un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

jueves, 28 de mayo de 2020

siempre nos quedará París o el Café de Rick


siempre nos quedará París o el Café de Rick 

aquel verano le gustaba follar escuchando a Edith Piaff

fumar un Gauloises tras otro hasta la ronquera

comer pistachos sentada en los muelles de Trocadero

ver el Tour de Francia en bares de obreros

madrugar para pasear por los cementerios

comprar ropa de segunda mano en el mercado de las pulgas

emborracharse de forma tristona y bronca con el pastis que mangaba en el Carrefur

recorrer París andando/como si  el mundo se pudiera recorrer a pie/emperrada en ir donde no fueran los turistas


veinte años después

la veo por televisión

hablando sobre "la necesidad de los recortes sociales" de privatizaciones de austeridad de "satisfacer mercados"

y me hace sentir viejo triste cansado

y asqueado

susurrándole a la noche

¿le seguirá gustando follar escuchando a Edith Piaff?

jueves, 21 de mayo de 2020

programa doble de lucha libre en el barrio Salamanca (Madrid)

La imagen puede contener: una persona, de pie

programa doble de lucha libre en el barrio Salamanca (Madrid)

vuestros libros de historia contarán de la quema de la iglesia de San Francisco de Borja, santo patrón de la nobleza y la cetrería. de los saqueos a El Corte Inglés de Serrano,47 y a la joyería Tiffany´s de Ortega y Gasset, 10. de la ocupación del colegio Nuestra Señora del Pilar. del asalto a la casa de Luis Barcenas. del juicio sumarísimo a Pablo Motos. del asesinato de afiliados y simpatizantes de Vox y del Partido Popular. de los enfrentamientos contra la policía. de las hordas rojas sembrando el caos y la destrucción. de la chusma. del lumpemproletariado.​ de las torturas en las chekas. de bandas de anarquistas dedicadas al robo y la rapiña. del terror rojo. de la matanza de oficiales. de la violación de monjas. de la destrucción de fábricas... hablarán del odio y la venganza.

vuestros libros de historia contaran la verdad pero nunca contarán los motivos. de la sirvienta violada por el señorito encoñado y encocado. de la enfermera que limpiaba el culo de vuestros abuelos sobones, babosos y porculeros. de el albañil al que no le pagasteis lo acordado en vuestra última reforma del cuarto de baño. de el chofer al que nunca llamasteis por su nombre porque para vosotros siempre fue Alfred. de el cuidador de vuestros Cockers spaniel inglés al que "multabais amigablemente" con un euro por cada minuto que llegara tarde. de el jardinero al que le pagabais una miseria, sin contrato y sin días libres. de la cocinera a la que insultabais y humillabas. de la profesora de piano de vuestra hija a la que despedisteis por los celos de vuestra mujer. de la familia que echasteis de la casa que os tenían alquilada porqué decíais que olían mal. de la niñera que llegaba llorando a su casa harta de tragarse los caprichos, el desprecio y la soberbia de vuestros hijos. de el encargado de mantenimiento que vestía a sus hijos con la ropa hortera y pija que ya no querían vuestros hijos. de la fregona que abofeteasteis por no dirigirse a vosotros con el "don" o el "señor" establecido. de la secretaría de vuestra inmobiliaria a la que echasteis vuestros perros y vuestros abogados por denunciaros por acoso. de el mendigo apaleado cuando dormía en un fotomatón. de las antitaurinas arrastradas por los pelos en Las Ventas. de la gente rebuscando comida en la basura. de el monaguillo violado en nombre del dios padre y del espíritu santo...

nuestra historía no sale en vuestros libros de Historia. la habéis enterrado en el silencio, el olvido y el desprecio. pero nuestra memoria nos hace fuertes, libres y con ganas de revancha

domingo, 17 de mayo de 2020

Salvar el fuego. Guillermo Arriaga

"Salvar el fuego" Guillermo Arriaga (Alfaguara)
Manifiesto
Este país se divide en dos: en los que tienen miedo y en los que tienen rabia.
Ustedes, burgueses, son los que tienen miedo.
Miedo a perder sus joyas, sus relojes caros, sus celulares.
Miedo a que violen a sus hijas.
Miedo a que secuestren a sus hijos.
Miedo a que los maten.
Viven presos de su miedo.
Encerrados en sus autos blindados, sus restaurantes, sus antros, sus estúpidos centros comerciales.
Atrincherados.
Aterrados.
Nosotros vivimos con rabia.
Siempre con rabia.
Nada poseemos.
Nuestras hijas nacen violadas.
Nuestros hijos, secuestrados.
Nacemos sin vida, sin futuro, sin nada.
Pero somos libres porque no tenemos miedo.
No nos importa crecer entre el fango y la mierda, ni que nos refundan en sus cárceles, ni terminar en sus morgues como cadáveres anónimos.
Somos libres.
Podemos alimentarnos de basura y respirar el aire pútrido de los caños y beber orines y bucear en aguas negras y enfermar de diarrea y disentería y tifoidea y sífilis y dormir sobre heces y no bañarnos y apestar a sudor y a tierra y a muerte, no importa, resistimos.
Ustedes con sus carnes fofas, sus cerebros blandos, no sobrevivirían ni un minuto fuera de su miedo.
Y por más que sus policías y sus ejércitos nos masacren, persistimos. Somos imbatibles. Nos reproducimos como ratas. Si eliminan a uno de nosotros, surgimos otros miles. Sobrevivimos entre escombros. Huimos por escondrijos.
Ustedes se deshacen en dolor si pierden a uno de los suyos. Se cagan con solo escuchar la palabra muerte. Nosotros no. Somos libres. Sin miedo. Con rabia. Libres.

José Cuauhtémoc Huiztlic
Reo 29846-8
Sentencia: cincuenta años por homicidio múltiple


jueves, 14 de mayo de 2020

Música de carreteras. José Luis Martínez Clares

"Música de carreteras" (XLV Premio de Poesía ‘Rafael Morales’) José Luis Martínez Clares (Ayuntamiento de Talavera de La Reina)

el blog de José Luis Martínez Clares Palabras Efimeras

viernes, 8 de mayo de 2020

La forastera. Olga Merino

"La forastera" Olga Merino (Alfaguara)

Las doscientas treinta y tres páginas de "La forastera" encierran un mundo personal propio, conseguido, en gran manera, gracias al manejo extraordinario de la lengua. Un mundo evocado con palabras precisas, a veces de uso sectorial, relacionadas con los trabajos y los días del campo, que nos atenazan como garfios a una realidad absolutamente actual, la de la España vacía. Su autora es la escritora y periodista Olga Merino y esta es su cuarta novela. No sé, ni me importa, cuánto puede haber de autobiográfico en la obra, lo que sí puedo asegurar es que está escrita poniendo toda la carne en el asador, con una rabia y una rebeldía muy auténticas y un conocimiento directo del medio en el que transcurre la historia, un lugar en el sur de la Península, indeterminado para que pueda ser o parecer muchos otros lugares.
El gran autor portugués Fernando Pessoa escribió: “El poeta es un fingidor. / Finge tan completamente / que hasta finge que es dolor / el dolor que en verdad siente”. Y está en lo cierto. El dolor de Angie, la protagonista –un personaje peculiar, como son todos y cada uno de los personajes del libro y eso los aleja de tipos y de tópicos–, poco importa que tenga o no tenga que ver con vivencias personales de la ­autora, lo importante es que también lo sentimos. Nos han herido igualmente y por eso anhelamos el restablecimiento de una mínima justicia, como en los westerns, a través de la venganza que Angie llevará a cabo, que tal vez deseáramos aún mayor, pues las afrentas hechas han sido enormes. (de una reseña de Carme Riera)

más visiones (novelas, ensayos, poemas, reportajes, documentales, comics...) sobre el medio rural