo.
sip.

Anónimo dijo...

A cada coche de no-fumador que conozca le voy a pinchar las ruedas para que no pueda circular y matarme con su humo tóxico.

Esto es la segunda guerra civil que tanto querían los socialistas y separatistas. Era fácil. Bastaba con prohibir fumar y condenar a unos adictos enfermos a congelarse fumando en la calle como apestados.

Esto es la puta guerraaaaaaaaa.