un espacio abierto sobre libros, literatura, viajes, cine, música, aguardientes y otros destilados ...

martes, 20 de noviembre de 2018

Salvaje oeste. Juan Tallón

"Salvaje oeste" Juan Tallón (Espasa Calpe) 

 
"Salvaje oeste" es ficción pero es un retrato minucioso y real de la clase dirigente que llego al poder  en España en los años 90. El retrato de una generación de políticos con sed y ansia de poder que tras alcanzar los máximos organismos políticos se lanzaron a conquistar los del mundo empresarial y las altas finanzas, y que gobernaron un país a su antojo durante décadas.  
Políticos, alcaldes, ministros, banqueros, empresarios, periodistas, fiscales, jueces, diseñadores, arquitectos... campan a sus anchas por esta novela y por una españa donde todo parecía jauga pero que en el fondo era un salvaje oeste lleno de chanchullos, corrupción y mentiras.  
Juan Tallón construye unos personajes que parecen reales, que son reales, y que se aferran al poder sin importarles nada ni nadie, ni siquiera el mañana. Unos personajes que conquistan el poder, se mantienen durante un tiempo y que lo pierden invariablemente ante un poder nuevo. Tallón, con maestría, nos lleva a despachos, salas de reuniones, pasillos, ascensores, restaurantes de lujo, hoteles, palcos, vestíbulos... para enseñarnos los mecanismos del poder y darnos a entender su naturaleza. 
"Salvaje oeste" es una novela para conocer la política y los políticos que nos llevaron a la ruina y el desencanto y para explicar el por qué de la situación actual y dónde cualquier parecido con la realidad, es la cruel realidad. 
 
 para descargar en pdf o ebook

lunes, 19 de noviembre de 2018

la alegría puede ser una forma de resistencia

la alegría puede ser una forma de resistencia 
como la tristeza la huida la rabia
el whisky o el rock and roll 
y resistía 
y soltaba lastre  
frente a las copas de coñac 
y cualquiera que quisiera escuchar 
su historia de amor 
que se rompió en mil pedazos
por mil motivos 
y sin motivo  
la historia de una mujer que se marchó
y le dejó 
tocado y hundido y sin respuestas
"adiós, cariño"
"adiós, mala puta"
y reía sin odio
y repetía su historia
de su amor
de su mujer
de un hijo muerto con 22 años
de la vendimia en francia
y de su mujer
y del frío de alemania
y de su mujer
y de un seat 127 de color verde
que le duró 31 años
ocho más que su mujer
y reía
con ganas
con alegría
con el entusiasmo de un chiquillo travieso
con los ojos luminosos de coñac y tristeza
poniendo en la barra de todos los bares
como un jugador de poker que muestra insolente su juego perdedor
una historia mil veces contada
mil veces repetida
que dejaba un poso de arena y dolor 
negro y espeso
que haciamos nuestro
y que no se podía sanar  
ni con coñac
ni con whisky 
ni con la huida 
ni con las risas
ni con el paso del tiempo
ni con el rock and roll
aunque siguiéramos bebiendo coñac
riendo 
huyendo
rabiando    
y resistiendo todo los días

poema  de josé pastor 
fotografía de Manuel Capón de su proyecto "El Cielo"

 

domingo, 18 de noviembre de 2018

La miel. Tonino Guerra

"La miel" Tonino Guerra (Pepitas de calabaza)

"La miel" es el relato del abandono de la gran ciudad con «todas esas uñas delante de la boca» y del regreso a los sabores y lugares de la infancia, a un pueblo donde vivían mil doscientas personas y ahora solo quedan nueve, uno de ellos el hermano del autor.


Canto III

Mi hermano trabaja en el telégrafo de la estación
por donde no pasan trenes desde hace cuarenta años.
Los raíles se los llevaron durante la guerra
cuando hacía falta hierro para hacer cañones.

Está sentado y espera. Pero no llaman nunca
y él tampoco llama a nadie. El último telegrama
venía de Australia
y era para Rino del Fabiòtto que estaba ya criando malvas.

El día que pasé a verlo, mi hermano
estaba sentado bajo la marquesina de hierro
con las manos en los bolsillos, abstraído en un aire
pellizcado por los trinos de una bandada de pájaros.

Ante nosotros, la línea llena de hierba
por donde pasaban los trenes. Ahora, en cambio,
bajaba una gallina que pasó por delante
sin mirarnos siquiera.


Canto X

en esa casa rosa que hay delante del prado
donde hacían las ferias de caballos.
Las persianas rechinan y se caen a pedazos
y dentro ha ido creciendo un melocotonero,
tal vez de un hueso que alguien tiró sin darse cuenta.

Era la casa de las tres hermanas americanas
hijas de aquel Fafín el loco que había estado en Brasil
y que volvió desde Génova en calesa
y le costó tres días
y llegó sin un céntimo.

La mayor de las tres hermanas apareció una mañana
ahogada en el lavadero, desnuda,
con el pelo cubriéndole la cara;
a la mediana la encontraron en un burdel de Ferrara;
la pequeña, la que me gustaba a mí,
un día que hicimos baile con gramófono
bailaba con mi hermano que la apretaba
por debajo de los hombros y yo, cabizbajo, miraba
las baldosas, que eran blancas y amarillas.


Canto XI

Hace dos días, era el primer domingo de noviembre,
había una niebla que se podía cortar con el cuchillo.
Los árboles estaban blancos de escarcha y las calles y los campos
parecían cubiertos de sábanas. Pero luego salió el sol
y secó el universo y solamente las sombras
permanecieron mojadas.

Pinela el campesino estaba atando las parras
con espartos que llevaba sujetos en la oreja.
Mientras él trabajaba yo le hablaba de la ciudad,
de mi vida que ha durado un parpadeo
y del miedo que me da la muerte.

Entonces, de repente, cesaron los ruidos que hacía con las manos
y oímos un gorrioncillo que cantaba a lo lejos.
Y me dijo: miedo ¿por qué? La muerte no es aburrida,
viene sólo una vez.



Nací en una aldea. Apenas tenía tres años cuando me llevaron a la ciudad. Algunos veranos volvíamos, fugazmente, hasta que no fui más que uno de tantos turistas y aquello una postal. Y aún así, soy capaz de recordar la luz de los veranos, la hora inevitable de la siesta, el olor a naftalina, el baúl, las almendras puestas a secar, el pan, el chocolate, algunos otros, viejos como mis recuerdos. Y eso es "La miel". Aquello que perdía. Aquello que perdimos. Pero también aquello que está, en algún sitio de nosotros. Siempre. en "Tonino Guerra. La línea llena de hierba", por Juan Jiménez García (en revista Détour)

Mujeres, raza y clase. Angela Davis


"Mujeres, raza y clase" Angela Davis (Akal)

sábado, 17 de noviembre de 2018

tres poemas de Pedro César A. Verde



La nada
Nada es una pequeña grieta
en el techo
Una lámpara apagada
Un claroscuro
en el pensamiento
Nada es
lo que no quiero
decir
lo que no quieres
escuchar
Es un quiero
y no puedo
Es callar
una mirada
con un gramo
de miedo
Es poner
cuatro letras
a un silencio
Expresar un vacío
o un completo
recelo
Nada puede ser
el principio
del final
o un final
sin remedio
Nada son mil cosas
y ninguna
Nada es
lo incierto
Nada es aquello
que quizá
es mejor no saber
nunca
No existe
La noche promete ser larga
Su oscuridad promete ser
profunda
Prometo no esconderme
bajo las sábanas
Nunca lo he visto
Pero lo he sentido cerca
— Y si viene esta noche?
–Tranquilo, nadie va a venir,
eso no existe,
descansa, buenas noches,
hasta mañana
La luz se apaga
Esta mañana existía,
ayer existía
Ahora no existe
Lo dice para que me duerma
Sólo existe por el día
Sólo existe por el día
Pero en el silencio escucho
su respiración
En la oscuridad presiento su figura
En mi terror veo sus intenciones
Se mueve tras la cortina
Quiere salir del armario
Se esconde detrás de la silla
El hombre del saco
sólo existe por el día,
pero por las noches
deja en mi cuarto
su sombra 



del blog de Pedro César A. Verde Versos de sangre y barro
libros de Pedro Cesar A. Verde en Canalla Ediciones

miércoles, 14 de noviembre de 2018

dos poemas de "Píldoras de papel" de Ana Patricia Moya



Ni Blancanieves, ni la Cenicienta, ni su puta madre
Soy una princesa de baja estofa:
sin corona, sin lujos,
sin padres de alta alcurnia,
sin putos aspirantes a esos privilegios
resguardados en lo más hondo de mí.
Mi sangre es roja, roja como el vino
y mis manos carecen de toda delicadeza:
es lo que tiene el trabajo digno,
que te salpica con sucia humildad
y te convierte en una máquina de carne.
Habito en el amargo Reino de la Realidad,
en un palacio pequeño construido
con piezas de un puzzle interminable.
Soy el prototipo de princesa anti – Disney:
cínica, fumadora, insensible, bebedora,
que odia las dichosas canciones de amor,
que repudia la comodidad de los tronos.
Y mi mayor riqueza, es lo que se encuentra
entre la cabeza y el pecho: es algo que brilla más que todos los tesoros del Universo.

Mi voluntad de fracasada



Adán y Eva
Me distancié del paraíso.
No es que prefiera la soledad:
he optado por tolerar sólo el daño
que me haga a mí misma.


dos poemas de "Píldoras de papel" Ana Patricia Moya (Huerga y Fierro)

lunes, 12 de noviembre de 2018

Calle de los maleficios. Crónica secreta de París. Jacques Yonnet



"Calle de los maleficios. Crónica secreta de París" Jacques Yonnet (Sajalín Editores)

Nueva edición con ilustraciones del autor
Traducción: Julia Alquézar
Colección: sajalín, 5
 Número de páginas: 365
ISBN: 978-84-946809-6-0
Precio (P.V.P.): 21,00 euros

En junio de 1940, en Boult-sur-Suippe, Jacques Yonnet cae prisionero del ejército alemán. Pronto logra escapar y llegar a París para incorporarse a las actividades clandestinas de la resistencia. En la Rive gauche, de la plaza Maubert a la calle Mouffetard, combatientes, artistas, espías, bohemios, traperos y criminales transitan de noche las callejuelas, los cafés, los bistrós. Son las arterias ocultas de la ciudad, su vida secreta, nutrida de oscuros personajes, sucesos imperceptibles y antiguas leyendas que Yonnet recoge en un relato compuesto de realidad y fantasía, de etnografía y fábula.
 
Publicado por primera vez en 1954, Raymond Queneau consideraba este extraño libro el mejor jamás escrito sobre París. Retrato del periodo más sombrío de la capital francesa durante el pasado siglo —el de la ocupación nazi—, Calle de los Maleficios es sobre todo el testimonio único de un extraordinario narrador y flâneur infatigable, versado como nadie en la historia más antigua y «minúscula» de Paris, que atravesó el firmamento literario de su tiempo como una estrella fugaz.