un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

sábado, 13 de noviembre de 2010

"La humedad" Adagio Montorelli

Renato Guttuso
POEMA 1º (AL LECTOR)
Tú, lector, que te dispones a leer
este pequeño, inútil manual de la memoria;
no tuerzas tu gesto
al notar el bajo lenguaje que en él uso,
ni critiques a Adagio por su desagradable estilo.

No fue mi intención invitar a Vesta
ni a las compañeras de Febo a estos versos
que he moldeado con mis manos desnudas,
usando el más asqueroso barro;

pues tú sabes bien, lector hipócrita,
que sólo en lo más sucio podemos encontrar
una verdad acorde con los tiempos que vivimos.

POEMA 5º
La niña se busca bajo la falda
la humedad desconocida,
toca con sus dedos,
inmaculados de inocencia,
la vulva intacta
y siente todos los mares fluir por su carne
en su confuso y plácido oleaje.

Sin saber por qué
ha mordido sus labios,
pesando quizás en los labios del joven pescador
que cada mañana, con el torso desnudo,
la mira desde su barca caminar a la escuela.

Ahora siente en su lengua
brotar mansamente la sangre vestal
desde la carne recién mordida.

En un temblor la niña se hace mar
y la humedad, como un misterio insondable,
viste sus dedos de espuma.

POEMA 13º
Yo tendría veinte años
y lejos de mi hogar
tu boca, Nicoletta,
me hablaba de las viñas que dejé en Sicilia,
de la joven campesina
de mejillas rojizas y piel blanca
que en una noche furtiva
despertó mi sexo
siendo yo apenas un crío.

Y tus labios son ahora sus labios,
y su lengua es ahora tu lengua,
y cuando tú muerdes mi centro
son sus dientes, y no otros, los que me entregan
al prometido cielo de tu boca,

como si el tiempo nos engañara,
Nicoletta mía,
y yo volviera a ser la mentira de aquel niño
que vierte en tu garganta su germinal inocencia.

No hay comentarios: